sábado, 23 septiembre 2017
19:46
, última actualización
Urbanismo

Dos bulevares de sombra para hacer de Nervión un nuevo pulmón verde

La Red Sevilla por el Clima propone aprovechar las obras de ampliación del tranvía por San Francisco Javier para remodelar la zona y hacerla sostenible

27 ago 2017 / 22:55 h - Actualizado: 28 ago 2017 / 09:56 h.
  • A pesar de la anchura de la avenida, está tomada por el coche. / El Correo
    A pesar de la anchura de la avenida, está tomada por el coche. / El Correo
  • Dos bulevares de sombra para hacer de Nervión un nuevo pulmón verde
  • Dos bulevares de sombra para hacer de Nervión un nuevo pulmón verde
  • Dos bulevares de sombra para hacer de Nervión un nuevo pulmón verde

Aceras anchas, árboles con sombra, menos aparcamientos y más espacio para el peatón. Con esta fórmula, la Red Sevilla por el Clima asegura que se bajaría 10 grados la temperatura que se registra en una de las principales arterias de la ciudad como es San Francisco Javier.

Por ello, la plataforma de expertos propone al Ayuntamiento de Sevilla que aproveche las obras que se acometerán en la transitada avenida para la implantación del tranvía que llegará hasta Santa Justa para modificar su fisonomía y hacerla «más sostenible». «Es una oportunidad única para cambiar las condiciones actuales y convertir un espacio muy expuesto a altas temperaturas en un auténtico pulmón verde de la ciudad».

¿Y cómo se consigue esto? Pues transformando la avenida, con la integración del tranvía en superficie, «en un importante espacio arbolado de la ciudad, donde el peatón vuelva a ser el protagonista», explican estos expertos en un informe.

Esto se traduce en, que aprovechando las obras que se realicen para la ampliación del Metrocentro, se conviertan las vías de servicio en «paseos peatonales sombreados a ambos lados de la avenida», diseñando «dos bulevares» con alineaciones de árboles de gran porte y hoja caduca. Unos elementos que, según estos expertos, conseguirán reducir «hasta 10 grados» la temperatura respecto a las zonas de circulación.

Además, para equilibrar los escasos espacios públicos con los que cuenta el barrio, se ampliarán los acerados incluyendo a las vías de servicio para incluir una «doble línea de arbolado en la plataforma peatonal y de paseo».

La tercera medida que ponen sobre la mesa es «mantener el tranvía en el eje de la avenida con anden central», utilizando también superficies de suelo filtrante en los suelos donde se instalen los railes para mejorar la temperatura de toda la zona.

Con todo ello, la Red Sevilla por el Clima espera poder cambiar uno de los ejes urbanos más importantes de la ciudad con la inclusión de estas iniciativas en el proyecto. Unas ideas que de aplicarse vendrían a refrendar «aquello que el propio gobierno municipal viene insistiendo en asumir: un criterio básico en los proyectos de la ciudad que incluya la aprobación del sello climático».

Y es que estos expertos que trabajan con el compromiso de mejorar el bienestar climático de Sevilla y reducir el efecto de las altas temperaturas en la vida diaria de los sevillanos, concluyen que la avenida mantiene unos criterios «desaconsejables» que resultan «totalmente incompatibles» con las condiciones de «sostenibilidad y habitabilidad» que necesita esta vía.

Tras un análisis del estado de San Francisco Javier y su fisonomía, los expertos afirman que en San Francisco Javier «escasean las superficies de sombra», hallándose únicamente entre las calles Ramón y Cajal y Camilo José Cela (en el lado sur), mientras que el resto de la avenida carece de árboles, «resultando un espacio público muy degradado» y sin trascendencia como lugar de esparcimiento y paseo. Este «déficit acusado» de sombra y de espacios peatonales, «llama aún más la atención si se tiene en cuenta la anchura total de la calle», que alcanza los 50 metros aunque se ve reducida «debido a la ocupación de la vía pública con todo tipo de mobiliario urbano y ocupaciones temporales» como veladores o puestos de venta ambulante. De esta manera, aun cuando la avenida es muy ancha, las aceras son estrechas y solo permiten pasar a dos personas a la vez.

La Red Sevilla por el Clima recalca que la avenida está organizada para la mayor capacidad del tráfico, «y lo más preocupante, para conseguir el mayor número de aparcamientos posibles». Algo que estos expertos consideran innecesario al tratarse de una zona basada en los viajes al trabajo por lo que plantean reducir su número.

En cuanto a las superficies sombreadas, el único elemento con el que cuenta la avenida se localiza en la mediana que separa las calzadas de circulación. Si bien, esta hilera de árboles «queda muy lejos de aportar sombra en las aceras de intenso tránsito peatonal». Es precisamente en estos espacios donde «apenas existen sombras. Recalentándose por el exceso de exposición solar».

Por todo ello, urgen al Ayuntamiento a incluir estas medidas en el futuro proyecto de ampliación del Metrocentro de las que «no solo se beneficiará Nervión sino también los barrios anexos».


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016