martes, 20 agosto 2019
16:04
, última actualización

Ecologistas en Acción presenta alegaciones a la ampliación del Metrocentro

La formación ecologista se opone a la tala masiva de árboles que este proyecto plantea

26 may 2018 / 09:57 h - Actualizado: 26 may 2018 / 10:08 h.
  • Zonas verdes de la avenida de San Francisco Javier./ El Correo
    Zonas verdes de la avenida de San Francisco Javier./ El Correo

Ecologistas en Acción ha presentado alegaciones en la Gerencia Municipal de Urbanismo en contra del proyecto de ampliación del Metrocentro por las avenidas San Francisco Javier y Luis de Morales. La formación ecologista señala que siempre ha apoyado y apoyará la mejora del transporte público en la ciudad pero considera que la nueva línea de Metrocentro, tal y como se plantea, no es la alternativa más adecuada.

Según Alejandro Cuetos, uno de sus portavoces, esto sucede porque no se han estudiado otras alternativas para mejorar la conexión de transporte público en ese eje. Ecologistas en Acción entiende que existe una alternativa, el autobús de tránsito rápido o BTR, en plataforma segregada y con prioridad semafórica en los cruces. «Urbanísticamente sería una obra muy similar a la del tranvía pero se ahorraría en el tendido de vías y el material móvil sería más económico», afirma Alejandro. «Se prestaría el mismo servicio a un menor precio». Según la formación ecologista, esta propuesta no debe confundirse con la línea de autobús pues además de tratarse de una plataforma reservada con prioridad, tendría un número de paradas reducido (como prevé el tranvía), con accesos y salidas por todas las puertas y mediante el mismo sistema de pagado, donde el conductor no hace funciones de cobrador sino únicamente los revisores. Esta es una solución que se ha adoptado con éxito en ciudades como Buenos Aires, Brasilia, Calgary, Montreal, Otawa, Nueva York, Chicago, Houston, México, Granada, Barcelona, Las Plamas, etc. «Que cada día sean más las ciudades donde funciona y que siga creciendo el número de personas que lo utilizan, es un argumento más que razonable para plantearlo en una ciudad como la nuestra», defiende el vocal de la asociación.

En un comunicado, los ecologistas alertan que en su afán por garantizar el espacio del coche se perderá la vegetación existente. El proyecto planea la eliminación del arbolado de los alcorques y medianas de las avenidas San Francisco Javier y Luis de Morales. Según figura en las alegaciones, la cubierta vegetal de estas zonas verdes tiene una función esencial que debe mantenerse, integrándose en las zonas peatonales por la nueva reordenación. «Existe un número importante de árboles de gran porte y vegetación arbustiva que proporciona sombra, oxígeno, permeabilizan el suelo y mejoran la estética de las avenidas», argumentan. Según un estudio publicado por especialistas de la Universidad de Sevilla, dirigido por el catedrático Enrique Figueroa, el 90 por ciento de los árboles que se eliminarán con esta nueva obra pertenecen a la especie Melia azedarach que se encuentra entre los sumideros naturales de CO2 más eficientes. Aunque el proyecto habla de trasplantes, la misma memoria señala que será imposible en la mayor parte de los casos. Según los ecologistas, la consecuencia probada es que, aunque se planten árboles jóvenes, estos tardarán muchos años en aclimatarse y alcanzar un porte y funciones similares.

«No se puede tratar el arbolado como si fuera mobiliario urbano –defiende Cuetos–. Es insostenible que un proyecto que pretende ampliar un medio de transporte público arrase un número tan importante de paraísos para dejar espacio al coche». Según los ecologistas, manteniendo los carriles dedicados al tráfico motorizado y eliminando de esta cubierta vegetal, se va a empeorar la calidad del aire en una parte de la ciudad que ya supera los límites legales permitidos. En base a los datos de las estaciones meteorológicas que recogen los informes diarios de la calidad del aire de la Junta de Andalucía, en Sevilla se repiten con frecuencia, y especialmente en verano, episodios de contaminación atmosférica con concentraciones de ozono perjudiciales para la salud.

Por otra parte, la organización ecologista defiende que este proyecto es una oportunidad para reurbanizar la trama urbana en unas avenidas donde el coche ocupa un lugar privilegiado. Una reurbanización que, en su opinión, debería pasar por reducir el número de carriles de la calzada dedicados al vehículo privado en favor del uso público. El documento recoge la ampliación de la zona peatonal garantizando la accesibilidad, con un diseño que permita mejorar las avenidas y hacerlas más habitables para el vecindario además de impulsar el transporte público dando seguridad al viandante, actualmente relegado a un lugar secundario. Para lograrlo, según su portavoz, en lugar de apretar un poco más los carriles para el tráfico motorizado como se pretende, el proyecto debería contemplar arbolado de sombra en las aceras, bancos, zonas de juegos y fuentes, reservando un espacio para el carril bici y el transporte público, en definitiva, usando medidas útiles de apaciguamiento del tráfico necesarias en una zona con colegios e institutos. «Nada de esto aparece en el proyecto, que se obceca en mantener el mismo número de carriles aumentando el tráfico motorizado en ambas direcciones además del tranvía», argumenta Cuetos.

«Está más que estudiado que las grandes avenidas fomentan el uso del vehículo motorizado aumentando la velocidad del tráfico», concluye Cuetos. «Este proyecto no aumenta la permeabilidad transversal, ni el espacio para el peatón que, de hecho, empeora. Su único objetivo es salvaguardar el uso de la calzada para el coche, entonces ¿para qué construir más líneas caras de tranvía si en coche se irá mejor y más rápido?». Finalmente las alegaciones presentadas por Ecologistas en Acción señalan el sinsentido que es túnel que se proyecta bajo la avenida Ramón y Cajal por su elevado coste económico y el perjuicio que supondrá para la accesibilidad al barrio su construcción.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016