martes, 25 junio 2019
11:58
, última actualización

El aeropuerto vuelve a volar alto

Tras un fuerte crecimiento, en este 2016 aspira a estar cerca del mejor año de toda su historia

06 feb 2016 / 21:35 h - Actualizado: 07 feb 2016 / 11:32 h.
  • Un avión de Air Europa despega desde una de las pistas del aeropuerto de San Pablo. / Javier Díaz
    Un avión de Air Europa despega desde una de las pistas del aeropuerto de San Pablo. / Javier Díaz

La recuperación del aeropuerto de Sevilla es una realidad que no dejan de constatar los datos. Tras coronar 2011 como el mejor año de su historia, con 4.959.359 viajeros, a partir de entonces las cifras se fueron hundiendo. A la tendencia a la baja se le dio la vuelta en 2014, lo que nos llevó a un 2015 con el segundo mejor año vivido en San Pablo, con 4.308.852 pasajeros. Esto pone al aeródromo en la rampa de lanzamiento para intentar batirse a sí mismo, y los augurios son buenos: en la actual temporada de invierno (que se prolonga hasta finales de marzo) el número de asientos ofertados crece un 12% con respecto a 2015, y por lo poco que se sabe de la temporada de verano (que es la que se prolonga durante más meses) también se constata un crecimiento que engrosará los números para acercarlos a los de 2011.

Así lo subraya el propio director del aeropuerto sevillano, Jesús Caballero: «Todo apunta a que 2016 va a ser muy bueno». Y es que a las medidas tomadas desde aquí para mejorar las cifras se une además una doble coyuntura internacional beneficiosa. Por un lado la bajada del precio del petróleo (lo que permite a las aerolíneas hacer más atractivas sus tarifas). Por otro, «nuestro buen posicionamiento en el mercado turístico internacional».

Esto último es por el creciente atractivo de Sevilla, pero también (y esto en verdad es para lamentarlo) porque España se percibe como un destino seguro frente a la convulsión que sufren otros mercados mediterráneos que tradicionalmente han sido nuestros competidores. Túnez, Argelia, Libia, Egipto y la mismísima Turquía no viven por desgracia su mejor momento por culpa de un terrorismo que no obstante puede golpear en cualquier sitio. Esta tesitura beneficia ahora a España y muy especialmente a destinos de sol y playa como Andalucía.

Las novedades que se van conociendo para este 2016 son todas positivas, y se han dado a conocer básicamente en Fitur, donde por ejemplo se anunció el nuevo enlace aéreo con Trieste para conectar directamente con circuitos de cruceros o el aumento de vuelos con ciudades como París, Fráncfort y Múnich. Así las cosas, no es de extrañar que el Informe mensual de coyuntura del movimiento aeroportuario de Andalucía, que elabora la Consejería de Turismo, augure un crecimiento mínimo del 6,5% para el aeródromo sevillano durante el primer trimestre del año. Y de ahí, para arriba.

Punto de inflexión

Todos estos buenos augurios para el presente ejercicio son posibles gracias a un 2015 que ha sido el punto de inflexión, ya que se ha empezado a crecer tal y como se había diseñado dicho crecimiento. ¿Y cuáles son las claves? Básicamente son cuatro: más peso internacional (desde 2011, la proporción de pasajeros en vuelos internacionales ha subido nada menos que 11 puntos), más conectividad con otros aeropuertos y diversificación y aumento del plantel de compañías.

En principio, de lo que se está más satisfecho es del incremento de pasajeros en las conexiones internacionales, casi 1,9 millones, lo que supone que casi el 44% de los viajeros llegan por esta vía. Cada vez se está así más cerca del objetivo del 50%, que se marcó por una cuestión de pura supervivencia: la crisis económica lastró fundamentalmente el mercado nacional, del que Sevilla dependía en exceso, lo que explica las malas cifras de los últimos años.

También se ha aumentado el número de aerolíneas y entre ellas algunas de bandera, como Lufthansa, aunque si algo define al aeródromo sevillano es que se alimenta básicamente de las compañías de bajo coste. Aunque su peso ha caído mínimamente (un 0,88%), juntas acaparan el 85,04% de los viajeros que pasan por Sevilla, en total 3.645.889. Y la leve caída apuntada obedece a que estas aerolíneas no han aumentado tanto como las tradicionales, un 9,99% frente al 16,87%, pero lo cierto es que siguen creciendo.

A todo esto hay que añadir que se espera incorporar algún nuevo destino internacional de cara a la próxima temporada de verano, con lo que los números siguen saliendo de cara a acercarse cada vez más a ese 2011 que hace poco parecía inalcanzable. ~


Todos los vídeos de Semana Santa 2016