sábado, 14 septiembre 2019
17:53
, última actualización

El agua de Sevilla, ¿entre las más caras?

Canon. Facua y OCU la incluyen entre las diez más costosas, pero Emasesa premia el ahorro y ofrece bonos sociales

21 mar 2017 / 12:44 h - Actualizado: 22 mar 2017 / 17:50 h.
  • Grifo en una vivienda. / El Correo
    Grifo en una vivienda. / El Correo

¿Es cara el agua en Sevilla? Como casi todo en la vida, depende de cómo se mire. Según las organizaciones de consumidores, la capital está en el top ten de las ciudades donde se paga más por el líquido elemento, pero la factura sevillana incluye mucho más que el agua que bebemos.

Según los últimos datos que ofrece la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS) sobre tarifas de agua en España, Emasesa, con una tarifa de 2,01 euros por metro cúbico, está por debajo de otras empresas andaluzas como Huelva (2,47 euros), Granada (2,12), el resto de la provincia de Sevilla (2,13 euros) y de grandes capitales como Barcelona (2,70 euros). Esto es lo que subraya Emasesa, que incluye en su factura el bautizado como canon de mejora, un impuesto finalista que utiliza la administración autonómica para la construcción de nuevas infraestructuras en todo su ámbito de competencias.

Gracias a ese canon se podrá construir el depósito de retención de aguas pluviales de Dos Hermanas y otras infraestructuras similares en la ciudad, así como una serie de colectores que servirán para paliar los graves problemas de inundaciones que padecen el municipio nazareno y algunos barrios concretos de Sevilla.

Además, Emasesa apuesta por el consumo razonable premiando a aquellos usuarios que realizan un gasto menor a 130 litros por persona y día. El objetivo principal es fomentar el uso sostenible del agua en los domicilios y evitar el derroche. Además, Emasesa asegura que lleva cuatro años sin subir los precios de sus tarifas para no dañar aún más las maltrechas economías de los hogares. Por eso puso en marcha un Plan de Ayudas Sociales para facilitar el pago a aquellas familias que se encuentran en situación de emergencia y no pueden costearlo. Sólo para 2017 la empresa pública destinó 1,2 millones de euros a este plan social y durante 2016 concedió por esta vía 9.928 ayudas por 713.733 euros.

Con todo, los análisis de las organizaciones de consumidores son apabullantes. La tarifa del agua varía hasta un 349,3 por ciento, de acuerdo a un estudio realizado por Facua-Consumidores en Acción sobre las tarifas domiciliarias de agua en 2016 en veintiocho ciudades españolas.

Otro informe, esta vez de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), en el que se comparan los precios de 53 ciudades, señala que las urbes del sur y del levante concentran las facturas más caras. Lo cierto es que la misma factura de agua, para un consumo de 175 metros cúbicos, va de los 145 euros de Palencia a los más de 500 de Barcelona y Murcia. En Sevilla está en 394 euros anuales y, según este estudio, la capital andaluza es la octava en el ranking nacional con el recibo del agua más alto.

Si analizamos el estudio de Facua, las variaciones suponen hasta 453,60 euros al año de diferencia para una vivienda con un consumo de 10 metros cúbicos mensuales y un calibre de contador de 15 milímetros, entre los 48,62 euros que se pagan al mes en Alicante (la ciudad más cara en esta categoría) y los 10,82 euros de Valladolid. En Sevilla son 20,88 euros.

Si vemos la tabla de consumo de 10 metros cúbicos con contador individual de 13 milímetros, Sevilla ocupa el puesto séptimo con 20,88 euros al mes. Sólo le superan Murcia (la más cara con 29,34 euros al mes), Cádiz (23,75 euros), Barcelona (23,48 euros), Huelva (22,44 euros), Alicante (21,98 euros) y Palma de Mallorca (21,92). En todas estas ciudades el gestión lo realiza una empresa mixta, menos que en Cádiz y Sevilla donde son públicas.

Según Facua, los precios comparados incluyen los cánones y recargos que se aplican en muchas ciudades pero no cuentan las tarifas por alquiler y mantenimiento de contadores ni el IVA.

El análisis de Facua toma como referencia una vivienda con tres habitantes y un consumo mensual de 10 metros cúbicos. Tanto los usuarios con contadores de 13 milímetros de diámetro como los que cuentan con un contador de 15 milímetros pagan prácticamente lo mismo que en 2015, dado que la bajada media de precios es de apenas el 0,1 por ciento. De hecho, tan sólo siete de las ciudades analizadas han aumentado sus precios en 2016, mientras que 19 las han congelado y en dos ciudades han bajado las tarifas.

La asociación reclama a los ayuntamientos que adopten un sistema progresivo de tarificación que refleje mejor el consumo de los hogares por número de habitantes, de tal manera que se penalicen los consumos excesivos de una manera más realista y justa.

Asimismo, la asociación considera imprescindible una regulación garantista frente al corte o suspensión del servicio, que defina y regule la situación de personas vulnerables de especial protección y que asegure un mínimo vital como un derecho de los usuarios.

Facua recuerda que la ONU ha reconocido el agua como un derecho humano y establece un cálculo que puede servir de referencia para establecer el mínimo vital. Así, la asociación recomienda que éste quede en cien litros por persona al día. Para ello, es necesario potenciar la visión del ciclo integral del agua y abordarla «desde una nueva regulación integral que garantice el acceso al suministro a toda la población, unos precios justos y razonables».

Respecto al año anterior, en siete de las ciudades analizadas han aumentado los precios en 2016. En algunos casos, por modificación de las propias tarifas, mientras que en otros los precios se mantienen pero suben los cánones locales o autonómicos que se aplican. Las ciudades que suben sus tarifas son Pamplona (2,1 por ciento, por la subida de los cánones), Bilbao (1,5 por ciento), Jaén (1 por ciento, por la subida de los cánones), Santander (0,5 por ciento), Cádiz (0,3 por ciento, por los cánones), Huelva (0,2 por ciento, por los cánones) y Sevilla (0,2 por ciento, por los cánones).

Eso sí, Facua subraya que tres aspectos del servicio en Sevilla. La primera que en la actualidad, sólo dos de las ciudades analizadas –Málaga y Sevilla– disponen de tarifas vinculadas al número de personas que residen en la vivienda. Además, recuerda que Sevilla, junto con Alicante, Barcelona, Huelva y Málaga, cuentan con un fondo social para ayudar con el pago de sus facturas a familias en situación de dificultad económica. Y, en tercer lugar, Sevilla, Córdoba y Valencia premian en sus facturas el bajo consumo.

Por su parte, el informe de OCU añade que Sevilla destaca por tener un saneamiento «especialmente oneroso», junto a Huelva, Oviedo y Palma de Mallorca. No obstante, parte del sobrecoste tiene su origen en el canon de saneamiento impuesto por algunas comunidades autónomas. Según la OCU, en Cádiz se paga 1,47 euros el metro cúbico sólo por el saneamiento. Es el precio más alto. Le sigue el de Sevilla, con 1,16 euros. Huelva, Oviedo y Palma de Mallorca cierran el podio de los cinco primeros.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016