lunes, 24 junio 2019
17:35
, última actualización

El Año Murillo se pinta en 2018

La falta de tiempo y la burocracia hacen al Ayuntamiento posponer gran parte de las actividades

05 abr 2016 / 20:44 h - Actualizado: 06 abr 2016 / 20:53 h.
  • La Sala V del Museo de Bellas Artes congrega las principales obras del artista que quedan en Sevilla. / José Luis Montero
    La Sala V del Museo de Bellas Artes congrega las principales obras del artista que quedan en Sevilla. / José Luis Montero

El tiempo gana la mano a Murillo 2017. El Ayuntamiento de Sevilla, consciente que va a contrarreloj para la organización de este evento que pretende celebrar el cuarto centenario del pintor sevillano y que en su momento se vendió como todo un motor social, cultural y político para Sevilla, habla ya de que las actividades se organizarán en el último trimestre de 2017 «pillando meses de 2018».

«Queremos que sea una conmemoración 17-18», dijo el lunes en el pleno el concejal de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura, Antonio Muñoz, durante el debate de una moción de urgencia del PP en la que reclamaba al gobierno municipal información sobre este proyecto del que ya en diciembre se aprobó otra propuesta, también a instancias de los populares, que denuncian que desde entonces poco se ha hecho «y el tiempo pasa». «Nada nos obliga a comenzar en el verano del año que viene», porque como bien recordó el concejal socialista, «lo que se conmemora es el aniversario» del nacimiento del artista sevillano, que tuvo lugar el 31 de diciembre de 1617 por lo que, obviamente, «puede empezar en esa fecha». Aunque también es cierto que eso implicaría que el evento Murillo 2017 sería más un nombre que una realidad, pues el grueso de las actividades se concentraría al año siguiente.

Hasta el momento, el gobierno municipal socialista dice no estar «de brazos cruzados» y que muchos de los temas que harán que este evento sea una realidad están «encauzados». Así, el delegado de Cultura aseguró que en este tiempo se han establecido contactos con la Junta de Andalucía, que de hecho ya ha anunciado que cederá la casa Murillo para que forme parte de los escenarios en los que se desarrolle el evento y acogerá los seminarios que se organicen para la ocasión. Se sabe también que el epicentro de la efeméride será el Bellas Artes, donde se concentra el grueso de las obras del pintor que quedan en Sevilla. Esto se acompañará de una importante puesta a punto de estos cuadros, que serán sometidos a labores de conservación y restauración. Además, el Espacio Santa Clara tendrá un papel relevante acogiendo alguna de las muestras previstas.

Igualmente, el delegado apuntó que se está trabajando en un logo para poder comenzaar a comercializar la cita, en la puesta en marcha de una nueva web, pues la presentada por el PP «no pertenece al ICAS», y se barajan distintos nombres de cara al comisariado, puesto para el que se apunta a Casilda Ybarra, coordinadora de la principal exposición de El Greco 2014 y que ya ha colaborado en el primer documento para el evento.

Es más, el consistorio está tramitando la constitución de una fundación en la que estarán representadas las distintas instituciones públicas y privadas que participen en la conmemoración. Tendrá sede en Sevilla pero también difusión en Madrid y será la encargada de la gestión y coordinación de toda la programación. Una fundación que es, además, condición sine qua non para conseguir la consideración de evento de especial interés, que es donde reside la clave de todo.

Y es que la declaración de acontecimiento excepcional de interés público lo que sobre todo supone es que las empresas que se animen a participar en el evento podrán acogerse a importantes beneficios fiscales, que es precisamente la vía para que el sector privado se implique de verdad. Esto determinará en buena parte el calibre de la celebración, ya que la única manera para dar el salto del ámbito local al internacional es si hay inversión privada de por medio.

Hasta ahora poco o nada se ha conseguido al respecto. A pesar de que el actual exalcalde hispalense se reuniera en marzo de 2015, siendo aún regidor hispalense, con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quien ya destacó que el proyecto de Murillo 2017 era muy completo y se comprometió a que el Gobierno de España impulsaría todas las medidas que pueda adoptar para que sea viable y factible; y el pasado enero, como oposición, volviera a verse esta vez con el ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro. Cita tras la cual aseguró que la cita tendría el mismo respaldo que tuvo por ejemplo el centenario del Greco, con la declaración como acontecimiento excepcional de interés público. Eso sí, tras ambas declaraciones y sus correspondientes fotos nada ha cambiado al respecto.

Muñoz insistió el lunes en que el gobierno municipal está a la espera de ser recibido por Montoro para conseguir esa ansiada declaración, que debería estar reflejada en los presupuestos de 2017. Y el problema es que, no hace falta decirlo, el patio político nacional no juega a favor de las prisas del proyecto, ya que seguimos sin Gobierno y sea cuando sea que finalmente se constituya todo apunta a que tendrá algún que otro tema por resolver previo a decidir sobre esta consideración.

En definitiva un complejo panorama frente al que al menos el gobierno municipal cuenta con la suerte de que Murillo tuviera a bien nacer en último día del 1617.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016