lunes, 17 diciembre 2018
13:54
, última actualización

El plan municipal de la vivienda prevé 3.500 nuevos pisos en cinco años

El Ayuntamiento presenta su hoja de ruta para «atender la demanda habitacional» de la ciudad con un presupuesto de 318 millones de euros, que contará con la iniciativa privada

24 jul 2018 / 13:59 h - Actualizado: 24 jul 2018 / 20:37 h.
  • Construcción de viviendas en Sevilla. / Jesús Barrera
    Construcción de viviendas en Sevilla. / Jesús Barrera
  • Juan Espadas, en la presentación del plan municipal de la vivienda 2018-2023. / El Correo
    Juan Espadas, en la presentación del plan municipal de la vivienda 2018-2023. / El Correo

Sevilla contará con 3.500 pisos más en cinco años. Será en el marco del plan municipal de la vivienda 2018-2023 que el Ayuntamiento de Sevilla presentó ayer y que tiene como objetivo «atender la demanda habitacional de los ciudadanos». Esta nueva hoja de ruta, la ciudad no contaba con un documento de este tipo desde 2012, contempla «todo tipo de posibilidades» y un presupuesto estimado en 318 millones que saldrán de la iniciativa pública y privada.

Este montante total se dividirá en dos bloques. Por un lado, la mayor cuantía se destinará a la construcción de nuevas viviendas, en la que se emplearán 280 millones; y por otro, habrá una partida de 38 millones más para la rehabilitación de inmuebles y la concesión de ayudas a las familias que se encuentren en una situación económica complicada.

«Estamos ante el instrumento más ambicioso, social e innovador del mandato», explicó el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, durante la presentación del plan, en la que estuvo acompañado del gerente de Emvisesa, Felipe Castro, y del delegado de Bienestar Social y Empleo, Juan Manuel Flores. Para el desarrollo de este plan, detalló el regidor hispalense, «se ha partido de un proceso de participación, un diagnóstico de la situación actual» de la vivienda en la capital hispalense así como de la prospección del crecimiento de la población de Sevilla en el horizonte que abarca el periodo 2018-2023. Un panorama que hace que el Ayuntamiento apueste «de manera indiscutible» por la promoción del alquiler, la rehabilitación y la atención no solo a los colectivos desfavorecidos sino también a jóvenes y mayores, ya que «la cuarta parte de los sevillanos tendrá más de 65 años para cuando finalice este plan», que pasará por Junta de Gobierno esta semana y contará con un periodo de alegaciones hasta el 28 de septiembre cuando se procederá a su aprobación definitiva.

Alquiler «asequible»

Para conseguir los objetivos marcados –y, entre otros, alcanzar la cuantía de viviendas anunciadas–, el Consistorio señala una veintena de medidas, algunas de ellas ya conocidas previamente. Por un lado, mejorará las condiciones de los promotores privados para desbloquear «suelos paralizados» en los que se levantarán unas mil viviendas en régimen de alquiler. En concreto, será gracias una «fórmula novedosa» que permitirá que el precio de las mensualidades sea más elevado de lo que se abona en una VPO pero más bajo que en el mercado –entre 450 y 600 euros–. Con ello se pretende conseguir un aumento del beneficio para el constructor y dar respuesta a un grupo de población «que reclamaba atención pues no está ni entre los más empobrecidos ni ingresa lo suficiente como para acceder a un alquiler en el mercado», aclaró Espadas, quien apuntó que este planteamiento parte de un trabajo previo con los promotores. «Se ha visto que hay interés, el sector nos reclamaba una solución». Estos «alquileres asequibles» irán dirigidos a familias con hasta 5,5 veces el Iprem, inscritas en el registro de demandantes, y se prolongarán durante 10 años, para «evitar tensiones» ya que el inquilino no tendrá el «miedo» de que le puedan subir el precio, explicó el gerente de Emvisesa. Además, para potenciar esta fórmula, el alcalde se plantea incorporar «incentivos fiscales» –mediante una rebaja del 50 por ciento en el ICIO (impuesto de construcciones, instalaciones y obras)– en las próximas ordenanzas.

Un millar de VPO

Otras mil viviendas (1.098) del total vendrán de la mano de Emvisesa, que planea levantar nuevos bloques tanto en régimen de venta (40 por ciento) como en alquiler (60 por ciento), ya que «la empresa municipal debe financiarse gracias a estas ventas». Estos inmuebles se construirán en los suelos cedidos por Urbanismo el pasado mayo (Su Eminencia, León XIII, San Juan de La Salle, Hacienda el Rosario, Villa Encarnita, Torreblanca, Cisneo Alto y Pítamo Sur) así como en otros terrenos en Santa Justa, Cruzcampo, San Luis o la calle Sol.

Igualmente, el gobierno local mantendrá la política de captación de viviendas vacías de propietarios privados a los que comprará o alquilará sus pisos. Para ello, aumentará el presupuesto dedicado a esta iniciativa hasta los dos millones, así como mantendrá la convocatoria abierta permanentemente para que «cuando alguien tenga una oferta pueda presentarla y si hay presupuesto y cuenta con todos los requisitos», se proceda en cualquier momento al acuerdo. Con esta medida, el Ayuntamiento aspira captar 500 nuevos inmuebles.

‘Cohousing’

Igualmente, el Ayuntamiento quiere apostar por la intervención social en materia de vivienda. Por ello, el plan municipal de la vivienda plantea la construcción de tres inmuebles en los que se desarrollará el concepto de cohousing. Es decir, la convivencia de personas mayores y jóvenes en un mismo bloque en el que compartirían espacios comunes. Emvisesa ya presentó en marzo un proyecto de este tipo, que se pondrá en marcha en un edificio público del centro, que ya ha inició los trámites para su rehabilitación y donde se desarrollará un proyecto social intergeneracional de alojamientos para entre 50 y 60 personas de este perfil de edad, con una inversión superior a dos millones. Junto a éste, que será de iniciativa 100 por cien municipal, se ofertarán otros dos solares para que distintas cooperativas puedan desarrollarlos. Con esta medida se pretenden ganar otros 400 pisos.

A todo ello, el Emvisesa suma las permutas de viviendas –que contará con otros dos millones–, los paquetes de ayudas para el pago de alquileres o suministros o la financiación para la mejora de accesibilidad de inmuebles envejecidos.

«Esta es una apuesta de ciudad, para que la población crezca y desarrollar un sector económico importante», dijo Espadas, quien recordó todo el camino andado desde el comienzo del mandato hasta la presentación del plan. «Hemos reactivado Emvisesa, adjudicado más de 600 viviendas vacías, generado los procesos de intervención social que se necesitaban y desbloqueado proyectos para el mercado de viviendas de renta libre. Ahora, cumplimos el compromiso de generar una planificación de la estrategia de vivienda fundamental para conseguir financiación y dar estabilidad», concluyo.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016