viernes, 26 mayo 2017
00:01
, última actualización
El lado oscuro de las redes sociales

¿Estamos educando bien a nuestros jóvenes?

Estar ‘online’ constantemente es prioritario y eligen antes las relaciones virtuales que las físicas

07 feb 2017 / 08:00 h - Actualizado: 07 feb 2017 / 11:55 h.
  • ¿Estamos educando bien a nuestros jóvenes?
    Varios jóvenes usan las redes sociales a través de sus teléfonos móviles. / El Correo

Hace pocas semanas la Universidad de San Diego (California) dio a conocer la conclusión de una investigación en la que afirmaba que la generación digital prefiere divertirse con el teléfono móvil en la mano, navegar en Internet y mirar las redes sociales antes que tener intimidad con alguna pareja. Incluso aseguraba que los jóvenes de hoy eligen las relaciones virtuales antes que las físicas, al menos en su mayoría. Un análisis que respaldado por 26.000 respuestas. Quizás nos pueda resultar algo exagerado este examen, pero lo cierto y verdad es que el uso de estas nuevas tecnologías de la información y comunicación por los jóvenes parece no tener marcha atrás. Un uso cada vez mayor hasta el punto que ya se habla de cierta adicción. Hemos llegado a una situación en la que resulta difícil encontrar algún joven que no tenga un smartphone y esté ausente del mundo 2.0.

Sociológicamente podemos encontrar respuestas a este fenómeno. Todos los nacidos después de 1995 han conocido Internet como algo tan normal como la televisión. La juventud ha crecido de la mano del boom de las redes sociales... han visto nacer y crecer plataformas como Facebook, Twitter o Instagram, convirtiéndose en su modo de relacionarse. Una relación en la que a veces construyen una identidad digital que nada tiene que ver con su vida real. Para ellos estar online constantemente es una prioridad.

UNA IMAGEN VALE MÁS QUE MIL PALABRAS

Gracias a la inclusión de redes como Instagram en el día a día de los jóvenes las imágenes toman un protagonismo que roza la superficialidad. «Una imagen vale más que mil palabras». Para muchos tiene mayor significado lograr muchos likes o seguidores antes que meter un gol decisivo en un partido de fútbol. Están creciendo en una sociedad donde toman como referentes a influencers antes que a profesores o padres. Crecen en una sociedad marcada por el uso intensivo de las nuevas tecnologías e internet, un mundo en el que el entorno físico y virtual parecen confundirse continuamente. En cambio, muchos de los padres se sienten superados por el veloz avance de lo digital, sintiéndose inseguros a la hora de fomentar el uso seguro y responsable de la red para sus hijos. Es cuando nos preguntamos... ¿Estamos educando bien a nuestros jóvenes en el uso de las nuevas tecnologías?

Resulta también fácil echar toda la culpa del mal uso o adicción por las redes sociales a la juventud, pero ¿estamos de verdad dando buen ejemplo? ¿Somos conscientes del uso que nosotros mismos damos a las redes delante de los más jóvenes? ¿Podemos pedirles que no usen tanto los móviles mientras no paramos de estar todo el día con el Whatsapp? ¿De verdad toda la responsabilidad es de ellos?

ADULTOS, ¿EL MEJOR EJEMPLO?

Los psicólogos no cesan en seguir estudiando la conducta de jóvenes con el universo digital al tiempo que alertan del mal ejemplo que damos los adultos. Desde que son pequeños su día a día es ver –por regla general– a padres hiperconectados a móviles. Bien por trabajo o por diversión los más pequeños absorben nuestros comportamientos rutinarios para más tarde imitarlos. Hace años los jóvenes pedían a sus padres como gran capricho una moto, hoy día un móvil de última generación. Y encima, cada vez con menor edad. Tanto antes con una moto como ahora con un móvil el problema no es el tenerlo o no, se trata del buen uso que se le dé. Y ahí es donde juegan un papel muy importante tanto los padres como la escuela.

EDUCACIÓN 2.0

Sin lugar a dudas el buen uso que den los jóvenes a las redes dependerá mucho de la educación que reciban. Puesto que el avance de las nuevas tecnologías parece imparable, es crucial que eduquemos a las nuevas generaciones en el entorno 2.0. La responsabilidad de la educación digital de los menores no debe recaer exclusivamente en los padres. Las escuelas deben concienciarse más en este tema y tomar este asunto como prioritario introduciendo asignaturas que eduquen en la ética virtual. La educación también tiene que avanzar con los tiempos. De este modo, padres y escuela podrán tener la oportunidad de hablar -de tú a tú- en un mismo ‘idioma’ con los más jóvenes en el uso responsable de redes sociales.

De cómo eduquemos a los más jóvenes dependerá el mundo digital del mañana.

DECÁLOGO DEL BUEN USO DE REDES SOCIALES

1. No publiques nunca datos personales como dirección, trabajo o teléfono.

2. Si decides incluir información sobre tus gustos, aficiones o preferencias acuérdate que estás creando tu identidad digital.

3. Una imagen vale más que mil palabras: cuida todas las fotos que subas a las RRSS. Antes de cualquier entrevista de trabajo tus fotos en redes pueden ser objeto de una mala o buena impresión.

4. Si dices que estás en la playa, los ladrones sabrán que tu casa está sola. Cuéntalo en pasado.

5. Antes de publicar, repasa todo lo escrito.

6. Los ‘Me gusta’ o ‘Favoritos’ también definen tu identidad digital.

7. No todos tus seguidores son de fiar. ¿Acaso conoces bien a al 100%? Antes de añadir un nuevo contacto a tu lista de amigos pregúntate si de verdad lo es.

8. Si te increpan no entres al trapo. Es lo que buscan los trolls.

9. No cuentes todo lo que hagas durante el día. Y menos con un vídeo en directo.

10. Si usas una foto o texto de otro, cita la fuente.


  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016