miércoles, 15 agosto 2018
23:19
, última actualización
Patrimonio

La limpieza de las columnas de la Alameda llega a la zona norte

Los trabajos de conservación en las piezas cercanas a Trajano han concluido. La intervención es previa a una restauración completa

11 ago 2018 / 20:30 h - Actualizado: 11 ago 2018 / 22:12 h.
  • Los técnicos de Urbanismo trabajan ya en las columnas más próximas a la zona norte del bulevar. / El Correo
    Los técnicos de Urbanismo trabajan ya en las columnas más próximas a la zona norte del bulevar. / El Correo

La limpieza de las columnas de la Alameda de Hércules sigue avanzando. Los trabajos que se iniciaron a comienzos del mes de julio con la intervención de las piezas más cercanas a la calle Trajano han concluido y la actuación se concentra ahora en las esculturas más al norte del bulevar, junto a la calle Calatrava.

En concreto, la actuación que viene desarrollando el Ayuntamiento, a través de la Gerencia de Urbanismo en coordinación con el distrito, se enmarcan dentro de una primera fase de una actuación más amplia de conservación de estas esculturas, y en la que también se va a realizar un análisis de su estado para una segunda intervención más importante de restauración.

Los trabajos que se están desarrollando actualmente comenzaron en la zona sur y tienen un plazo de ejecución de cinco semanas. En ambos casos, la intervención se centra en los basamentos y en los capiteles –incluidas las esculturas–. Con la actuación se pretende mejorar algunas patologías más visibles, como la suciedad superficial, y se adoptar medidas preventivas para evitar riesgos de desprendimientos. Además, se aprovechará la intervención para realizar pruebas para determinar los tratamientos conservativos que se reflejarán en un proyecto de conservación final. Lo que pretende Urbanismo es elaborar un análisis exhaustivo del estado de las columnas para determinar con exactitud la situación actual de cara a definir futuras actuaciones conservativas y los tratamientos a realizar.

Y es que, según apuntó el Ayuntamiento cuando arrancaron las obras, el estado de conservación de las columnas es «deficiente» en el caso de la zona sur y «muy deficiente» para las localizadas en el norte de la Alameda. Esto se debe a que estas esculturas se encuentran en la vía pública, por lo que están expuestas a distintos agentes externos tanto ambientales como aquellos que tienen que ver con el efecto del hombre, y el tiempo transcurrido desde la última restauración, que data de 1996.

Para mejorar esta situación se están realizando labores de limpieza mecánica y química –con extrema cautela por si se encontrasen restos de policromía–, la aplicación de un tratamiento biocida, así como el sellado y cosido de fisuras.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016