sábado, 23 septiembre 2017
15:27
, última actualización
Barrios

La Negrilla lleva diez años esperando que concluyan las obras de la sede vecinal

Los trabajos en el local, cedido por el Consistorio, están paralizados después de que la entidad que los iba a realizar desapareciera con la crisis

20 mar 2017 / 08:28 h - Actualizado: 13 dic 2016 / 15:22 h.
  • Local de la calle Rute esquina con Santaella donde está proyectada la sede vecinal. / Fotos: El Correo TV
    Local de la calle Rute esquina con Santaella donde está proyectada la sede vecinal. / Fotos: El Correo TV
  • Fachada principal de la parroquia del Buen Pastor y San Juan de la Cruz, a la que pertenece la barriada de La Negrilla.
    Fachada principal de la parroquia del Buen Pastor y San Juan de la Cruz, a la que pertenece la barriada de La Negrilla.

«Hemos luchado mucho por el barrio y no me quiero morir sin ver abierto el local vecinal». Mercedes Jiménez lleva 31 años viviendo en la calle Puente Genil. Conoce bastante bien los «duros comienzos» del barrio en aquellas casas de autoconstrucción en las que sólo se tenían «los unos a los otros». También el boom urbanístico que vino en los albores del siglo XXI con las continuas promociones de viviendas sobre lo que «antes eran olivos». Relata con orgullo cada una de las conquistas vecinales alcanzadas: «Me planté en la puerta de mi casa y paré la obra porque estaban haciendo mal el acerado». Por eso no duda en insistir en la necesidad de que La Negrilla cuente con una sede vecinal: «Los mayores, y también los jóvenes, no tenemos nada. Es una pena que teniendo un local, no pueda ser utilizado por todos».

La historia comienza en 2009. El Ayuntamiento cede un local en la calle Rute para la recién creada asociación de vecinos. A través del distrito municipal y de la Fundación Forja XXI se firma un convenio para acondicionar este espacio de 160 metros cuadrados. «La escuela taller de Forja XXI asumiría los trabajos y el Consistorio pagaría los materiales una vez que finalizaran los trabajos», explica Rafael Cabello, presidente vecinal. Pero las obras «siguen el ritmo formativo» y avanzan «muy lentas». Dos años después «irrumpe Urbanismo» y hace varias objeciones: «Que si las ventanas no pueden ser así...». La llegada de la crisis hizo desaparecer a Forja XXI y sepultó definitivamente el proyecto.

«Tuvimos que pagar los materiales con los fondos de la asociación. Fue una ruina porque lo que hay hecho, hay que tirarlo y empezar de nuevo», se lamenta el representante vecinal. Desde entonces viene reclamando, sin éxito, a los distintos gobiernos locales (PP, PSOE...) ayudas para acabar con las obras y dotar de equipamientos la sede vecinal. «Nos dicen que ahora sólo disponen de subvenciones de mantenimiento y para actividades, pero no para estos proyectos», critica Cabello, que pone sobre la mesa algunas alternativas: «Sólo nos queda buscarnos patrocinadores o colaboraciones a través de un bar, o un uso compartido con empresas municipales por la mañana, y de sede vecinal en el horario de tarde».

En el escrito enviado hace unos meses al distrito, los vecinos también reclaman el arreglo de las aceras y entradas a los garajes, la reposición de las papeleras –«sólo quedan cinco»–, la colocación de pantallas acústicas en la SE-30 y que «los solares públicos vacíos tengan usos sociales, culturales y educativos».

LA PARROQUIA DEL BARRIO

La barriada de La Negrilla forma parte de la feligresía de la parroquia del Buen Pastor y San Juan de la Cruz. El sacerdote Antonio Sayago García lleva 20 años al frente de este templo que, además de las habituales tareas cultuales y formativas entre la población, dedica sus esfuerzos a atender las demandas de las familias más castigadas por la actual coyuntura económica. «Esta zona también está sufriendo las consecuencias de los años de crisis», lamenta el párroco, quien recuerda que desde el grupo de Cáritas Parroquial se ayuda a más de un centenar de personas a la semana.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016