lunes, 16 septiembre 2019
11:08
, última actualización

La protesta del taxi se reflejó en Sevilla con ausencia de incidentes

La jornada de fiesta aguó la capacidad de fastidiar de la huelga, porque solo estaban llamadas a prestar servicio la mitad de las licencias de la ciudad

31 may 2017 / 08:25 h - Actualizado: 31 may 2017 / 08:29 h.
  • Foto de archivo del autobús especial al aeropuerto / Manuel Gómez
    Foto de archivo del autobús especial al aeropuerto / Manuel Gómez

Hasta 700 taxistas sevillanos –según el dato ofrecido por Radio Sevilla (SER)– se desplazaron ayer a Madrid para sumarse al paro nacional convocado por las asociaciones de este servicio, en pie de guerra por lo que consideran competencia desleal de los vehículos de alquiler con conductor (VTC).

Enrique Filgueras, de la asociación Solidaridad del Taxi, estuvo en la capital de España. A la vuelta a Sevilla explicó ayer que los taxistas sevillanos estaban convocados a la protesta en Madrid, aunque, en solidaridad, los que se quedaron en Sevilla también estaban llamados a no prestar servicios, salvo casos de vida o muerte, durante el transcurso de la manifestación. Pero las asociaciones hispalenses del taxi no ofrecieron ayer datos sobre el reflejo de este paro en Sevilla. Por la mañana no se veía un taxi, pero al efecto de la convocatoria había que sumar que ayer era día festivo en Sevilla (San Fernando).

De hecho, los únicos desvíos de tráfico, sin retenciones apreciables, los provocó no este conflicto social, sino la salida de las hermandades del Rocío.

Filgueras habló en todo momento de «normalidad», pero también de «confusión» en la opinión pública por la convocatoria, y de seguimiento de este paro en Sevilla por la mayoría de los taxistas mientras sus compañeros se manifestaban en Madrid.

En todo caso, expuso, cree que el Gobierno está «legislando contra nosotros» y calificó de «no casualidad» que se vayan a colar más de 7.000 licencias de VTC pese al compromiso de conceder una licencia VTC –mayoritariamente asumidas por empresas como Uber o Cabify– por cada 30 de taxis.

De hecho, ante los micrófonos de Radio Sevilla, Fernando Morales, responsable de la Unión Sevillana del Taxi, habló de «fraude de ley» y de la existencia de una bolsa de especulación con estas licencias VTC. Abogó además por que se les impida estacionar a la busca de clientes cerca de cines y otras salas de espectáculos, estaciones, etcétera.

Los ánimos entre los dos sectores están muy caldeados, como dio fe el incendio de nueve coches VTC de Cabify el Martes de Feria en Castilblanco de los Arroyos, o la más reciente –anteayer– agresión a otro VTC.

Enmedio, administraciones como el Ayuntamiento de Sevilla, que temen que si esta espiral no se controla los efectos en la imagen de Sevilla pueden ser desastrosos. El alcalde, Juan Espadas (PSOE) expuso también en Radio Sevilla que el Ministerio de Fomento debe «regular la competencia» entre el taxi y el VTC, «y definir reglas claras y hacer que se cumplan las normas».

Precisamente Morales, en la misma emisora, clamaba por una «figura policial» que vigile que la competencia sin reglas no acabe por arruinar a los taxistas.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016