sábado, 15 diciembre 2018
16:31
, última actualización

La rehabilitación de las Naves de Renfe estará lista a finales de 2020

La licitación de las obras, que cuenta con 4,5 millones, se hará antes del verano. El espacio albergará un centro de innovación similar a El Cubo de la Cartuja, de la mano de grandes firmas como Cisco, Airbus o Telefónica

09 mar 2018 / 14:38 h - Actualizado: 09 mar 2018 / 19:28 h.
  • La rehabilitación de las naves durará 20 meses. / Jesús Barrera
    La rehabilitación de las naves durará 20 meses. / Jesús Barrera

Las Naves de Renfe de San Jerónimo han iniciado ya un camino de no retorno para convertirse en Sevilla Futura, el proyecto de innovación abierta que el Ayuntamiento de Sevilla espera que sirva como «revulsivo» para el barrio y «conexión» con el resto de la ciudad.

Y es que ayer no solo tuvo lugar la presentación del plan previsto para el inmueble que acumula demasiados años de abandono, sino que además ya pueden verse los primeros trabajos en la zona destinados a realizar labores de limpieza y estudios geotécnicos del estado del edificio. En concreto, y según anunció ayer el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, durante la presentación, serán 20 los meses los necesarios para esta transformación de lo que actualmente es un «espacio muerto, un lugar sucio que generaba problemas» en un centro de innovación y emprendimiento, similar a El Cubo de la Cartuja, que «cosa el barrio con la ciudad, lo ponga en el mapa y lo convierta en referencia para otras ciudades».







«San Jerónimo tendrá el proyecto de innovación tecnológica más potente de Sevilla», dijo el regidor hispalense, quien aseguró que para su puesta en marcha se han visitado proyectos de todas partes del mundo y que ya cuentan con el interés de grandes firmas como Cisco, Airbus o Telefónica «con quienes se cerrarán convenios próximamente».

Las Naves de Renfe pasarán a ser Sevilla Futura, el «revulsivo» que necesita el barrio para integrarse en la ciudad, insistió Espadas. «Queremos que la gente de toda la ciudad y de otras ciudades venga a San Jerónimo para conocer este proyecto innovador que no será una pieza aislada sino que formará parte de un conjunto con el edificio del CREA y el propio distrito tecnológico de la Cartuja».

Pero después de tantos años de espera y de anuncios que quedaban en nada, el regidor hispalense no dejó pasar la oportunidad de pedir a los vecinos que confíen «en que esta vez sí será verdad pues hay un proyecto, un presupuesto y un plazo». En concreto, la licitación de los trabajos está prevista para el próximo verano, por lo que las obras estarán listas para finales de 2020.

Para conseguir este cambio, el Consistorio destinará los 2,5 millones de fondos europeos de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (EDUSI) para la Zona Norte de Sevilla, que el gobierno local debe invertir antes de 2020, y otros dos millones cofinanciados también por partidas de los Feder a través de una convocatoria de la Agencia Andaluza de la Energía, de los que el Consistorio aportará un 20 por ciento.

¿En qué consistirá la transformación? Pues con ese dinero, el Consistorio llevará a cabo la rehabilitación de las naves siguiendo el proyecto que ha elaborado Emvisesa. Por un lado el inmueble, que tiene protección C, se recuperará por completo. Se afianzarán los muros y se sustituirán las cubiertas, que son de uralita. Después de proceder a la descontaminación, se instalará una nueva techumbre, que contará con placas solares pues el edificio tendrá un sistema de autoconsumo energético.

Los 4.800 metros cuadrados con los que cuenta el inmueble se abrirá, como se anunció, por fases. En la primera intervención una de las naves, la este, quedará diáfana y abierta para uso vecinal. En la oeste se incrustará una edificación de 1.600 metros cuadrados en tres plantas a base de módulos prefabricados con madera y policarbonato, que se fabricará en talleres externos y posteriormente se colocarán en el interior de la nave.

El nuevo edificio, caracterizado por su flexibilidad, tendrá en la planta baja despachos, almacenes y una sala de exposiciones; la primera planta contendrá el vivero de empresas emergentes y un centro de formación, mientras que la tercera albergará una cafetería con vistas al río en la cubierta, «que estará abierta al público», despachos y salas de exposiciones y demostrativas.

Además, el entorno, de 23.000 metros cuadrados, también se recuperará. En principio, parte de este espacio, que está previsto como equipamiento en el PGOU, se habilitará como aparcamiento rotatorio temporal, pues la intención municipal es que el proyecto innovador abierto siga creciendo.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016