viernes, 19 julio 2019
14:47
, última actualización

Los abonados implicados en el fraude perderán sus sillas en la Carrera Oficial

El Consejo aplicará la normativa para retirárselas

30 mar 2016 / 22:33 h - Actualizado: 31 mar 2016 / 15:29 h.
  • Cada año el Consejo de Cofradías pone a la venta más de 32.000 abonos de las sillas y palcos de la Carrera Oficial. / José Luis Montero
    Cada año el Consejo de Cofradías pone a la venta más de 32.000 abonos de las sillas y palcos de la Carrera Oficial. / José Luis Montero

Los implicados en la trama de venta ilegal de sillas y palcos de la Carrera Oficial perderán sus abonos en la próxima Semana Santa. A la vista de la información publicada ayer por este periódico sobre la existencia de una red perfectamente organizada dedicada al tráfico ilícito de estos pases de acceso, el Consejo de Cofradías acordó este martes tomar una postura en firme y retirar el uso de estas credenciales a todos los abonados que las cedieron para su posterior venta a precios desorbitados, a los que también se les prohibirá de forma permanente la opción de solicitar la titularidad de éstos u otros abonos.

De este modo, el Consejo llevará a efecto lo recogido en el Reglamento de Uso y Adjudicación de Sillas y Palcos, en el que además se deja constancia de que la institución es la única responsable de la venta, distribución o cesión de estas plazas, gracias a una concesión del Ayuntamiento. En su desarrollo, concretamente en el artículo 16.3, se detalla el modo de actuación en caso de cometer una infracción de este calibre, indicando que en el caso de que «las cesiones o transmisiones se produzcan con ánimo de lucro darán lugar a la pérdida del derecho de uso o adjudicación preferente».

Pero, sorprendentemente, no es una actuación novedosa para la institución cofradiera. Según confirmó ayer a este diario su presidente, Carlos Bourrellier, desde hace cuatro años se contrararon los servicios de un detective privado cuya función se centra en destapar estos casos de venta fraudulenta de sillas. «Hemos trabajado de forma silenciosa durante este tiempo en el que hemos retirado más de 120 abonos», explicó. Una cifra a la que habría que sumar el número de sillas que poseía cada uno de los abonados infractores –diferente en cada uno de los casos–, por lo que el dato global de incautaciones es aún mayor. Medida que el propio Bourrellier reconoció que puso en práctica al comienzo de su mandato para evitar una situación «conocida por todos», en la que incluso se han detectado fraudes en las sillas otorgadas en el sorteo de abonos realizado para esta Semana Santa.

El Consejo reconoce la dificultad para poner coto a esta trama ilegal, entre otras cosas porque «solo se puede actuar cuando los pillamos in franganti». Aún así, el objetivo de la institución pasa ahora por recabar los datos de la denuncia hecha pública por este periódico para retirar las sillas y palcos a los abonados implicados. Muchos, como renoce el presidente, ni siquiera son «conscientes» de que sus pases de acceso acaban siendo vendidos a terceros por cifras muy superiores a su valor.

Sobre los 15 abonos incautados por la Policía Local el Jueves Santo cuando intentaban ser vendidos de forma fraudulenta, Bourrellier confirmó que el Consejo se personará como acusación particular en la causa. Lo hará, eso sí, por vía administrativa al tratarse de un delito de faltas cuya infracción no está inserta en el Código Penal.

Por su parte, el Ayuntamiento, que anualmente cede el uso del suelo público al Consejo para la explotación de las sillas de la Carrera Oficial, declinó ayer hacer cualquier tipo de valoración al respecto de estos hechos.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016