jueves, 23 noviembre 2017
23:00
, última actualización

Los cuerpos de 1.103 represaliados yacentes en el Pico Reja verán la luz

El Ayuntamiento acometerá en breve la indagación y delimitación de esta fosa abierta con el golpe de Estado de 1936. Más adelante se trabajará en otras siete

26 oct 2017 / 20:10 h - Actualizado: 26 oct 2017 / 21:10 h.
  • La zona ajardinada de forma triangular delimitada con setos representa el lugar donde se halla la fosa común del Pico Reja. / Fotos: Txetxu Rubio
    La zona ajardinada de forma triangular delimitada con setos representa el lugar donde se halla la fosa común del Pico Reja. / Fotos: Txetxu Rubio
  • Foto de una víctima del franquismo pegada en un árbol por un familiar.
    Foto de una víctima del franquismo pegada en un árbol por un familiar.

Los cuerpos de los más de 1.100 represaliados durante la Guerra Civil que yacen en la fosa común del Pico Reja, una de las ocho que se han identificado en el cementerio de San Fernando, verán la luz en 2018, cuando la Junta de Andalucía lleve a cabo la exhumación de los cadáveres. Pero antes, a partir de la semana próxima –probablemente del viernes 3, después de los días de mayor afluencia en el camposanto– se realizarán las labores previas de búsqueda, indagación, localización y delimitación de esta fosa abierta con el golpe de Estado de 1936.

Unas labores de las que se encargará la empresa TCA Geomática, adjudicataria del contrato licitado por la Delegación de Educación, Participación Ciudadana y Edificios Municipales del Ayuntamiento, según ha explicado este jueves la delegada municipal del ramo, Adela Castaño, quien ha destacado que es la primera vez que se rastrean en San Fernando certezas sobre los represaliados de la Guerra y los años de la dictadura franquista.

La del Pico Reja es la segunda fosa que se abrió en el cementerio, después de la llamada poza antigua o de los disidentes –abierta en los años 20–, y funcionó solamente entre el fatídico 18 de julio y finales de agosto del año 1936, ya que se llenó rápidamente. Allí reposan los restos de más de 30 concejales del Ayuntamiento fusilados, así como los 70 mineros apresados en el Cabo Carvoeiro, que fueron los últimos en ingresar en este lugar según recoge el historiador José Díaz Arriaza en su obra Ni localizados ni olvidados. las fosas del Cementerio de San Fernando (1936-1958).

Se trata, pues, de una fosa con mucho peso emotivo, si bien sus 1.103 cadáveres (Díaz Arriaza contabilizó en su día 1.104) son superados con creces por otras como la del Monumento (7.441), la Fosa antigua (5.596) o la de la Rotonda (10.841).

«El compromiso de este equipo de gobierno no se limita a los trabajos en el Pico Reja», ha explicado Castaño antes de asegurar que se extenderán más adelante a las otras siete fosas que puede haber en el cementerio de San Fernando, «y así se ha reflejado en propuestas para el presupuesto del Ayuntamiento para el año 2018».

Se trata, en definitiva, «de una deuda pendiente con los familiares de los represaliados y con la propia historia que comenzamos a saldar», ha abundado la delegada.

Tanto Adela Castaño como las técnicos responsables de TCA Geomática Inmaculada Carrasco e Inmaculada López han insistido en que no se trata aún de exhumar los restos de los represaliados, proceso que se acometerá cuando lo decida la Dirección General de la Memoria Democrática de la Junta de Andalucía a partir del informe que se remita de los trabajos que se realizarán con carácter inmediato y que se prolongarán como máximo durante 35 días.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016