sábado, 20 julio 2019
18:14
, última actualización

Los parques de María Luisa y Delicias se mueren de inanición

El Sindicato de Empleados Municipales aclara que el Ayuntamiento debería cubrir todas las bajas por enfermedad

10 oct 2017 / 21:51 h - Actualizado: 10 oct 2017 / 21:51 h.
  • Una rama de un árbol se cayó el pasado día 3 de octubre en medio de un camino del parque de María Luisa. / El Correo
    Una rama de un árbol se cayó el pasado día 3 de octubre en medio de un camino del parque de María Luisa. / El Correo

Son las 07.00 horas de la mañana cuando empiezan a llegar los trabajadores de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla a la avenida Molini. Entran al parque de las Delicias donde tienen que lidiar con la falta de luz. La oscuridad les acompaña en las primeras horas hasta que llegan a su centro, donde se distribuye el trabajo y se preparan las herramientas –muchas averiadas y manipuladas por ellos–. Así comienzan su jornada laboral y la continúan haciendo frente a las deficiencias con las que se encuentran por falta de inversión en materiales, cuidados y lo más esencial, trabajadores que cubran las bajas.

Para los parques de María Luisa y las Delicias debería haber 92 trabajadores, afirma el Sindicato de Empleados Municipales (SEM), y sólo hay 56 –una merma de 32 empleados–. «Hay que recordar que en el año 82 teníamos más de 100 trabajadores», aclaran las fuentes.

La falta de empleados para cuidar los jardines históricos de la ciudad está llevando a su muerte por inanición, explica el SEM a este medio. Son consecuencias de la «dejadez municipal y la Ley Montoro», aclaran las mismas fuentes a la vez que manifiestan que deberían cubrirse todas las bajas por enfermedad y no se hace por parte del Ayuntamiento.

Además, desde el SEM manifiestan que estos parques siguen incumpliendo alguna de las normativas de seguridad. La más destacada por este sindicato es la de las papeleras sin protección para los menores. Recuerdan que ya murió un niño asfixiado en un colegio de Sevilla por quedarse atrapado en una papelera que no cumplía la normativa de seguridad y «en el parque de María Luisa hay varias papeleras al lado de los parques infantiles».

También denuncian la inoperatividad de los servicios y las fuentes de agua que hay en los jardines. En el caso de los baños de María Luisa muchos están cerrados y los que llevan las empresas privadas «no están en condiciones óptimas» o los juegos para niños que «están en mal estado».

Otro requerimiento es la catalogación de los puestos de los empleados, que «tienen que hacer cosas que no vienen en sus funciones. Como por ejemplo arreglar el material con el que trabajan porque de no hacerlo «se queda meses sin utilizar y no se pueden realizar los trabajos en los parques».

El resultado final es la inanición de los jardines. Praderas de eucaliptos que han perecido con el tiempo; falta de plantaciones; ramas que se caen poniendo el peligro a las personas que están en los parques y problemas con el Picudo Rojo. Al respecto el SEM culpa al Ayuntamiento de Sevilla y cuestiona el Plan de Fomento del Empleo Agrario (PFEA) puesto en marcha, pues «no ayuda a las zonas verdes de los jardines». «Parece que seguir los pasos del PP y privatizar los servicios», finalizan.

Espadas prorroga de nuevo el contrato de Zoido

El Ayuntamiento de Sevilla ha prorrogado por cuarta vez los seis contratos por lote adjudicados en 2012, para el servicio de conservación y mantenimiento de zonas verdes y arbolado. La nueva prórroga, de cinco meses de duración, fija la extinción de los contratos el 28 de febrero, a la espera de que entren en vigor las nuevas contrataciones anunciadas por el actual Gobierno local socialista para este servicio.

Fue en 2012, durante el mandato del alcalde popular Juan Ignacio Zoido, cuando el Ayuntamiento adjudicó los seis lotes en los que entonces fue dividida la contratación del servicio de conservación y mantenimiento de zonas verdes y arbolado. Las contrataciones tenían una vigencia de cuatro años, con inicio de su vigor el 1 de octubre de 2012. Aquel llamado «macrocontrato», no exento de críticas por ejemplo por parte del PSOE a cuenta de su grado de cumplimiento, fue objeto de numerosas menciones en el seno de la comisión de investigación creada en el Ayuntamiento hispalense, sobre los contratos adjudicados a Fitonovo, cuyos directivos habrían repartido dádivas y comisiones a funcionarios y responsables institucionales, a cambio de contratos. El asunto, además, sigue siendo investigado por la Audiencia Nacional, en la causa derivada de la denominada operación Madeja.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016