domingo, 09 diciembre 2018
23:59
, última actualización

Los pensionistas toman Sevilla a pesar de la lluvia

Miles de jubilados de toda España se manifiestan para protestar por la exigua subida de sus pensiones y reclamar una revalorización acorde al aumento del IPC

Manuel Pérez manpercor2 /
17 mar 2018 / 14:19 h - Actualizado: 17 mar 2018 / 14:34 h.
  • Cabecera de la manifestación por las pensiones públicas convocada en Sevilla./ Jesús Barrera
    Cabecera de la manifestación por las pensiones públicas convocada en Sevilla./ Jesús Barrera
  • Manifestación por las pensiones públicas convocada en Sevilla./ Jesús Barrera
    Manifestación por las pensiones públicas convocada en Sevilla./ Jesús Barrera

Ni la lluvia ni el viento lograron parar a las decenas de miles de jubilados que ayer inundaron el centro de Sevilla para reclamar al Gobierno central unas pensiones públicas dignas. El mal tiempo no aplacó el ánimo de los 40.000 pensionistas que se dieron cita en la manifestación convocada por los sindicatos UGT y CCOO y la Plataforma Sevillana en Defensa de las Pensiones Públicas, esta última liderada por quien fuera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Sevilla entre 2007 y 2011, Antonio Rodrigo Torrijos.

En este sentido, la manifestación emuló lo sucedido en la huelga feminista del pasado 8 de marzo, cuando en la Plaza Nueva no cabía un solo alfiler y la comitiva tampoco lograba avanzar. El colapso que generaron los pensionistas provocó que la cabeza de la manifestación llegara a las Setas de la Encarnación mientras que la cola aún no había salido de la Plaza Nueva. Un colapso que también se dejó notar en el servicio público de transportes (Tussam), cuyos retrasos a causa de la escasez de vehículos en funcionamiento generaron numerosas quejas entre los usuarios.

Los manifestantes, ancianos y jóvenes, coreaban sin cesar que «Sevilla está en lucha», una lucha que mantendrá a los pensionistas en pie de guerra hasta conseguir su objetivo de revalorizar las pensiones públicas conforme al Índice de Precios al Consumo (IPC), como recordaron las entidades convocantes. Sea como fuere, los jubilados advirtieron al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que «esta batalla la vamos a ganar».

Junto a los manifestantes, representantes políticos y sindicales realizaron sus valoraciones al respecto. «El sistema de pensiones debe ser viable y subir acorde al incremento del IPC para que nuestros mayores no pierdan poder adquisitivo», señaló el secretario de organización del PSOE de Sevilla, José Muñoz, quien calificó las propuestas de Rajoy en materia de pensiones como «una tomadura de pelo». Por su parte, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, mostró su apoyo a los manifestantes a través de Twitter e indicó que «es el momento de darles lo que es de justicia» ya que, según Díaz, «nuestros abuelos han hecho un gran esfuerzo».

Asimismo, el secretario de organización de Podemos Andalucía, Nacho Molina, manifestó la voluntad de la formación morada de «seguir peleando» por un sistema público de pensiones ya que, según Molina, el PP pretende «mercantilizarlas para favorecer los intereses privados».

Rajoy, que estuvo en Marbella clausurando el acto de presentación de candidaturas del PP andaluz, sacó pecho de su gestión y afirmó que mientras presida el Gobierno central, el sistema de pensiones «se va a mantener». Además, el jefe del Ejecutivo indicó que hará «un gran esfuerzo» para que las pensiones suban «lo que podamos, porque no pueden subir lo que no podamos».

La de Rajoy es una versión muy optimista que choca frontalmente con la de los sindicatos. En este sentido, el secretario general de UGT de Sevilla, Juan Bautista Ginés, recalcó que los jubilados «no van a aceptar que la subida de su pensión se quede en un 0,25 por ciento». Por esta razón, Ginés cree que el Gobierno «no puede seguir mirando para otro lado». Por su parte, su homólogo en CCOO de Sevilla, Alfonso Vidán, subrayó que las movilizaciones que se han llevado a cabo en numerosas ciudades de toda España son «una llamada de atención al Gobierno». Asimismo, Vidán entiende que la subida del 0,25 por ciento es «raquítica» y afirmó que las pensiones públicas «son viables».

La masiva afluencia de público fue la tónica general de un día pasado por agua en el que las manifestaciones se repitieron en las ocho capitales de provincia andaluzas, así como en otras ciudades españolas. En total, han sido cerca de un centenar de manifestaciones y concentraciones por todo el país que ha reunido a cientos de miles de personas. «Ni el agua ni el viento detienen el movimiento», clamaban los manifestantes en Madrid. En Vitoria, un grupo de jóvenes desplegaron una pancarta con la frase «Sois ejemplo de lucha» y en Cáceres, los jubilados gritaron al unísono que España «no es país ni para viejos». Una vez más, aquellos que un día salieron a la calle por la democracia, vuelven a luchar contra viento y marea para garantizar el presente y el futuro de las pensiones.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016