domingo, 21 abril 2019
19:23
, última actualización

Los Reyes Magos llenan de ilusión las calles de Sevilla

La Cabalgata del Ateneo vuelve a emocionar a niños y adultos en un 5 de enero en el que el sol lució para recibir a Sus Majestades

Manuel Pérez manpercor2 /
05 ene 2019 / 21:25 h - Actualizado: 06 ene 2019 / 17:17 h.
  • El buen tiempo hizo que un numeroso público se congregara en la salida de la Cabalgata. / Jesús Barrera
    El buen tiempo hizo que un numeroso público se congregara en la salida de la Cabalgata. / Jesús Barrera

Caramelos al cielo azul y resplandeciente por el sol. Ese fue el primer gesto de Laura Ruiz –que este año daba vida a la Estrella de la Ilusión– en el momento de su salida desde el Rectorado de la Universidad de Sevilla. Eran los caramelos de la ilusión que desde sus majestuosas carrozas van lanzando los miembros del séquito real de los Reyes Magos.

Los Reyes Magos llenan de ilusión las calles de Sevilla

Numerosos niños se daban cita en la calle Palos de la Frontera para recibir a Sus Majestades. Entretanto, los beduinos iban amenizando la espera. «¡Beduino, beduino!», gritaban desde el público. Las huestes que acompañan a los Reyes Magos se acercaban y arrancaban sonrisas por doquier entre los más pequeños. Más de 800 personas forman parte de este pintoresco cortejo de beduinos. Todos llegados desde Oriente, aunque durante el año se infiltran en nuestra ciudad para vigilar que todos los niños se porten bien. Algún que otro beduino reconoció que desempeña su labor mágica en Chiclana de la Frontera (Cádiz), pero este sábado tenía que estar en Sevilla acompañando a Sus Majestades.

Poco a poco iban saliendo las carrozas. A su alrededor, una marea de chalecos amarillos. Son los voluntarios, unas 350 personas jóvenes en su gran mayoría, por no decir en su totalidad que dedican su tiempo libre en colaborar con el Ateneo de Sevilla para evitar que se produzca cualquier incidente en torno a las carrozas, así como de velar por la seguridad de los integrantes del cortejo. Un cortejo formado por más de 3.000 personas, de las cuales un millar son niños.

Los Reyes Magos llenan de ilusión las calles de Sevilla
Los niños, a hombros de sus padres, esperaban ansiosos la lluvia de caramelos. / Jesús Barrera

Y es que, sea como fuere, los niños son la esencia de esta fiesta que llena de magia e ilusión las calles de Sevilla. Por ellos, los mayores se vuelven un poco más niños, vuelven a esa infancia que siempre quedó en sus corazones. ¡Cuánto adulto de mirada cristalina! La emoción brotaba cuando se acercaba el primero de los Reyes. Melchor –encarnado por el empresario Miguel Gallego– botaba sobre su carroza a petición de sus huestes beduinas mientras Sevilla esperaba impaciente a ver al primer Rey Mago de la tarde.

Los Reyes Magos llenan de ilusión las calles de Sevilla
El Rey Melchor, encarnado por el empresario Miguel Gallego. / Jesús Barrera

Confetis al aire, serpentinas volando y muchos caramelos y gominolas. Melchor ya se perdía en el horizonte mientras las diferentes bandas –siete en total– amenizaban el cortejo de la Cabalgata con adaptaciones de canciones tan populares como Ya vienen los Reyes Magos o Navidad, dulce Navidad.

La aparición de otras huestes beduinas fue la señal inequívoca de la llegada del Rey Gaspar, encarnado por Ángel Aguado. Entronizado sobre una carroza verde, Gaspar lanzó un fuerte puñado de caramelos al público. Caramelos que, al contraluz, se confundía con los confetis que lanzaban desde el trono.

Los Reyes Magos llenan de ilusión las calles de Sevilla
La carroza del Rey Gaspar en el momento de su salida desde el Rectorado de la Universidad de Sevilla. / M.P.

La Cabalgata iba llegando a su fin. Las últimas carrozas iban saliendo del Rectorado, aunque se había perdido cierto entusiasmo no tanto por el público, que esperaba expectante al último Rey Mago, sino por los miembros de algunas de las carrozas, que o bien lanzaban caramelos sin ilusión y de uno en uno o bien no lanzaban ni uno.

Los Reyes Magos llenan de ilusión las calles de Sevilla
Un perro guía participó en la Cabalgata con la carroza del Grupo Social de la ONCE. / M.P.

Una de las últimas carrozas fue la del grupo social de la ONCE. Sobre esta, por primera vez en la historia de la Cabalgata, había un perro. Era el perro guía de uno de los miembros de dicha carroza. Y no es baladí, porque el Rey Baltasar estaba encarnado este año por el delegado territorial de la ONCE para Andalucía, Ceuta y Melilla, Cristóbal Martínez. Se trata, pues, del primer ciego que ejerce de Rey Mago en la Cabalgata del Ateneo.

Los Reyes Magos llenan de ilusión las calles de Sevilla
Cristóbal Martínez dio vida al Rey Baltasar. / Jesús Barrera

Los más pequeños gritaban con ansias al Rey Baltasar, que volvió a demostrar por qué es el favorito. Llovieron los caramelos y, aunque este Rey Baltasar no pudiera verlos, a buen recaudo supo sentir con el corazón los rostros de estos niños contagiando la ilusión.

Porque, a veces, no es necesario ver para creer. Solo hay que dejarse llevar por la magia que derrochan los Reyes Magos. Y es que para soñar la vida hay que abrir los ojos, pero no los de la cara, sino los del corazón.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016