miércoles, 24 julio 2019
10:23
, última actualización

Los silleros creen que la trama de los reventas certifica su inocencia

La empresa gestora asegura que fue “inflexible” con ellos y procedió a sus despidos de forma inmediata

31 mar 2016 / 20:41 h - Actualizado: 01 abr 2016 / 08:32 h.
  • Montaje de los palcos. / Gregorio Barrera
    Montaje de los palcos. / Gregorio Barrera

{Dicen sentirse históricamente «señalados» por parte de la ciudadanía por su supuesta relación con la venta ilegal de abonos de la Carrera Oficial. Pero la empresa concesionaria de la colocación de las sillas en el conjunto del recorrido oficial de las hermandades, Sillas de Fiestas Mayores S.L., quiere aprovechar que se haya destapado la existencia de esta trama ilícita para defender su inocencia, asegurando que en estos años han sido «inflexibles» con todos aquellos trabajadores en los que han participado en cualquier tipo de actividad fraudulenta.

«Cuando hemos detectado una actitud anómala, automáticamente hemos despedido a ese trabajador», explica el administrador de esta empresa, David Jaramillo. En los más de 40 años que lleva vinculado con esta empresa de carácter familiar solo recuerda «dos o tres casos» en los que sus empleados se dedicaron a vender de forma ilegal estos pases de acceso a la Carrera Oficial. Situaciones, producidas en torno al año 2013, en las que actuaron con celeridad, conscientes de que «nos estábamos jugando una concesión muy importante» por una práctica que tienen «totalmente prohibida».

De hecho, Jaramillo recuerda que lleva «toda la vida» vinculado al negocio de la colocación de las sillas de la Carrera Oficial. «Desde niño mi Semana Santa está relacionada con el montaje y desmontaje de las sillas y el acomodo de la gente». También se encargaron de gestionar «hasta hace unos ocho años» todo lo relativo a los controles de acceso de los abonados durante la Semana Santa, algo que actualmente está en manos de una empresa de seguridad privada.

En todos estos años han vivido todo tipo de experiencias en la Carrera Oficial, incluso han sido testigos de cómo «los abonados que no van algún por día por cualquier motivo les ceden las sillas a otras personas». Pero a pesar de ella nunca imaginaron que la trama de venta ilegal de estos pases de acceso tuviera tal magnitud. «Era algo impensable. Nos ha sorprendido que se produzca a estos niveles».

Lo que sí quieren dejar claro es su completa desvinculación con cualquier aspecto relacionado con esta venta fraudulenta. «Nos alegra que salga a la luz porque así se desmitifica la figura del sillero». Una labor que cada Semana Santa realizan los 108 trabajadores de esta empresa que, a diario y «en tiempo récord», son los encargados de colocar las 35.000 sillas que configuran la Carrera Oficial. ~

Dicen sentirse históricamente «señalados» por parte de la ciudadanía por su supuesta relación con la venta ilegal de abonos de la Carrera Oficial. Pero la empresa concesionaria de la colocación de las sillas en el conjunto del recorrido oficial de las hermandades, Sillas de Fiestas Mayores S.L., quiere aprovechar que se haya destapado la existencia de esta trama ilícita para defender su inocencia, asegurando que en estos años han sido «inflexibles» con todos aquellos trabajadores en los que han participado en cualquier tipo de actividad fraudulenta.

«Cuando hemos detectado una actitud anómala, automáticamente hemos despedido a ese trabajador», explica el administrador de esta empresa, David Jaramillo. En los más de 40 años que lleva vinculado con esta empresa de carácter familiar solo recuerda «dos o tres casos» en los que sus empleados se dedicaron a vender de forma ilegal estos pases de acceso a la Carrera Oficial. Situaciones, producidas en torno al año 2013, en las que actuaron con celeridad, conscientes de que «nos estábamos jugando una concesión muy importante» por una práctica que tienen «totalmente prohibida».

De hecho, Jaramillo recuerda que lleva «toda la vida» vinculado al negocio de la colocación de las sillas de la Carrera Oficial. «Desde niño mi Semana Santa está relacionada con el montaje y desmontaje de las sillas y el acomodo de la gente». También se encargaron de gestionar «hasta hace unos ocho años» todo lo relativo a los controles de acceso de los abonados durante la Semana Santa, algo que actualmente está en manos de una empresa de seguridad privada.

En todos estos años han vivido todo tipo de experiencias en la Carrera Oficial, incluso han sido testigos de cómo «los abonados que no van algún por día por cualquier motivo les ceden las sillas a otras personas». Pero a pesar de ella nunca imaginaron que la trama de venta ilegal de estos pases de acceso tuviera tal magnitud. «Era algo impensable. Nos ha sorprendido que se produzca a estos niveles».

Lo que sí quieren dejar claro es su completa desvinculación con cualquier aspecto relacionado con esta venta fraudulenta. «Nos alegra que salga a la luz porque así se desmitifica la figura del sillero». Una labor que cada Semana Santa realizan los 108 trabajadores de esta empresa que, a diario y «en tiempo récord», son los encargados de colocar las 35.000 sillas que configuran la Carrera Oficial. ~


Todos los vídeos de Semana Santa 2016