miércoles, 21 noviembre 2018
20:10
, última actualización

Los usos ciclistas urgen a dar una solución para transitar por el centro

La ‘startup’ sevillana Ciclogreen constata que los usuarios optan por acortar distancias en lugar de recurrir a los carriles bici para desplazarse por la ciudad

08 jul 2018 / 08:26 h - Actualizado: 08 jul 2018 / 20:26 h.
  • Los ciclistas de Sevilla recorren la ciudad por los caminos que les resultan más cómodos cuenten o no con carril bici. / Efe
    Los ciclistas de Sevilla recorren la ciudad por los caminos que les resultan más cómodos cuenten o no con carril bici. / Efe

Los ciclistas de Sevilla llevan años reclamando una solución para circular con seguridad en el centro de la ciudad. Vías en las que se permita transitar en contrasentido, limitaciones y calmado del tráfico, peatonalizaciones... son algunas de las medidas que se han solicitado de manera recurrente para garantizar los desplazamientos en bici por el casco histórico pues las vías ciclistas de la capital hispalense en esta zona rodean el área desde la ronda histórica o Torneo entrando únicamente al centro por la calle San Fernando y Constitución.

Sin embargo, esta falta de solución no ha sido motivo disuasorio para los ciclistas en Sevilla. Tal y como muestra el primer mapa de calor del uso de la bici en la ciudad elaborado por la startup sevillana Ciclogreen a raíz de su reto 30 días en bici, los usuarios discurren igualmente por las vías céntricas a pesar de no contar con espacios específicos para hacerlo.

Así, en el gráfico, desarrollado con tecnología Fiware desde el Fiware Zone Center del Parque Científico y Tecnológico Cartuja (PCT), puede observarse con claridad cómo los flujos de los ciclistas, que se descargaron la aplicación móvil gratuita de la compañía, van, además de por la ronda histórica, por el eje que va desde Puerta Osario, Escuelas Pías, Almirante Apodaca, Imagen, Laraña, Martín Villa y Alfonso XII. Desde allí se abre una ruta por Monsalves, plaza del Museo, Pedro del Toro y Plaza de Armas; y otra que desde Campana cruza por Gavidia y calle Baños. Del mismo modo, también hay un importante movimiento en el eje norte-sur, que cruza por Puerta de la Barqueta, Calatrava, Alameda de Hércules, Trajano o Amor de Dios, Velázquez y Tetuán o Sierpes, y Constitución, donde ya sí habría carril bici.

Esta tendencia de los ciclistas sevillanos de optar por el camino más corto a pesar de que no haya una vía ciclista puede verse también con claridad en la Puerta Jerez donde, a pesar de contar con un carril, los usuarios optan por discurrir por el Cristina en lugar de por la zona reservada a bicis que pasa por delante de San Telmo.

Pero fuera del centro de la ciudad también hay movimientos cuanto menos curiosos. Uno de los más llamativos es el que tiene lugar en Santa Justa. Los ciclistas evitan subir el puente frente a la estación, con una pendiente importante, y optan por cruzar por Santa Juana Jugán, que no cuenta con carril, hasta volver a enlazar con él en José Laguillo.

Igualmente, los vecinos de Santa Clara, a pesar de contar con una única vía ciclista, cruzan por sus estrechas calles para moverse por el barrio y llegar a la Carretera Carmona en lugar de tener que bajar hasta Montesierra para enlazar con el carril.

En Sevilla Este pasa algo similar. Se da un especial uso de la bici en calles sin espacios reservados al ciclo como en Doctor Miguel Ríos Sarmiento, la vía que discurre junto al parque Infanta Elena, y en la calle Corea, debido a los socios del club social Nuevo Heliópolis. Desde este barrio parte otra de las rutas más frecuentadas por los usuarios de las dos ruedas en la capital hispalense: el camino que lleva hasta el aeropuerto. Son los trabajadores de San Pablo quienes tienen la culpa, según se desprende del mapa de calor elaborado por Ciclogreen.

A pesar de no ser una zona residencial, el PCT Cartuja es una de las zonas en las que más movimiento ciclista se ha registrado en el gráfico. Cierto es que las empresas del parque colaboraron con el reto 30 días en bici, de donde parte la información para elaborar el mapa. Así, puede verse cómo, junto a las vías que cuentan con carril (Américo Vespucio, avenida de los Descubrimientos, y Marie Curie) se aprecia tránsito ciclista en las calles Louis Pasteur, Isaac Newton y Juan Bautista Muñoz, que es la que conecta el Central, Barceló e Ingenieros.

Además, las calles Economía y Comercio son otras de las que especialmente usan los ciclistas de la ciudad para llegar a sus lugares de trabajo en el Polígono Carretera Amarilla y no cuentan con espacio específico para circular.

Especialmente llamativo es el caso de Bami donde hay un importante uso de la bici fuera de los carriles pero, a pesar de lo que pudiera parecer, no es para acudir al complejo hospitalario sino al centro deportivo de la zona.

Los sevillanos tiran de las dos ruedas igualmente para venir o ir desde el Aljarafe a la capital. Son especialmente empleados los tramos que pasan por la SE-30, donde hay carril bici compartido con el peatón y segregado del tráfico, el de la A-49 y el de Hierro, que lleva a San Juan Bajo.

La intención de Ciclogreen, que hizo entrega de este mapa de calor al Ayuntamiento el pasado jueves, es que el gobierno local pueda hacer uso del documento para hacer mejoras en el carril existente. Es cierto que Urbanismo cuenta con datos que proporcionan los ecocontadores de los que dispone la ciudad. Sin embargo, éstos están situados en distintos puntos del carril bici por lo que las conclusiones del gráfico aportado por esta startup, basados en los usos de quienes tienen la app circulen por donde circulen, vienen a ampliar las que se obtenían hasta ahora.

De hecho, del estudio elaborado por esta empresa del PCT se desprenden otros conceptos a valorar como que la velocidad media de los ciclistas fue de 10,4 kilómetros. Los ciclistas participantes –un 80 por ciento de hombres y un 20 por ciento mujeres– alcanzaron los 2.575 kilómetros en el mes que duró el reto, lo que implicó un ahorro de 643 kilos de CO2 a la atmósfera.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016