martes, 21 febrero 2017
23:30
, última actualización

Muchas dudas en Plaza de Armas

Los contratos del centro se hacen mes a mes, lo cual crea incertidumbre entre los comerciantes

26 dic 2016 / 08:00 h - Actualizado: 26 dic 2016 / 15:39 h.
  • Muchas dudas en Plaza de Armas
    El centro comercial Plaza de Armas cuenta con un buen número de locales vacíos. La salida de Mercadona resta más clientes a las instalaciones. / El Correo
  • Muchas dudas en Plaza de Armas
    Uno de los locales vacíos del centro comercial y de ocio. / El Correo

La salida del supermercado Mercadona del centro comercial Plaza de Armas ha supuesto a buen seguro un duro revés para el centro comercial, que ha visto como sale de sus instalaciones el inquilino que más público llevaba a la antigua estación de trenes de Sevilla. Dando un simple paseo por las instalaciones de la vieja estación de Córdoba –como se denominaba popularmente, se observa claramente que el centro comercial no pasa por sus mejores momentos. Un buen número de locales vacíos es la prueba más evidente de que el complejo de ocio no resulta demasiado atractivo para los sevillanos a la hora de hacer sus compras.

Este centro lo gestiona Necsa, una sociedad participada al 40 por ciento por ADIF y al 60 por ciento por Riofisa y ya barajó la posibilidad de alquiler el complejo comercial íntegramente a un único inquilino. La multinacional irlandesa Primark mostró interés en ser la única inquilina del edificio, para lo cual sería necesario alcanzar un acuerdo con el resto de comerciantes para dar por terminados sus contratos. Otro de las trabas que tendrá cualquier empresa que quiera hacerse con el cien por cien de la zona comercial del complejo estriba en la protección urbanística de la estación. Al estar declarada Bien de Interés Cultural la Comisión Provincial de Patrimonio –órgano dependiente de la consejería de Cultura de la Junta de Andalucía– mirará con lupa cualquier obra, por pequeña que sea, que se quiera realizar en el centro comercial. Por ello, una reforma integral se antoja, a priori, una carrera burocrática y administrativa larga y tediosa.

Aún así, resulta relevante que desde hace tiempo Necsa no hace contratos de larga duración a los comerciantes que tienen los pocos locales que quedan alquilados sino que los hace mes a mes. Así lo han corroborado a El Correo varios comerciantes de Plaza de Armas, que explican que a día de hoy no saben todavía si el mes que viene podrán seguir teniendo su negocio en Plaza de Armas. Silvia, una de las inquilinas que tiene un espacio de bisutería y complementos justo al lado de la escalera que bajaba a Mercadona explica que tanto ella como su marido viven con la incertidumbre de no saber si les renovarán el contrato de alquiler y el mes que vienen podrán seguir ahí. Por contra, sí reconoce que ocupar el mismo espacio en otro centro comercial con más tránsito de personas le podría costar incluso el doble de lo que paga actualmente (1.200 euros). «Los contratos son mes a mes por lo que creemos que lo hacen así para que sea más fácil si llega alguien que quiera alquilar todo de golpe, pero nosotros los comerciantes no sabemos más, la verdad». explica Silvia, que a pesar de todo reconoce que el negocio actualmente «no va del todo mal». «Nos da para vivir y ahora mismo es lo que aspiramos», reconoce la empresaria.

También está preocupada por su futuro Gardenia Ordóñez, propietaria de la tienda de caramelos y chucherías de la planta sótano justo al lado del antiguo Mercadona. Desde que cerró el supermercado reconoce que ha bajado muchísimo el tránsito de clientes aunque se alegra de que clientes de hace años siguen acudiendo al local. «Me da alegría que venga expresamente hasta aquí abajo, donde ya soy la única que queda para comprarme. He pedido que me trasladen a la planta baja pero de momento no sé si me lo concederán», explica Ordóñez, que también reconoce que los contratos de alquiler se realizan ya por periodos muy cortos de tiempo aunque tampoco saben realmente por qué estos contratos tan cortos, aunque intuyen que es para facilitar la llegada de un inquilino que ocupe toda la zona comercial.

Navegando a través de la web del centro también se observa que está obsoleta y abandonado ya que aparecen un buen número de comercios que hace tiempo abandonaron las instalaciones del centro comercial. Este periódico ha intentado ponerse en contacto varias veces –por escrito y por teléfono– con la gerencia del centro comercial pero no ha recibido respuesta alguna.


  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016