viernes, 16 agosto 2019
12:06
, última actualización

Palmete: Un plan para acabar con los cortes de agua

La movilización vecinal logra las primeras obras para renovar las antiguas canalizaciones de amianto. Será la primera medida del plan integral para la zona

06 jul 2017 / 23:20 h - Actualizado: 06 jul 2017 / 23:25 h.
  • El plan integral se ha trabajado con los vecinos, que han establecido medidas «realistas» para que se puedan llevar a cabo cuanto antes. / Jesús Barrera
    El plan integral se ha trabajado con los vecinos, que han establecido medidas «realistas» para que se puedan llevar a cabo cuanto antes. / Jesús Barrera
  • El plan contempla medidas para apoyar al pequeño comercio. / José Luis Montero
    El plan contempla medidas para apoyar al pequeño comercio. / José Luis Montero
  • La mejora de la limpieza es otra de las iniciativas del plan integral. / Jesús Barrera
    La mejora de la limpieza es otra de las iniciativas del plan integral. / Jesús Barrera
  • Este año se renovará la red de saneamiento de dos calles. / José Luis Montero
    Este año se renovará la red de saneamiento de dos calles. / José Luis Montero

La historia de Palmete es la de un barrio que ha luchado desde sus inicios para que se le reconozcan sus derechos. El pasado mes de mayo, la Junta de Gobierno Local daba luz verde al plan integral que los vecinos llevan reclamando años. Un documento que debe dar respuesta a gran cantidad de las demandas históricas de la zona y que pondrá en el punto de mira a una barriada largamente olvidada por los equipos de gobierno que han ocupado la Alcaldía de la capital hispalense desde la fundación del barrio.

«El plan integral es una herramienta muy valiosa para organizar las actuaciones que se vayan a hacer en el barrio», explica Juan Luis Jaén, presidente de la asociación vecinal Barrio Unido de San José de Palmete y la Doctora Este. Los vecinos de esta barriada tenían claro al negociar con el Ayuntamiento que no querían un plan «mastodóntico como el que hay planteados en otras zonas de la ciudad». «Somos conscientes de la situación de escasez y falta de recursos económicos que hay». Así que plantearon «medidas realistas» para que se pudieran llevar a cabo y evitar que caigan en el olvido. Cosas concretas y sobre todo «urgentes» para mejorar la vida de los vecinos del barrio. «De esta manera nos garantizamos también que el plan ya está en marcha y se pueden ir ampliando las intervenciones», cuenta.

Entre las prioridades que señala Jaén está «un tema de salud pública». El representante vecinal se refiere a la necesidad de actuar sobre la red de abastecimiento de agua y alcantarillado. Una estructura que cuenta con más de 40 años de vida y que urge una renovación debido a que el material con el que están hechas estas instalaciones es la fibra de cemento. «Un producto altamente peligroso pues cada vez que se produce una avería y los operarios cortan una tubería se desprende amianto que va a la corriente de agua, con el consiguiente peligro potencial que eso supone», relata Jaén. Esta situación ha ocasionado en más de una ocasión cortes de agua a los vecinos «sin previo aviso» con las consecuencias que eso ha conllevado tanto para los particulares como para los negocios de la zona.

El plan «realista» aprobado por el Ayuntamiento de Sevilla contempla las actuaciones en dos calles este año y en otras cuatro para 2018. Es decir, ir interviniendo de forma progresiva. En total, calcula el representante vecinal, habrá unas 40 calles en las que realizar las obras. «Pero si nos plantamos y le decimos al Ayuntamiento que nos arregle todas a la vez no habríamos conseguido nada. Somos conscientes de que tampoco hay mucho, así que es mejor priorizar y que así se empiecen las obras». Sin embargo, Jaén apunta que por el momento no hay movimientos en el barrio. «Sabemos que las cosas de palacio van despacio. Que esto tiene su proceso, pero estamos deseando ver ya las máquinas trabajando en el barrio».

Otra de las prioridades que marca el responsable de la asociación Barrio Unido de San José de Palmete y la Doctora Este es el trabajo con colectivos en riesgo de exclusión como los jóvenes o las mujeres para quienes reclama planes de empleo y de formación.

El plan al completo incorpora una batería de más de 30 iniciativas concretas, como la creación de un centro vecinal multiusos, mejora de la seguridad con la policía de barrio, reurbanizaciones integrales o un nuevo centro de servicios sociales, fruto del trabajo previo con los vecinos de la zona. Y es que, según asegura Jaén y ya detalló el delegado de Bienestar Social y Empleo y del Distrito Cerro-Amate, Juan Manuel Flores, en la presentación del documento, se ha elaborado «de abajo a arriba». «Desde que en junio de 2016 se presentó el borrador, se han realizados reuniones con las entidades de la coordinadora de Palmete para incorporar las reivindicaciones vecinales en el documento, que después se ha trabajado de la mano del distrito con ellos», explicó Flores.

Por su parte, IU reclamó a comienzos de mayo dotación para este plan integral pues «está completamente infradotado y se queda únicamente en el plano de las buenas intenciones». «Con ese dinero es imposible llevar a cabo las iniciativas que a este ritmo seguirán dilatándose eternamente en el tiempo».

El plan integral recoge medidas en seis líneas básicas: Urbanismo, medioambiente, empleo, educación y salud, seguridad, limpieza y transporte, y asociacionismo. El documento reconoce que «la disposición de algunas calles son un tanto anárquicas, ya que las casas se crearon sin planificación». A esto se le suma que muchas de las viviendas son fruto de la autoconstrucción. Por ello, en materia de urbanismo se plantean la reurbanización integral del viario, incluyendo la renovación de la red de saneamiento; reposición del mobiliario urbano vandalizado; apoyo a los vecinos que deben pasar la inspección técnica de sus casas; o un programa de soterramiento del cableado que discurre por las fachadas por motivos de seguridad.

El canal de la Ranilla lleno de suciedad es uno de las imágenes más frecuentes que se ven del barrio y una de las situaciones a mejorar recogidas en el plan integral. El arreglo y adecentamiento de esta zona; la erradicación de vertederos incontrolados; o la recepción del parque Francisco Garrido Márquez son algunas de las propuestas en materia medioambiental. Un bloque que se completa con la apertura de una nueva zona verde en los terrenos de la calle Honestidad que sirva de barrera ecológica debido a la creciente contaminación provocada por la A-8028, que comunica con la SE-30 y la A-92, y que trae gran cantidad de tráfico a la zona.

El distrito Cerro-Amate, donde se encuentra enclavado el barrio, terminó 2016 con el mayor índice de desempleo de Sevilla. Por ello, el plan integral contempla la puesta en marcha de planes de creación de empleo; estímulo del pequeño comercio, implantación de formación ocupacional para jóvenes y desempleados de larga duración; el apoyo a familias sin recursos, un programa de educadores de calle; y la puesta en servicio de un nuevo centro de servicios sociales.

En materia de seguridad y limpieza, la policía de proximidad, el control de los vehículos de gran tonelaje o la mejora de la frecuencia de la limpieza son algunas de las iniciativas recogidas.

Para que todas las propuestas se lleven a cabo, el plan contempla un seguimiento continuado y consensuado entre administración y el movimiento asociativo.


Barrio de emigrantes

El origen de San José de Palmete y La Doctora Este comienza con las emigraciones del campo a la ciudad producidas en la década de los 60. Sevilla presentaba entonces un déficit de viviendas por lo que fueron muchas las familias que se instalaron en la zona, que toma su nombre de un antiguo cortijo conocido como El Palmete y cuyo propietario era devoto de San José al que le dedicó una capilla. A mediados de los 70 llegó a tener 20.000 habitantes en una superficie de 600.000 metros cuadrados, pero sin estructura urbana. La ausencia de planificación implicaba la carencia de tendido eléctrico, acerado, alcantarillado, distribu- ción de agua, recogida de basura... Es a partir de 1970 cuando comienzan las primeras reivindicaciones vecinales para la urbanización y la normalización de la barriada.

Tal y como recoge el recién aprobado plan integral, en el 75 comienzan a realizarse las primeras instalaciones provisionales de agua, en el 77 arrancan las obras de acceso en las que se incluye la pasarela que cruza el canal de la Ranilla, financiada por los vecinos, quienes reclaman pavimentación, colegios o un ambulatorio, que se terminó abriendo en 1994. La aprobación del PGOU trajo consigo una nueva movilización vecinal en 2006 ante la posibilidad de quedarse sin la única guardería pública con la que contaba la zona y sin el centro social Francisca de Oyonarte. En 2011 se procedió a la rehabilitación del canal con su vallado y la creación de carriles bici, zonas ajardinadas, juegos infantiles y zona de ejercicios para mayores.

Palmete es el tercer barrio más poblado del distrito, acumulando el 15,31 por ciento de los vecinos de Cerro-Amate. Es además un barrio joven, la proporción de mayores 65 no supera a los menores de 16. Siendo sus vecinos los más jóvenes del distrito. Es el barrio con más hogares, superando el 14 por ciento y con más miembros por vivienda y mayor número de menores.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016