jueves, 23 noviembre 2017
13:03
, última actualización

Participa pide el voto directo de la ciudadanía en los plenos

Es una de las 77 alegaciones al borrador del reglamento en busca de la «democracia participativa»

08 jun 2016 / 19:50 h - Actualizado: 08 jun 2016 / 21:21 h.
  • La portavoz de Participa Sevilla, Susana Serrano. / El Correo
    La portavoz de Participa Sevilla, Susana Serrano. / El Correo

Llevan meses anunciando que su proyecto político se basa en la presencia real de la gente en las instituciones. Ahora, más allá de las palabras, quieren pasar a los hechos. Por eso, el grupo municipal de Participa Sevilla ha presentado un listado de 77 enmiendas al borrador del reglamento del pleno en las que apuestan por pasar de la democracia representativa a la participativa. ¿Y cómo lograrlo? De momento, su propuesta más innovadora pasa porque el voto de los concejales tenga el mismo valor que el de los ciudadanos en la tramitación de aquellos asuntos que se traten en plenos y comisiones.

El procedimiento apuesta porque los sevillanos puedan elegir votar directamente los asuntos que sean de su interés, sin necesidad de que existan intermediarios políticos. Así, se abriría un plazo de una semana previo a la celebración del pleno en el que las personas inscritas en el censo unas 550.000 en Sevilla podrían depositar su sufragio de forma telemática, bien desde sus ordenadores o a través de puntos instalados en distritos, colegios o asociaciones. El resultado, en función del número de participantes, tendrá un valor proporcional en décimas sobre la postura de los 31 concejales. A más votos de la gente, mayor peso tendrá su opinión sobre la de los ediles. Incluso si se diera el caso de que votaran todos los inscritas en el censo, el voto de un político tendría el mismo valor que el de cualquier ciudadano.

«Sería algo pionero y sin precedentes», dijo su portavoz, Susana Serrano, que ha contando para este trabajo con la colaboración de Francisco Jurado de Democracia 4.0. Participa quiere aprovechar esta reforma para dar más voz y, sobre todo, más decisión a la gente. Por ello plantean que los ciudadanos puedan solicitar la celebración de un pleno extraordinario –también podrá hacerlo un grupo político–, que puedan expresar sus demandas en estas sesiones sin filtros y que las comisiones permanentes sean públicas. Además de que se facilite «con antelación» la información de los temas a tratar.

Su apuesta por el aperturismo se completa con la idea de que los plenos puedan celebrarse en otros espacios e incluso en la calle, si así lo solicitaran «al menos dos grupos políticos». También plantean la creación de una comisión de seguimiento de los acuerdos, el uso de un lenguaje no sexista y que la votación de los presupuestos se subdivida en varias partes para que sea más sencilla la tramitación de las enmiendas a debatir.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016