domingo, 21 julio 2019
16:45
, última actualización

Sami Naïr: «En 2050 habrá 200 millones de refugiados»

Afirma que «es hora de tomar en serio la revolución demográfica»

23 nov 2017 / 21:05 h - Actualizado: 24 nov 2017 / 09:13 h.
  • Sami Naïr en el I Foro Global de Gobiernos Locales. / Pepo Herrera
    Sami Naïr en el I Foro Global de Gobiernos Locales. / Pepo Herrera

«La globalización no solo afecta a nuestros hábitos de consumo, es también la explicación del aumento de las migraciones». Así comenza-ba su conferencia el catedrá-tico de Ciencias Políticas, ensayista y especialista en movimientos migratorios internacionales Sami Naïr en el marco del I Foro Global de Gobiernos Locales.

El experto fue directo y claro: es necesario enfrentar ya el «reto histórico» al que se enfrenta la sociedad con la multiplicación de los llamados «migrantes medioambientales», que aunque no reconocidos son ya mayoritarios según datos de la ONU, a través de la cooperación entre países.

En su intervención, bajo el título Movimientos globales de la población mundial, insta a tomar «en serio la revolución demográfica». Naïr explicaba que la sociedad sigue manteniendo una educación que perpetúa «la mirada del siglo XVIII, XIX y XX» algo que dista mucho de la realidad a la que se enfrenta la sociedad donde ya el 3,5 por ciento de la población mundial es migrante, de los que 62 millones son europeos. Por ello, el catedrático puso de relieve la necesidad de ser conscientes que la multiculturalidad debe ser tomado como algo cotidiano. Así, apuntó que los gobiernos deben enfrentarse al «nuevo reto histórico» que suponen los refugiados climáticos ante el deterioro del planeta, que podrá convertirse en un «gran problema». Según afirmó, esta llegada «masiva» de personas, procedentes principalmente de América Latina, África y Asia, se deberá a catástrofes naturales, sequía, desertización o la subida del nivel del mar, entre otros. De hecho, la previsión con la que se trabaja es que la cifra de refugiados alcance en 2050 los 200 millones de personas, lo que generará una «crisis humanitaria».

Actualmente estos migrantes, de los que el 80 por ciento son mujeres, «no reciben ayudas económicas, son desarraigados e inexistentes», aclaró, ya que la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 no recoge su realidad. Sin embargo, Naïr no abogó por realizar un nuevo documento, al considerarlo «bueno,» sino a introducir modificaciones.

El experto dejó claro que los países no podrán oponerse a esos flujos y lamentó la tendencia de los gobiernos hacia la «renacionalización». Denunció que Europa no cuenta con políticas «coherentes» en la materia e insistió en que «más que nunca» se necesita una cooperación porque «ningún país puede afrontarlo solo». De hecho, explicó que estos flujos «crearán problemas de sostenibilidad, identitarios y de racismo, sellos de la globalización». «Para afrontarlos, las ciudades deben ser más inclusivas, inteligentes y con capacidad de anticipación».


Todos los vídeos de Semana Santa 2016