martes, 21 febrero 2017
22:54
, última actualización
Una sanidad vulnerable

¿Sanidad pública o seguro?

Muchos ciudadanos se decantan cada vez más por una póliza privada de salud. Valoran la alta cualificación del SAS pero lamentan la excesiva lentitud del sistema

27 nov 2016 / 22:08 h - Actualizado: 30 nov 2016 / 08:00 h.
  • ¿Sanidad pública o seguro?
    Intervención cardiaca en el Hospital Nuestra Señora de Valme, uno de los principales centros sanitarios públicos de la provincia de Sevilla. / José Luis Montero
  • ¿Sanidad pública o seguro?
    Un médico de familia atiende en su centro de salud. / Pepo Herrera

No hay muchas dudas de que la sanidad que se presta en Andalucía es de calidad y que los grandes hospitales públicos están preparados para atender cualquier intervención, por grave que sea, con la más alta tecnología y con garantía de éxito. El equipo de profesionales médicos que atienden en los centros sanitarios también está extremadamente preparado e incluso la presidenta andaluza, Susana Díaz, definió recientemente al Servicio Andaluz de Salud durante una intervención parlamentaria como «la joya de la corona». Entonces, ¿por qué muchos ciudadanos optan cada vez más por suscribir un seguro sanitario privado?

«Yo tengo un seguro privado porque no quiero esperar. La sanidad andaluza será muy buena, pero cuando te toca ir al centro de salud, que te atienda el médico con mucho retraso y necesitas que te hagan una prueba médica y te dan cita para dentro de mucho tiempo te das cuenta que el SAS tiene muchas cosas que mejorar en lo que se refiere a la atención primaria», explica María Luisa, una vecina de Los Remedios de 72 años que abona 150 euros al mes por un seguro privado de salud en el que tiene cubiertas las consultas, las pruebas y, si hiciera falta, la intervención quirúrgica así como la hospitalización. «Para las grandes operaciones está muy bien el Virgen del Rocío, pero para el día de las consultas que tenemos que ir es mucho más eficaz el privado, aunque tengamos que pagar por algo que ya tenemos», lamenta esta mujer.

Desde la Asociación Empresarial del Seguro (Unespa), por su parte, defienden que la empresa privada ofrece un plus en atención frente a los sistemas públicos. Así, explican que «el trato es personal sin listas de espera; hay consulta médica telefónica las 24 horas del día; se accede directamente al especialista sin la necesidad de acudir primero al médico de cabecera; hay mayor cobertura para la atención dental a precios inferiores a los del mercado y, en caso de una hospitalización, el internamiento se realiza en una habitación individual», explica la patronal.

Y es que las listas de espera es uno de los grandes caballos de batalla del Servicio Andaluz de Salud. Los andaluces esperan una media de entre 46 y 59 días para operarse, 45 para la primera consulta con un especialista y 18 para la realización de pruebas diagnósticas, unos tiempos que han aumentado respecto al pasado año pero todavía están por debajo de la media nacional, según los últimos datos facilitados por el SAS el pasado 30 de junio sobre las listas de espera.

Según éstos, había 59.087 pacientes en lista de espera para cirugías con tiempos máximos garantizados de 120 o 180 días, unos 4.000 más que en la misma fecha del año pasado. Y así, el gerente del SAS, José Manuel Aranda, consideró que los actuales tiempos de espera son «normales» y aseguró que el incremento de estos «no es preocupante».

En estas cifras, buenas o malas según desde el prisma desde el que se miren, también influyen de forma directa los centros sanitarios privados que, gracias a los conciertos firmados con el Servicio Andaluz de Salud, ofrecen sus servicios como si fueran un centro público y así alivian la carga de los centros que dependen directamente de la Junta de Andalucía.

Recientemente, desde el Colegio de Médicos de Sevilla se ha defendido que ambos sistemas son «complementarios», por lo que es necesario apostar por aprovechar «todos los recursos disponibles para garantizar una nueva sanidad», dijo el presidente de la institución, Juan Bautista Alcañiz, para defender los conciertos de la sanidad privada con el SAS. Para ello recordó que el sector genera 25.500 empleos de forma directa y que sus instalaciones alivian la presión del sistema público. Y así, aseguró que el número de ciudadanos andaluces que tienen un seguro médico privado subió alrededor del uno por ciento entre los años 2008 y 2014, por lo que hoy día hay 1,3 millones de andaluces atendidos en los centros privados de los que el 4,5 por ciento son derivados por el Sistema Andaluz de Salud para aliviar un sistema que soporta demasiada carga. Una carga que vuelve a provocar la misma cuestión: ¿entonces es más conveniente suscribir un seguro privado de salud?


  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016