lunes, 21 agosto 2017
00:56
, última actualización

Santísima Transparencia

Las hermandades presentarán sus cuentas al Arzobispado un mes después de aprobarlas. Además, cada 28 de febrero las parroquias expondrán sus números

25 feb 2017 / 06:43 h - Actualizado: 25 feb 2017 / 06:43 h.
  • El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, presentó ayer los nuevos planes de la institución. / El Correo
    El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, presentó ayer los nuevos planes de la institución. / El Correo

TAGS:

El Protectorado Canónico aprobado ayer por la Archidiócesis de Sevilla obligará a las hermandades a presentar sus cuentas ante este nuevo organismo en un plazo máximo de un mes después de que sean aprobadas en cabildo o asamblea. Es la principal novedad de este ente que fue presentado por el arzobispo Juan José Asenjo: «Queremos favorecer la transparencia acogiéndonos a las normas nacionales e internacionales que rigen sobre este asunto. Queremos dar cuenta al Estado y a la sociedad de nuestros bienes», aseguró el prelado. En el caso de las parroquias las cuentas deberán ser presentadas antes del 28 de febrero de cada año.

Sevilla será la cuarta diócesis española después de las de Bilbao, Astorga y Orense en poner en marcha este portal de transparencia que fue aprobado por la asamblea de la Conferencia Episcopal en su reunión del pasado mes de noviembre. A partir del próximo 1 de marzo, fecha en el que se pone en funcionamiento, la Archidiócesis de Sevilla contará con su propio portal de Transparencia.

Según los datos ofrecidos por Isacio Siguero, secretario general y canciller del arzobispado, en 2014 fueron 200 las hermandades que presentaron sus cuentas ante el arzobispado y en 2015 bajaron a 185, de las aproximadamente 600 con las que cuenta la diócesis. «No existen reticencias. Las hermandades saben que les beneficia si se quieren acoger a las ventajas de la Ley de Mecenazgo», dijo Siguero. No obstante, monseñor Asenjo apostillo que enviará una carta «amable» a todas las hermandades recordándoles la necesidad de que presenten sus cuentas, «como garantía para la propia hermandad».

Unas 900 personas jurídicas estarán obligadas a cumplir las normas del Protectorado Canónico: Parroquias (263), Fundaciones canónicas (6), Asociaciones Públicas de fieles (hermandades), Asociaciones Privadas de Fieles y Entes Diocesanos autónomos. El Protectorado recabará y registrará la rendición de cuentas de todas estas personas jurídicas, al objeto de comprobar que cumplen con lo dispuesto en la normativa general y particular canónica, y en especial, que los bienes se emplean para el cumplimiento de sus fines. Las entidades tendrán que comunicar al Protectorado las cuentas correspondientes al ejercicio económico vencido, el plan de actuación y el presupuesto de ingresos y gastos para el siguiente ejercicio.

El Protectorado Canónico estará formado por el secretario general y canciller, el delegado episcopal para Asuntos Jurídicos de Hermandades y Cofradías y el ecónomo diocesano.

Uno de los fines de este nuevo ente será el asesoramiento y apoyo técnico a la hora del registro de entidades religiosas y la orientación a la hora de los procedimientos de extinción. El Protectorado también tutelará y vigilará los actos de administración extraordinaria, es decir, se analizará la conveniencia de los actos que puedan poner en riesgo los bienes inmuebles de la diócesis. También llevará a cabo un control normativo para que las reglas de todas las entidades estén conforme a derecho.

Santa Catalina

Monseñor Asenjo aprovechó la rueda de prensa para informar sobre algunos asuntos que atañen a la archidiócesis, entre ellos la reforma de la iglesia de Santa Catalina. La última fase de su restauración van a tener un presupuesto de 1,4 millones de euros, después de que la empresa que va a llevar a cabo los trabajos haya accedido a una rebaja de 400.000 euros. Asenjo confirmó que ya se dispone de la mitad de ese dinero y que en caso de que no se consiga el restante se pedirá un crédito para que las obras no se detengan. El arzobispo no puso fecha al inicio de la obra (posiblemente después de Semana Santa) y recordó que el plazo aproximado para su finalización será de un año.

Sobre la aportación de las hermandades al fondo común diocesano, Isacio Siguero confirmó que fueron 122 hermandades las que hicieron alguna contribución, de las 41 que lo hicieron en 2014. De nuevo, Asenjo apostilló, «se puede decir esto verdad. Tenemos que decir que la hermandad de la Macarena ha sido la que más ha aportado al entregar 20.000 euros. Recuerdo que son muchas las necesidades que hay», concluyó.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016