lunes, 20 mayo 2019
08:48
, última actualización

Traumatología en 3D en el Virgen del Rocío

Un equipo del hospital trabaja con una técnica que reduce complicaciones en quirófano y acelera la recuperación

10 ago 2017 / 20:05 h - Actualizado: 10 ago 2017 / 21:31 h.
  • Un equipo de traumatología del Virgen del Rocío emplea las impresiones en 3D para facilitar la recuperación del paciente. / El Correo
    Un equipo de traumatología del Virgen del Rocío emplea las impresiones en 3D para facilitar la recuperación del paciente. / El Correo

TAGS:

Un equipo del área de Traumatología del Hospital Universitario Virgen del Rocío utiliza impresiones en 3D para la reconstrucción anatómica de fracturas o deformidades que afectan a los huesos de la pelvis, columna infantil y de adulto, rodilla o codo, entre otros.

Los modelos impresos con los que se están trabajando se usan principalmente en la Unidad de Traumatología y la Unidad de Osteotomía Pélvica en Displasias de Cadera en el Adulto, en la que se encuentran los doctores Miguel Angel Giráldez, Eduardo Belascoain, Pablo Andrés, Nicolás Méndez, Noelia Domingo, Abraham García y el mismo director de la Unidad de Cirugía Ortopédica, Traumatología y Reumatología, Pedro Cano de Luis.

Gracias a esta nueva metodología, el equipo puede realizar una planificación de las intervenciones usando modelos del propio paciente a tamaño real, así como hacer una adaptación del material que previsiblemente se puede emplear durante la cirugía, puesto que los modelos se pueden esterilizar y emplearse como refuerzo en las operaciones.

El doctor Pablo Andrés afirma que esta técnica es completamente extraordinaria: «Es una revolución poder imprimir pruebas a imagen del paciente y poder personalizar la medicina de esta forma al trabajar con modelos reales».

Los mayores beneficios que ofrecen estos modelos a los pacientes van en cadena, ya que empiezan por una reducción del tiempo de las intervenciones, lo que disminuye los riesgos de contraer infecciones o de sufrir complicaciones durante el procedimiento. Asimismo, el proceso de recuperación y rehabilitación se acelera norotiamente, por lo que el post operatorio resulta menos pesado y doloroso. Además, su utilización está exenta de problemas, cuenta el doctor Andrés: «Riesgos para el paciente, ninguno. Por supuesto».

25 PACIENTES BENEFICIADOS

Hasta la fecha, son 25 las personas que ya han podido disfrutar de las ventajas de esta nueva técnica en este hospital. La novedad que introduce este procedimiento es que los especialistas tienen la posibilidad de realizar intervenciones con ayuda intraoperatoria de réplicas de los huesos de los propios pacientes. El material es biodegradable, ya que se trata de ácido poliláctico, extraído directamente del almidón de maíz.

«Desde que hemos comenzado a principios de abril, llevamos unos 25 casos pero cada semana nos encontramos con un mínimo de dos o tres casos nuevos. El número de pacientes que se están beneficiando está creciendo todas las semanas».

El proceso de impresión 3D de los diversos huesos se realiza en tres fases diferenciadas; en una primera, se obtienen las imágenes médicas de pruebas radiológicas convencionales, principalmente TAC o resonancias. Posteriormente, se realiza la segmentación de las regiones de mayor interés a imprimir, y, finalmente, se transforma esta información en un modelo que se puede imprimir con tecnología 3D doméstica. «La única dificultad a la que nos enfrentamos es la propia técnica de impresión y el hecho de que los profesionales tengamos que aprender una serie de temas informáticos que se salen de lo habitual, pero, por lo general, el resto es bastante sencillo».

Según fuentes del Virgen del Rocío, solo consta en España otro equipo de traumatólogos pertenecientes al Hospital Gregorio Marañón de Madrid que utilice modelos similares para las operaciones más complejas de pelvis y fracturas en las zonas de alrededor.

Este trabajo se realiza tomando como base un proyecto de investigación gestionado a través de la Fundación Pública Andaluza para la Gestión de la Investigación en Salud de Sevilla (FISEVI). Además, el proyecto es objeto de tesis doctoral de Fadi Ammari, médico residente en Cirugía Ortopédica y Traumatología de la Unidad.

Con respecto a la continuidad del avance, el doctor Andrés se muestra esperanzado: «Probablemente este sea el principio para seguir investigando lo que en los próximos años será una realidad, que es el tema de la bioimpresión 3D, es decir, no solo el uso de modelos plásticos para practicar la intervención sino de implantes directos elaborados con células de los pacientes mediante cultivos celulares con terapias de bioingeniería. Es un tema aún experimental, pero también un primer paso para el futuro».


Todos los vídeos de Semana Santa 2016