jueves, 23 noviembre 2017
19:27
, última actualización
Sevilla, el paraíso de las aves

Un buen compañero de piso

Ave como mascota. No necesitan de tanto tiempo ni espacio y le hacen tanta compañía como cualquier otra especie, e incluso cantan o hablan

08 may 2017 / 23:55 h - Actualizado: 08 may 2017 / 23:55 h.
  • Canarios, loros, agapornis y diamante mandarín, mascotas más habituales de lo que pueda parecer. / El Correo
    Canarios, loros, agapornis y diamante mandarín, mascotas más habituales de lo que pueda parecer. / El Correo
  • Un buen compañero de piso
  • Un buen compañero de piso
  • Un buen compañero de piso

Aunque puedan interactuar menos que un perro o un gato, las aves son perfectos animales de compañía, y cada vez más habituales, si bien siempre es recomendable tener al menos dos de la misma especie para que se acompañen en las horas de soledad mientras estamos en el trabajo o los peques en el colegio, pero siempre mejor en pareja. Dos hembras o dos machos pueden acabar desplumados de pelea en pelea.

Una de las buenas razones para elegir un ave como mascota es el tiempo y el espacio. Es fácil encontrar un hueco en la pared para colocar la jaula de los canarios, jilgueros o periquitos, y la falta de tiempo o un horario de trabajo complicado para sacarlo a pasear no es problema. Eso sí, siempre es mejor elegir la jaula del mayor tamaño posible para que puedan hacer ejercicio, y en algunas especies se recomienda que estén tiempo fuera de la jaula.

Si aún no tiene algún ave en casa y se está planteando cuál elegir consúltelo antes con un veterinario sobre la que se puede adaptar más al clima o al espacio donde vaya a vivir. Aquí vamos a hacer un repaso de las más habituales, sus ventajas e inconvenientes.

Los canarios son una de las especies preferidas por su canto y sus bellos colores: blancos, amarillos, rojos, verdes, grises... todos bellísimos. Uno de los grandes placeres que ofrece, siempre que quiera dedicarles un poco más de tiempo, es la cría en casa, un trabajo arduo pero que le permite vivir todo el proceso, desde que preparan el nido con el material que le debe poner a su disposición al momento en que eclosionan los pequeños huevos y contempla cómo sus padres dan de comer a las crías que poco a poco van ganando plumas, van creciendo, hasta que salen del nido. Los ejemplares suelen vivir en torno a los 15 años y si cantan es señal de que gozan de buena salud. Para comer, alpiste, junto a alguna hoja de lechuga o un trozo de fruta fresca.

Los periquitos son, junto a los canarios, las aves más extendidas como mascota. Son sociables con sus dueños pero se recomienda que vivan en pareja. Con que tengan la jaula limpia y en un espacio con luz –pero sin sol directo– es suficiente, y si le deja salir a ratos aún mejor. En cuanto a comida, pueden comer alpiste o avena, y también venden mixturas preparadas para ellos.

En los últimos tiempos se han hecho muy populares un tipo de perico, los agapornis o inseparables, que conservan una sola pareja durante toda su vida. Su jaula debe ser amplia y mantenerla muy limpia, así como evitar cambios de temperatura y corrientes de aire. Conviene darles distintas mezclas de semillas, frutas y piensos de aves, y alternárselas.

El jilguero es otro de los preferidos por su bello plumaje y su canto. De media viven unos 10 años, eso sí, siempre es preferible que sea en lugares cálidos y donde no haya cambios bruscos de temperatura, o al menos, que no les afecte directamente. Es recomendable que vivan en una jaula grande, en la que se sitúen ramas para que puedan saltar de unas a otras. La alimentación es similar a la de los canarios: alpiste, fruta y verdura.

Para acabar con los más pequeños, otro de los elegidos es el diamante mandarín. Es el más pequeño, unos 12 centímetros, y vive entre seis y ocho años. También se debe comprar por parejas, prepararles una jaula grande y colocar en ellas un recipiente en el que puedan bañarse. La comida de los periquitos les vale.

En cuanto a los de mayor tamaño destacan los loros y cacatúas. Los primeros han sido adquiridos desde siempre por su capacidad de imitar el lenguaje humano. Pueden vivir fuera de la jaula o al menos sacarlos durante largo rato, en los que interactúan con los habitantes de la casa. Hay mucha variedad de alimentos recomendados, desde galletas para loros afrutas, verduras, frutos secos... En cuanto a las cacatúas, lo principal que debe tener en cuenta es que pueden vivir hasta 25 años y que como el loro necesitan una jaula grande y en cuanto a alimentación, además de las semillas, frutas y vegetales, es recomendable el huevo cocido e incluso gusanos. Sea cual sea el ave elegida le sorprenderá su sociabilidad y su inteligencia.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016