domingo, 21 abril 2019
10:22
, última actualización

Un negocio en auge al calor de EEUU

Economía. La celebración de Halloween gana más adeptos cada año y las empresas especializadas del sector suben su facturación en estos días año tras año

30 oct 2017 / 18:27 h - Actualizado: 31 oct 2017 / 07:27 h.
  • La televisión y el cine suelen marcar la pauta de los productos que serán más demandados de cara a la noche de Halloween. / Manuel Gómez
    La televisión y el cine suelen marcar la pauta de los productos que serán más demandados de cara a la noche de Halloween. / Manuel Gómez
  • David Díaz, propietario de ‘La casa de los disfraces’. / Manuel Gómez
    David Díaz, propietario de ‘La casa de los disfraces’. / Manuel Gómez

Los empresarios lo tienen claro. Halloween es un gran negocio y para ellos no hay debate sobre si esta fiesta importada desde Estados Unidos debería o no asentarse en nuestro país. La realidad es que la celebración está más que asentada y cada año va a más. Los empresarios que se dedican al sector tiene ahora una de sus temporadas fuertes del año y, lógicamente, mientras más gente se suma a la moda de celebrar Halloween, mucho mejor.

Así es el pensamiento de David Díaz, propietario de La casa de los disfraces, un negocio que comenzó en 1993 y que ahora ha logrado tener siete tiendas abiertas mediante franquicias y una página para la venta online que es la segunda que más factura de todo el grupo, después de la matriz que está en la avenida de Montesierra de la capital sevillana.

En los días previos a la fiesta de esta noche, los locales de su negocio han sido una auténtica locura. Más de 20 empleados en la tienda atienden estos días a los cientos de clientes que buscaban sus disfraces y complementos para la celebración de Halloween. El agua al agua se lo llevan aquellos que tienen su origen en el cine y en las series de televisión. «Esos productos son siempre los más demandados, ahora están muy de modas los payasos. Hay mucha demanda de sus disfraces, caretas, etc», explica Díaz. Sin embargo, del resto de artículo reconoce que es el empresario el que se tiene que encargar de intentar crear las tendencias para su establecimiento. «Ahí siempre es el empresario el que se la juega con su dinero porque yo puedo tener en la tienda una inversión de dos millones de euros en artículo, y unos funcionarán muy bien y se agotarán pronto y siempre hay otros que por la razón que sea no cuajan y cuesta mucho darles salida. Tengo más de 20.000 referencias y todo no se vende».

Este empresario, natural de Pilas, comenzó en el sector porque era muy aficionado al carnaval. «Un sector que es muy fuerte en Sevilla», explica al tiempo que especifica que las épocas punteras de su negocio son «el carnaval, la Navidad, Halloween y los finales de curso». El resto del año, el negocio vive de todas las celebraciones posibles. «Yo le digo a la gente que hacer fiestas es muy bueno y hay que celebrar todo, hasta las enfermedades», bromea. Así, en las tiendas de sector se encontrará todo lo necesario para una fiesta de cumpleaños, una celebración sorpresa a un compañero de trabajo, una despedida de soltero o la llegada de la primera, por ejemplo.

Respecto al presupuesto necesario para salir de su local perfectamente ataviado para pasar hoy una noche de miedo, el empresario explica que hay artículos para todos los bolsillos. «Hay disfraces muy buenos por 25 o 30 euros y va uno perfectamente, aunque también los hay de 200 o 300 euros para los más exigentes», explica Díaz.

También está subiendo mucho durante los últimos años la línea de maquillaje. «Con un buen maquillaje puedes hacer que un disfraz normalito pueda dar un buen salto de calidad. Y también lo contrario, que un mal maquillaje eche por tierra un muy bien disfraz. Nosotros hemos puesto una línea específica de maquillaje y muchos clientes demandan también tutoriales para aprender a maquillarse correctamente».

Y lógicamente, lo que no para tampoco de subir alrededor de esta celebración es la facturación de los negocios. «Yo llevo varios años subiendo la facturación en esta época gracias a Halloween, de momento estamos satisfechos con esta celebración y con esta moda. La gente busca especialización y aquí se la damos. Y sobre si es una moda importada, pues sí es una moda importada pero a mi me parece muy bien que se importen esta modas», reconoce el empresario.

En la otra parte de este negocio se encuentra, lógicamente, el consumidor, que ha pasado de ser un cliente muy específico y considerado hace no demasiado como alguien especialmente raro a ser un consumidor el de hoy día de todas las edades y todos los estilos. «Yo era de los pocos que lo celebraba hace años y me miraban raro cuando iba por la calle disfrazada, pero ya es normal que esta noche vaya casi todo el mundo disfrazado y la decoración de los bares y tiendas sea también con motivos de la noche de Halloween», explica José Antonio, un cliente de La casa de los disfraces que buscaba algunos complementos para su disfraz de esta noche.

Por su parte, Alfonso es un ejemplo de que esta celebración está cada vez más arraigada. «Vengo con mi mujer y mis hijas porque ellas llevan cosas de Halloween al colegio y por la tarde hacemos nosotros una fiesta en casa con ellas. Lo celebramos en familia»


Todos los vídeos de Semana Santa 2016