domingo, 22 octubre 2017
15:23
, última actualización

Una colecta dirigida a los curas del mañana

El seminario reforzará su actividad formativa con la colecta de hoy en la novena de la Virgen de los Reyes

11 ago 2017 / 22:40 h - Actualizado: 12 ago 2017 / 20:47 h.
  • Antero Pascual –tercero por la izquierda– acompañado de un grupo de seminaristas del Seminario Metropolitano. / El Correo
    Antero Pascual –tercero por la izquierda– acompañado de un grupo de seminaristas del Seminario Metropolitano. / El Correo
  • Edificio del Seminario Metropolitano Santa María del Buen Aire. / Jesús Barrera
    Edificio del Seminario Metropolitano Santa María del Buen Aire. / Jesús Barrera

La novena a la Virgen de los Reyes va llegando a su final. Consigo, el momento tan esperado por numerosos devotos de la imagen fernandina, que aguarda ya bajo el palio de tumbilla el primer rayo de sol de la radiante mañana del 15 de agosto. No obstante, si hay un hecho sintomático del epílogo de este culto es la tradicional colecta extraordinaria que tendrá lugar hoy y cuya recaudación va a parar todos los años a una de las obras sociales que se desarrollan en la Archidiócesis de Sevilla. En esta ocasión, la Asociación de Fieles destinará el dinero al Seminario Metropolitano de Santa María del Buen Aire y San Isidoro.

En declaraciones a este medio, el rector del seminario, Antero Pascual, recibió la noticia de este gesto de la Asociación de la Virgen de los Reyes «con muchísima gratitud» y subrayó que es «una ayuda importante» que permitirá al seminario reforzar actividades formativas como los ejercicios espirituales, «que se sufragarán con la ayuda de la colecta de la Virgen de los Reyes». Pascual resaltó que la corporación letífica es «una de esas instituciones que nos ayudan durante el curso». Aunque la mayor parte de lo que se recaude irá a parar al Seminario Metropolitano, el rector de la institución reconoció que «se contribuirá de manera proporcional con los cursos de formación del Seminario Menor» y puso el acento en la realización de un curso de inglés para los seminaristas de este último.

En un contexto en el que los ingresos descendieron más de un tres por ciento, Pascual incidió en que la prioridad de esta institución «siempre tiene que ser la formación de los seminaristas. Es el sentido de la institución». De esta manera, esta formación busca ayudar a los 50 seminaristas que conforman el seminario «a madurar y enriquecerse como personas», así como la potenciación de la formación pastoral.

Por otro lado, cabe destacar que las aportaciones voluntarias de los fieles –principal sustento del seminario– cayeron un 4,5 por ciento en el último año. Lo más significativo es el descenso de los donativos: un 32,7 por ciento, 16.420,87 euros menos. El rector del seminario achacó esta situación al «devenir general de todas las colectas de la diócesis» debido a la crisis económica. Pascual explicó que la institución que dirige «vive, fundamentalmente, de la colecta del día del Seminario».

En este sentido, Antero Pascual señaló que la formación de un seminarista viene a costar en torno a los 10.500 euros anuales, de los cuales, «cada seminarista trata de aportar una quinta parte», lo que supone un desembolso de unos 2.500 euros. «El resto se compensa con la colecta del día del Seminario y con las ayudas de otras instituciones», remachó el rector del Seminario Metropolitano. Por esta razón, Pascual expresó que confía en que «esto se vaya recuperando» al tiempo que animó a seguir colaborando con la institución eclesiástica.

Según datos del portal de transparencia de la Archidiócesis de Sevilla, el Seminario Metropolitano contó el año pasado con un presupuesto que alcanzó los 472.853,65 euros, 16.031,06 menos que en 2015. Este dinero fue destinado, en un casi 57 por ciento –267.703,12 euros–, a la conservación de edificios y gastos de funcionamiento, mientras que las retribuciones del personal seglar –153.059,91 euros– supone el 32,4 por ciento de todos los gastos. Sin embargo, la acción pastoral y asistencial del seminario alcanzó solo el 9,5 por ciento –44.982,02 euros–. Antero Pascual explicó que, «salvo alguna circunstancia puntual», el seminario no realiza actividades asistenciales como tal, ya que la formación es «el único fin del seminario, que es un lugar donde todos los medios se dedican a la formación de los seminaristas». Sí es cierto que el seminario colabora en campañas como el Domund y ayuda a otras instituciones con actividades de voluntariado. «Los seminaristas salen a residencias de ancianos y a lugares de exclusión y pobreza, donde vive gente que necesita de alguien que le pueda ayudar gratuitamente», explicó Antero Pascual, quien añadió que el seminarista «vive para entregar generosa y gratuitamente su vida a Dios y a la Iglesia. Para eso le formamos».


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016