miércoles, 23 agosto 2017
23:45
, última actualización

Una noche para soñar bajo la lluvia de estrellas

Las Perseidas tendrán su máxima visibilidad durante esta noche, aunque la Luna interferirá en la observación de este fenómeno estival

12 ago 2017 / 20:18 h - Actualizado: 12 ago 2017 / 20:18 h.
  • Para observar la lluvia de Perseidas es necesario huir de la contaminación lumínica de las grandes ciudades, contar con un cielo despejado y hacerse con una buena hamaca en la que disfrutar cómodo de esta experiencia. / El Correo
    Para observar la lluvia de Perseidas es necesario huir de la contaminación lumínica de las grandes ciudades, contar con un cielo despejado y hacerse con una buena hamaca en la que disfrutar cómodo de esta experiencia. / El Correo
  • Observación de objetos celestes durante una de las actividades de la Asociación de Astronomía de Sevilla. / M.G.
    Observación de objetos celestes durante una de las actividades de la Asociación de Astronomía de Sevilla. / M.G.

Esta madrugada, en la que se producirá el nivel de máxima actividad de las Perseidas, el firmamento se convertirá en un perfecto anfitrión que invitará a todo aquel que esté dispuesto a soñar despierto a contemplar este extraordinario espectáculo.

Aunque popularmente a este fenómeno también se le denomina como lluvia de estrellas, realmente «es una serie de fragmentos procedentes de un cometa o una región que entran en la atmósfera secuencialmente a lo largo de un tiempo definido a unos 60 kilómetros por segundo», aclara Manuel Oropesa, el presidente de la Asociación de Astronomía de Sevilla.

El origen real de las Perseidas responde «al paso de la Tierra en su órbita anual por una zona en la que se encuentran los restos de un cometa que se llama Swift-Tuttle», bautizado así por los dos astrónomos que lo descubrieron. Este cometa, que se acercó a la Tierra por última vez en 1992, sembró de partículas toda esa zona, dejando una estela de estos materiales y provocando que cada año, desde la superficie terrestre, sea posible observar esta exhibición galáctica.

Por otro lado, el destello de luz que es visible desde la Tierra es producto del rozamiento que se produce entre los meteoroides y la masa gaseosa que rodea al globo terráqueo. Dicho choque con la atmósfera provoca en estos fragmentos un aumento de temperatura de cinco mil grados en apenas una fracción de segundo, de forma que se desintegran –entre los 100 y los 80 kilómetros sobre el nivel del suelo– antes de traspasarla, y se convierten en meteoros o, como comúnmente se conocen, en estrellas fugaces. No obstante, se puede dar este mismo fenómeno y que las partículas sean, por ejemplo, de Oriónidas o Cuadráticas. La lluvia de meteoros de Oriónidas suele producirse entre octubre y noviembre y la de las Perseidas entre julio y agosto. Esto explica, dado que siempre se producen sobre la misma época, que la lluvia de estrellas de esta noche también reciba el nombre de Lágrimas de San Lorenzo, en honor al sacrificio de este santo, el cual se produjo el 10 de agosto del año 258.

La última vez que el cometa se acercó a la tierra fue en 1992, pero «hay descritas apariciones desde el año 36 y análisis históricos chinos que citan el paso de ese cometa o un pico alto de meteoros en estas fechas». En todo caso, en la actualidad se ha constatado que «el cometa pasa por la tierra cada 135 años», explican desde la asociación. Además, siempre que la tierra se encuentra cercana al paso del cometa «la cantidad de materiales y partículas –que pueden tener el tamaño de un grano de arena o una canica– se enriquece» ya que entran a más velocidad. Conforme van pasando los años, «esa cantidad de partículas se va difuminando», afirma el presidente de la asociación.

Dependiendo del año, la zona o la densidad de material en el espacio, entre otros factores, el número de meteoros por hora que pasa por la atmósfera puede variar. «Si hubiéramos estado en el año 1992, el pico más alto de meteoros sería de 100, 170 o 180 por hora». Sin embargo, este año «se espera una tasa de 50 a 80 meteoros por hora», asegura Oropesa. Además, la Luna, que estará esta noche en torno al 70 por ciento, interferirá en la observación del fenómeno y empobrecerá las condiciones de visibilidad, señalan desde el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) y el observatorio de Calar Alto en Almería (CAHA). A pesar de todo, esto no debe preocupar a nadie porque todavía hay muchos factores a favor para poder disfrutar durante esta madrugada de la lluvia de Perseidas.

Pero... ¿Qué hace falta para vivir al máximo de esta experiencia? Para Oropesa, son imprescindibles tres factores: el primero, encontrar un lugar de observación lo más oscuro posible y totalmente alejado de la ciudad o de los núcleos urbanos; el segundo, tener la suerte de disponer durante los días de máxima actividad de las Perseidas –desde el pasado 10 de agosto hasta esta madrugada– un cielo despejado y, finalmente, hacerse con una buena hamaca para observar el cielo tumbado, evitando los dolores de cabeza que se producirían al estar de pie, y situarla en dirección nordeste, desde «dónde parecen surgir todos los meteoros». Su radiante es la constelación de Perseo. Es imprescindible dejar los móviles a un lado y ser pacientes con la vista, pues puede tardar unos 15 minutos en adaptarse a la oscuridad. Por el contrario, para su observación no es necesario utilizar telescopios ni ningún tipo de instrumento óptico.

LOS MEJORES LUGARES PARA SU OBSERVACIÓN

En Sevilla capital, solventando el problema de contaminación lumínica, lo ideal sería subir a una azotea que se encuentre lo más alta posible, dejando todas las farolas por debajo del edificio. No obstante, la mejor opción es escapar de la ciudad y acudir a la zona de la Sierra Norte, a lugares como Almadén de la Plata, Alanís, El Castillo de las Guardas, Constantina o El Real de la Jara, entre otros enclaves, o a la zona sur, a Algodonales o Grazalema.

UN ENCUENTRO CON EXPERTOS EN ALMADÉN DE LA PLATA

Para disfrutar de esta experiencia, la Asociación de Astronomía de Sevilla, que tiene como principal prioridad la divulgación, realiza una actividad para todos los públicos exclusivamente dedicada a la observación de las Perseidas. Este año, se desplazarán hasta la finca de pertenencia pública El Berrocal –en Almadén de la Plata– junto a más de 60 personas que se inscribieron previamente a través de su página web y que llegaron a agotar las entradas al poco tiempo de ponerse a la venta. En este privilegiado enclave, los expertos en astronomía darán charlas y hablarán sobre las diferentes constelaciones y todo lo relacionado con las Perseidas. Además, llevarán diferentes telescopios para observar otro tipo de objetos celestes. La actividad tiene un costo de cinco euros por persona y es gratuita para los menores de 12 años.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016