viernes, 24 noviembre 2017
22:39
, última actualización
Pleno del Ayuntamiento de Sevilla

Una pérdida de papeles que llegó en taxi adaptado

28 oct 2017 / 00:11 h - Actualizado: 28 oct 2017 / 00:11 h.
  • Susana Serrano fue una de las concejales crispadas durante el debate sobre el taxi adaptado. / Jesús Barrera
    Susana Serrano fue una de las concejales crispadas durante el debate sobre el taxi adaptado. / Jesús Barrera

«Esto es un espectáculo lamentable», cerró un agrio debate el portavoz de IU, Daniel González Rojas, algo que corroboró la presidenta del pleno, Carmen Castreño con un escueto «totalmente de acuerdo». Mientras todos estaban pegados a la tele digiriendo las palabras de Rajoy sobre la independencia de Cataluña, el pleno municipal estallaba en improperios entre ediles, aislados en una burbuja de siete horas de debates interminables y rencillas históricas entre gobierno –sobre todo el delegado de Movilidad, Juan Carlos Cabrera–, y el ala izquierda de la oposición –en especial Participa–.

El tono se elevó en la moción sobre la situación de los exeventuales de Lipasam, que desempolvó el desalojo al colectivo y los ediles de IU y Participa del Consistorio. «Ni olvido ni perdono los palos que nos dieron», afirmó Julián Moreno (Participa), que acusó a la bancada socialista de «reírse» de un colectivo que lleva «un año protestando en la puerta». Replicó el alcalde, que reprochó que ayer no dieran «ninguna salida jurídica» y se limitaran a «hablar de su libro, que es la ley mordaza [por las sanciones impuestas por este desalojo] ».

Pero el estallido llegó con la moción del taxi adaptado, donde hubo de todos menos respuesta al colectivo de diversidad funcional. Cabrera, tras defender que el Consistorio es el que más porcentaje de taxis adaptados tiene en el país y la elevada cuantía de las subvenciones, cargó contra «la demagogia» de Participa. «Es una ignorante [por Susana Serrano] en esta materia y está usando políticamente a estas personas de diversidad funcional para hacer bandera», continuó. Serrano saltó como un resorte hasta ser llamada al orden: «Usted no tiene vergüenza», le recriminó, para calificar el comentario de «barriobajero» y soltar otros improperios ya con el micrófono cerrado. Hasta el PP, en boca de su portavoz, Beltrán Pérez, salió al paso pidiendo «respeto» para Cabrera


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016