domingo, 15 julio 2018
23:27
, última actualización

Unos 150 sevillanos están dispuestos a ir a juicio por los bonos de Abengoa

Varias sentencias, la última de ellas en la capital hispalense, acreditan que ciertas entidades financieras vendieron el producto sin informar de los riesgos

30 jun 2018 / 21:41 h - Actualizado: 30 jun 2018 / 22:52 h.
  • Abogados de Durán & Osuna durante una asamblea con los afectados por los bonos de Abengoa. / El Correo
    Abogados de Durán & Osuna durante una asamblea con los afectados por los bonos de Abengoa. / El Correo

Los bonistas de Abengoa por fin recuperan la confianza y el dinero. Después de que diversas entidades financieras vendieran bonos de la multinacional a pequeños ahorradores, a sabiendas de las necesidades económicas y crediticias de la empresa, el Juzgado de Primera Instancia número 10 de Sevilla volvió a dar motivos de alegría a los afectados. El fallo obligó a BBVA a entregar a una ahorradora sevillana un total de 139.435,21 euros, correspondientes a la cantidad invertida –92.685,21 euros– y a los rendimientos obtenidos desde 2010 –46.750 euros–.

Esta sentencia supone un aliciente para los cerca del millar de afectados que se cree que existe en Sevilla, que representa aproximadamente la mitad de todos los perjudicados en España. Desde la Plataforma de Afectados por Bonos y Acciones de Abengoa señalan que la cantidad que los bancos podrían estar obligados a devolver se situaría al orden de los 2.000 millones de euros. «Sabemos cómo convencer al juez para que el banco que indujo a hacer la operación devuelva el dinero», señala Miguel Durán, del despacho de abogados Durán & Osuna. No obstante, estos datos aún son difíciles de confirmar ya que «la empresa no los facilita, no está colaborando con nosotros», señala el abogado Manuel Fernández Osuna, quien explica que el despacho tiene ahora mismo a 150 clientes sevillanos dispuestos a acudir a los tribunales.

Por ahora, este bufete es el único que ha demandado a los bancos por la comercialización de los bonos de Abengoa. La resolución judicial del juzgado sevillano se suma así a otras sentencias dictadas en ciudades como Marbella, Barcelona o Las Palmas de Gran Canaria contra entidades bancarias como Cajamar, CaixaBank y Bankinter respectivamente.

«Abengoa fue una empresa puntera, emblemática en el plano tecnológico», reconoce Durán, quien añade que «cometió errores estratégicos, tales como inversiones desaforadas y responsabilidades crediticias a las que no pudo hacer frente». Estas son las razones que esgrime el letrado para señalar que estas actuaciones condujeron a Abengoa «a la quiebra, conocida ahora como concurso de acreedores». En este sentido, miles de pequeños ahorradores, confiados en el prestigio internacional de Abengoa, fueron mal aconsejados por los bancos, adquiriendo así bonos o acciones de la multinacional andaluza sin conocer realmente los riesgos que conllevaba tales operaciones.

La última sentencia al respecto, la dictada en Sevilla a principios de junio, indica que «no consta que se le hiciera test de idoneidad ni conveniencia a fin de comprobar que era apta [la demandante] para este tipo de producto». La juez entiende que «no consta que se le hiciera entrega de folleto o cualquier otro documento explicativo de la naturaleza y riesgos del producto adquirido».

La estrategia que se ha marcado el despacho de abogados Durán & Osuna ha cosechado buenos resultados por ahora y se basa en explicar ante los jueces que «hay personas que, inducidas por entidades crediticias que tenían la obligación de velar por sus ahorros, han puesto los ahorros allí donde no debían», indica el letrado Miguel Durán. «Es una fórmula que permite que la gente recupere su dinero de una forma rápida y eficaz», concluye el abogado.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016