miércoles, 14 noviembre 2018
23:39
, última actualización

Valme potencia aún más las cataratas en verano

El hospital sevillano ha practicado en los meses de julio y agosto 154 cirugías oculares más que el pasado año de esta enfermedad, lo que supone un incremento de más del 75%

12 sep 2018 / 07:00 h - Actualizado: 12 sep 2018 / 09:05 h.
  • La doctora Ana García Bernal explora a un paciente en presencia del enfermero Juan José Martínez. / El Correo
    La doctora Ana García Bernal explora a un paciente en presencia del enfermero Juan José Martínez. / El Correo

Las cataratas son para el verano, en este caso la solución a esta patología, una de las más prevalentes dentro del espectro de la Oftalmología. Eso al menos es lo que ha sucedido en el ya casi finiquitado periodo estival en el Hospital Universitario de Valme, que realizó una planificación quirúrgica apostando por el abordaje de esta enfermedad ocular. Así, durante los meses de julio y agosto este centro sevillano ha realizado 154 procedimientos más que en el verano anterior, suponiendo un incremento del 75,4 por ciento, con lo que ha podido dar respuesta eficaz y de calidad a una de las intervenciones cuya indicación está en creciente aumento en los últimos años. La catarata es una opacidad del cristalino –la lente natural del ojo–, impidiendo el paso nítido de la luz a la retina y provocando una disminución progresiva de la visión. A lo largo de los últimos años han confluido varios factores para producirse un aumento progresivo de la demanda de esta cirugía en los países desarrollados.

Posibles razones

Al incremento de la esperanza de vida con el progresivo envejecimiento de la población, se suma también su indicación por necesidades laborales de las cataratas precoces, su aparición como consecuencia de cirugías previas (glaucoma, cirugía refractiva y de vitro-retina) o de tratamientos sistémicos (fundamentalmente corticoides), además de concebirse como cirugía segura que minimiza las reticencias de la población frente al quirófano. Su creciente demanda lo constata el incremento de sus indicaciones: Valme experimentó un aumento del 7 por ciento durante el primer semestre de 2018 en comparación al mismo período del año pasado. Según la responsable de su unidad de Oftalmología, Ana García Bernal, «la cirugía de catarata ha pasado de ser un procedimiento enfocado a la extracción segura de la catarata, a uno que apunta a alcanzar el mejor resultado refractivo posible, liberando al paciente del uso de anteojos y con un muy breve tiempo de recuperación», argumenta.

Un esfuerzo año tras año

Como consecuencia de la creciente demanda, el hospital ha llevado a cabo en los últimos años un esfuerzo para el incremento adaptado del número de cirugías de la catarata y así satisfacer las necesidades de la población. El hecho lo constata el incremento experimentado, con carácter interanual, de la cirugía de catarata de hace cuatro años en el mismo período (enero-agosto). De 2015 hasta 2018, ese incremento se sitúa en un 34 por ciento más, traducido en cerca del medio millar de pacientes más intervenidos en la actualidad. En 2017, el saldo anual fue de un total de 2.425 cirugías de cataratas, dentro de una línea de actividad creciente adaptada a la demanda ciudadana.

Al mismo tiempo, y dado que la Oftalmología protagoniza entre las especialidades quirúrgicas uno de los mayores volúmenes de intervenciones, el Plan Asistencial desarrollado también ha potenciado la actividad quirúrgica del global de procedimientos oftalmológicos. Más concretamente, el hospital sevillano ha aumentado un 63,4 por ciento la cirugía oftalmológica respecto al verano anterior con 158 intervenciones más. A la prevalencia de las cataratas le sigue la cirugía vitrectomía, el glaucoma, la reparación del conducto lagrimal y la reparación del párpado, entre otras operaciones.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016