martes, 25 junio 2019
11:23
, última actualización
Moda

‘We Love Flamenco’ se consolida en su VII edición como prólogo de la primavera

La pasarela del Alfonso XIII, en la que participa una treintena de diseñadores hasta mañana, adelanta colores, tejidos y tendencias para la Andalucía festiva que se avecina tras los fríos

Álvaro Romero @aromerobernal1 /
20 ene 2019 / 10:26 h - Actualizado: 20 ene 2019 / 18:10 h.
  • Trajes de la colección ‘Ragazza’, de Pablo Retamero y Juanjo Bernal.
    Trajes de la colección ‘Ragazza’, de Pablo Retamero y Juanjo Bernal.

TAGS:

La VII edición de la pasarela We Love Flamenco, dirigida por Go! Eventos, la empresa de Javier Villa y la modelo Laura Sánchez, se consolida definitivamente como el principal escaparate sevillano de invierno para las golosas propuestas de diseñadores que piensan desde ya en el volante primaveral que, aunque no lo parezca aún, está a la vuelta de la esquina. El salón real del hotel Alfonso XIII de Sevilla está acogiendo desde el miércoles una treintena de propuestas variopintas que demuestran no solo la imaginación sobrada de la tierra, sino el carácter atemporal, ecléctico, transfronterizo del traje de flamenca.

El lleno absoluto de cada desfile demuestra que hay ganas de moda, de innovación y de que el concepto de lo flamenco no solo se extienda a lo largo del año, más allá de la algarabía del mayo florido, sino a lo largo y ancho del propio desplante, que ya no es solo patrimonio de bailaoras, sino de mujeres que se ven guapas con trajes que se inspiran en el tradicional vestido de flamenca pero que evoluciona muchísimo más allá de él. Desde las promesas que proponen con valentía, como la palaciega Laura de los Santos, que desfiló la tarde del jueves, hasta las firmas consolidadas que siguen demostrando por qué lo son, como ha hecho este mediodía Ángeles Verano, a sus veinticinco primaveras en la pasión, que es lo mismo que decir la profesión.

En efecto, el jueves trajo Laura de los Santos al Alfonso XIII toda la tierra marismeña en sus vestidos teñidos de olivas gracias a la memoria gustosa de su abuelo y del barrio de Los Palacios y Villafranca que la ha visto crecer, el de la Almazara. La ganadora del concurso de noveles del pasado año ha sorprendido a todos, y no solo a Laura Sánchez que no se mordió la lengua en piropos. Sus últimos modelos, con una línea masculina entallada en el blanco y negro de su colección titulada La Unión, levantaron al respetable, sorprendido con los tejidos de bambula y popelín y una paleta de colores que ya cautivaba por sí sola. De hecho, a Laura le llovieron inmediatamente los halagos y las peticiones.

Manuela Martínez, que la siguió en el mismo salón, trasladó a los asistentes al aire de las tribus africanas con su Safari. Evidentemente el color de la tierra tuvo que ser protagonista, que tuvo su continuidad fascinadora de la tarde en el predominio de un verde bautizado con el nombre de Colibrí a cargo de las diseñadoras Ángela y Adela, que se mantienen fieles a un estilo muy trabajado en los últimos años, con cortes desenfadados e irresistibles.

La noche, Sorprendentemente Flamenca, se hizo en el Alfonso XIII con la propuesta más ecléctica hasta la fecha de Pol Núñez, que revolucionó lo que tuvo al alcance de sus faldas y de un amarillo que convierte en seña de identidad, tantas veces hippie.

‘We Love Flamenco’ se consolida en su VII edición como prólogo de la primavera
Diseño de la colección ‘Pepa’ de Eloy Enamorado.

La jornada la cerraron los más de 20 diseños de Eloy Enamorado, que hace honor a su apellido entre los aires más elegantes y los más sobrios de su colección Pepa, pues todos caben en la paleta de gustos y en esta pasarela tan abierta, incluso a las sedes naturales y a los aires orientales.

Auténtico encantamiento

La última colección de Lola Azahares se titula Encantamiento y pone el acento en las mangas innovadoras, en los puños de camisa y en los volantes verticales que acentúan el volumen y la magia que protagonizó la jornada del viernes. Ángeles Fernández, por su parte, rindió homenaje a las mujeres de su vida y especialmente de su década en la moda flamenca con una propuesta, Auténtica, que inundó la pasarela de tonos malva, rosas y rojos y blancos sobre tejidos de tul y generosos flecos.

Fabiola subrayó a la flamenca más tradicional con un título que lo decía todo: Mis sueños flamencos, una colección que no en vano se inspiraba en la mecenas Cristina Heeren y que abrió sola pasarala abanicos y mantones flecados sobre creaciones de dobles volantes que, en efecto, volaban más allá de todos los tópicos.

La colorida apuesta de Rocío Olmedo, por su parte, se titulaba Son de Cuba y proponía mantones cruzados siempre en complicidad con los lunares, siempre bienvenidos en Andalucía y en el Caribe.

El dúo Pablo Retamero y Juanjo Bernal imaginaron una italiana, Ragazza, que no renuncia en las postrimerías del siglo pasado a los elementos asimétricos de unos tonos especialmente llamativos entre el azul y el violeta.

Uno de los platos fuertes del sábado ha sido las bodas de plata de Ángeles Verano, decididamente enamorada de la elegancia sevillana que no renuncia a todo tipo de valentía más allá de los lunares, aunque también ha levantado expectación -no era para menos- Paco Prieto, Sara Benítez o José Hidalgo, que ha pasado de sus Sevillanas del año pasado a sus Gitanos de este: 42 diseños que no han dejado indiferente a nadie. Mañana domingo todavía habrá amor al flamenco para rato, con Mercedes Dobenal, El Madroñal y Ventura, y ya por la tarde, con el esperadísimo Juan Boleco, Mónica Méndez, Javier Morrajo, Daniel Robles y Rosa Pedroche.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016