miércoles, 14 noviembre 2018
00:32
, última actualización
Clamor de un barrio

Cerco policial en Pino Montano ante la marcha por la seguridad

Seguridad. La Policía detiene al ladrón que asestó siete pinchazos a un menor para robarle el móvil y que fue detonante de las movilizaciones

13 sep 2018 / 21:40 h - Actualizado: 15 sep 2018 / 11:19 h.
  • El dispositivo policial ha realizado controles en las avenidas principales de Pino Montano y actuaciones en el núcleo chabolista del Vacie. / Policía Nacional
    El dispositivo policial ha realizado controles en las avenidas principales de Pino Montano y actuaciones en el núcleo chabolista del Vacie. / Policía Nacional

Pino Montano se echará hoy a la calle para demandar mayor seguridad en un barrio que ya ha podido comprobar que sus reivindicaciones han surtido, de primeras, un efecto inmediato en forma de presencia policial, tanto de agentes locales como nacionales. De hecho, como antesala a la gran movilización, la Policía Nacional detuvo al joven que, presuntamente, apuñaló hasta en siete ocasiones a un menor para arrebatarle un móvil y que desató, primero a pie de calle y, en segundo lugar, en redes sociales, una ola de indignación que ha llevado a la manifestación que recorrerá las calles de Pino Montano en la tarde de este viernes.

La Policía Nacional informó así de la detención de este varón de 17 años, como presunto autor de robos con violencia cometidos en Pino Montano, mientras buscan a otros dos jóvenes, ya identificados, y que actuaban junto al arrestado. Los autores se comportaban de forma violenta y empleaban un arma blanca para amedrentar a sus víctimas, que no dudaban en utilizar si era necesario para conseguir sus propósitos. En uno de los robos, que dio a conocer este periódico, una de las víctimas, un menor de 15 años, recibió hasta siete pinchazos con arma blanca por tres delincuentes en bicicleta y ocurrido en la plaza Entreparques. El detenido ya ha pasado a disposición de la Fiscalía de Menores, que decreto su ingresó en un centro de menores.

La investigación se inició nada más tener conocimiento de los hechos ocurridos a primeros de septiembre, cuando las víctimas, dos menores de edad, fueron abordados por tres personas que con violencia les golpearon hasta hacerse con sus móviles, recibiendo una de las víctimas hasta siete puñaladas en la espalda, por lo que tuvo que ser asistido por los servicios sanitarios en el mismo lugar de los hechos. Además, cometieron otro robo, utilizando el mismo patrón de actuación: intimidaron a sus víctimas, buscadas como en el robo anterior entre menores, con una navaja y les golpearon hasta hacerse con el botín, esta vez una bicicleta. Al ser cometidos los dos robos en el mismo barrios, la investigación se centró en que los autores podían residir y moverse por estas zonas de manera habitual.

Gracias a la descripción física aportada por las víctimas y la continuas diligencias policiales, los agentes encauzaron la investigación hasta conseguir identificar a los presuntos autores; llevándose a cabo la primera de las detenciones el pasado viernes. Sin embargo, su detención se notificó ayer, justo en la previa de la marcha promovida por la Plataforma Vecinal de Pino Montano, de reciente constitución, que hacía un llamamiento «a todo el barrio» para secundar una movilización bajo el lema «lucha por la seguridad, el futuro y la dignidad». Los convocantes, al respecto, inciden en el talante pacífico de la movilizaciones para distanciarlo de aquellos llamamientos, alentados principalmente por redes sociales, que están siendo investigados por ser constitutivos de delito de odio contra las personas sin hogar y, en concreto, sobre el vecino núcleo chabolista del Vacie.

Frente a estas protestas, el Ayuntamiento, en colaboración con la Subdelegación del Gobierno, ha blindado el barrio en un intento de paliar lo que considera «un problema» pero circunscrito en todo caso a «una sensación de inseguridad» más que a un repunte como tal de la delincuencia en Pino Montano. Es más, mantienen la foto fija en la tasa de criminalidad de la ciudad, que ha descendido en el último semestre del año, según los datos de que dispone la Subdelegación del Gobierno en Sevilla.

El dispositivo de seguridad implantado estos días en Pino Montano guarda similitudes con el que se implantó hace unos meses en la plaza del Pumarejo, cuando arreciaron las quejas por los problemas de convivencia entre los sin hogar y los vecinos. Al respecto, el delegado de Seguridad Ciudadana, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, insistió en que no se trata de una medida únicamente de vigilancia policial, sino también aborda otras materias de interés como la asistencia social de las personas sin hogar o el estado de limpieza de las calles.

Cabrera puso el acento en «el esfuerzo» que se está llevando a cabo para mejorar la coordinación con la Subdelegación del Gobierno no solo en zonas como Pino Montano, sino otros barrios en los que se han producido quejas vecinales por los robos. «Estamos coordinándonos con la Subdelegación para equiparar los esfuerzos y darle una mayor eficacia al trabajo que se hace», recalca.

También agradeció tanto a la Policía Local como a la Nacional el trabajo que se hace, teniendo en cuenta «los recursos que hay», y destacó el establecimiento de una mesa técnica entre ambas administraciones para «ir distribuyendo las fuerzas para resolver los problemas puntales que se dan en zonas de la ciudad».


Todos los vídeos de Semana Santa 2016