viernes, 15 febrero 2019
22:29
, última actualización

Los beneficios de la coordinación

Área Sur. El hospital de Valme ha logrado notables avances en varios campos desde 2014, año en el que implantó una nueva manera de abordar los procesos oncológicos

02 feb 2018 / 18:31 h - Actualizado: 03 feb 2018 / 18:25 h.
  • En las cirugías de cáncer de recto, el hospital de Valme utiliza una técnica que minimiza las complicaciones en el paciente . / Fotos: El Correo
    En las cirugías de cáncer de recto, el hospital de Valme utiliza una técnica que minimiza las complicaciones en el paciente . / Fotos: El Correo
  • La quimioterapia intraperitoneal, clave en el cáncer de ovario.
    La quimioterapia intraperitoneal, clave en el cáncer de ovario.

En una lucha sin cuartel como la que se libra contra el cáncer, todo avance cuenta por pequeño que sea. Y así lo entienden y aplican a diario en el Hospital Universitario de Valme, que desde 2014 viene implementando una nueva forma de abordar los procesos oncológicos en la que la clave es la coordinación del trabajo, que se ha organizado en seis grupos, a saber: continuidad, comités de tumores y asistencia externa al Área de Gestión Sanitaria Sur, pruebas diagnósticas, salud mental, vigilancia epidemiológica del cáncer y consejo genético.

Sobre este eje pivota la labor de la Unidad de Gestión Clínica de Oncología Médica, dirigida por Manuel Chaves y que conforman casi una treintena de profesionales: siete oncólogos, cuatro especialistas internos residentes, doce profesionales de enfermería, dos auxiliares administrativos, una celadora y dos técnicos coordinadores de ensayos clínicos.

Un equipo que durante el año 2017 ha realizado 16.000 consultas (7.094 para valoración de tratamientos y 8.980 para revisiones), además de 6.976 sesiones de tratamiento quimioterápico en el Hospital de Día de Oncología, atendiendo a 1.011 pacientes nuevos en todo el año.

La eficacia obtenida durante estos tres años de trabajo coordinado de los profesionales ha deparado grandes beneficios asistenciales, como por ejemplo la consolidación de una consulta específica y protocolizada en cáncer hereditario o consejo genético. Semanalmente está abierta una consulta sobre dos tumores muy prevalentes: mama y ovario. El objetivo de esta consulta es evaluar el riesgo que tienen los pacientes y sus familias de padecer cáncer para que, a partir del conocimiento de los antecedentes familiares y la realización de estudio genético cuando sea necesario, se pueda evitar la aparición de la enfermedad o se consiga el diagnóstico precoz. Anualmente se están estudiando en torno a 115 pacientes y más de 150 familiares.

Un segundo ámbito de mejora es la administración de quimioterapia intraperitoneal, que Valme comenzó a aplicar en 2016. Se trata de una novedosa técnica para el tratamiento del cáncer de ovario que ha demostrado una mayor efectividad frente a la quimioterapia intravenosa. El responsable del área de Oncológica Ginecológica, José Fuentes, destaca que «la quimioterapia intraperitoneal no está exenta de riesgos y no es válida para todas las mujeres». La administración directa de la quimioterapia en la cavidad abdominal a través de un catéter tras la resección completa de la enfermedad logra una exposición mayor y durante más tiempo de las células tumorales con el fármaco, por lo que se consigue eliminar las diseminaciones microscópicas del tumor y minimizar el riesgo de recaídas.

Por otra parte, este centro sanitario es pionero en España en la consolidación de una técnica diagnóstica de alta resolución en cáncer de mama: la mamografía digital con realce de contraste, que acorta los tiempos de espera diagnósticos y optimiza la programación terapéutica.

MAMOGRAFÍA DIGITAL

Aplicada desde hace cinco años, Valme ha sido junto al madrileño hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares los dos primeros hospitales públicos que la han desarrollado en nuestro país. El responsable de la Unidad de Diagnóstico por la Imagen de la Mama, Fausto Rubio, explica que «supone una clara disminución del número de falsos positivos y evita en muchos casos biopsias innecesarias».

Además, la Unidad de Patología Mamaria del hospital sevillano ha asumido la coordinación de una nueva prestación pública que a finales del pasado año se incluyó en la cartera de servicios sevillana: la micropigmentación mamaria, que viene a completar el proceso de reconstrucción de la mama en aquellas mujeres que han sufrido un proceso oncológico, suponiendo un aumento de su autoestima y una mejora de la calidad de vida a través de la recuperación de su imagen corporal.

Por último, Valme ha innovado en cirugía de cáncer de recto a través de la técnica del implante profiláctico de una malla por vía laparoscópica. La Unidad de Cirugía Colorrectal estableció el año pasado un protocolo innovador que consiste en prevenir la formación de la hernia y evitar una segunda cirugía a través de la implantación de una malla durante la primera intervención del recto, además por vía laparoscópica, opción mínimamente invasiva frente a la cirugía abierta.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016