lunes, 20 noviembre 2017
18:53
, última actualización
Radiografía a las zonas verdes

Ni vandalismo ni conciertos

Los barrios alertan de la «amenaza crónica» de los vándalos y de la «agresión» que supone celebrar conciertos y velás dentro de los parques sevillanos

16 sep 2017 / 22:16 h - Actualizado: 17 sep 2017 / 20:03 h.
  • La plataforma ciudadana critica que se celebren eventos en los parques, como la velá del distrito Sur en el Celestino Mutis. / El Correo
    La plataforma ciudadana critica que se celebren eventos en los parques, como la velá del distrito Sur en el Celestino Mutis. / El Correo
  • Así quedaba la fuente vandalizada en los Jardines de Murillo. / El Correo
    Así quedaba la fuente vandalizada en los Jardines de Murillo. / El Correo
  • Estado que presentan varias zonas del Jardín Americano. / El Correo
    Estado que presentan varias zonas del Jardín Americano. / El Correo

El cuidado de los parques y jardines suele estar en la agenda reivindicativa de las asociaciones vecinales de Sevilla. Más limpieza, mantenimiento del arbolado y otras especies vegetales, reformas de las infraestructuras y caminos, más vigilancia para evitar sobresaltos a los usuarios... Son algunas de las quejas que más se repiten en torno a los más de 2.500.000 metros cuadrados de zonas verdes que hay repartidos en el núcleo urbano.

La plataforma ciudadana por los Parques, los Jardines y el Paisaje de Sevilla lleva años apelando a la sensibilidad de las administraciones –y también a los propios ciudadanos– para conservar estos espacios, «fundamentales», para contrarrestar «los nocivos efectos de la contaminación» a los que están sometidas las ciudades. El problema, explican, viene de años atrás. «No hay una sensibilidad verde en los políticos sevillanos. Existe un abandono histórico por parte de las distintas corporaciones. Los parques y jardines adolecen de cariño municipal», advierte el portavoz de la entidad, Jacinto Martínez.

Como consecuencia, detallan esta y otras asociaciones vecinales, hay «continuos problemas de vandalismo» porque, aseguran, «no hay una implicación política real que evite la falta de vigilancia» en estos enclaves, algunos históricos, como los Jardines de Murillo. En este céntrico espacio, señalan, se ha registrado «el último atentado» al «patrimonio verde» de la ciudad. Hace solo unas semanas, la plataforma de los Parques y Jardines denunciaba que unos vándalos habían reventado una de las fuentes de este visitado parque de la ciudad. Pese a su queja pública —con fotografías que reproducimos en este reportaje–, lamentan que «todo siga igual» y que «no se haya reparado». «El vandalismo es una amenaza crónica que, en mayor o menor medida, afecta a todas las zonas verdes. No hay nada para atajarlo. Llevamos 15 años reclamando la puesta en marcha de la policía verde pero nuestra voz clama en el desierto... Hay que tener en cuenta de que el turismo es la principal industria de Sevilla, y si no se conserva nuestro patrimonio artístico, se perderá esta fuente de ingresos», inciden los vecinos más sensibilizados.

Ante esta situación, señalan además que la subsanación de los daños se suele demorar en el tiempo. «Como siempre, lo último es atender los parques. Será porque no hay votos», coinciden en criticar las distintas asociaciones.

Pero hay más. Las entidades vecinales concienciadas con el arbolado y «la avifauna» que se genera en estos entornos naturales, la irrupción de «una nueva agresión»: la celebración de eventos dentro de los parques y jardines, que «ponen en peligro su conservación». Por este motivo, proponen «evitar las actividades lúdicas, conciertos y veladas en los jardines del Prado, las Delicias y el parque Celestino Mutis». En este último espacio, la plataforma ciudadana se queja de que este fin de semana se haya programado la velá del distrito Sur. «Ninguna otra ciudad se plantearía montar una velá en un parque didáctico que tiene 20 años de historia y que cuenta con especies procedentes de la Exposición del 92. Llevan un par de años haciéndolo, y cada vez lo están deteriorando más».


Caso del Jardín Americano

Como máximo exponente del «abandono» de zonas verdes señalan el Jardín Americano. Allí, dicen, se amontona la basura, hay botellonas, candelas... «Es una pena que un legado de la Expo’92 esté así. En 2011 se invirtió un dinero para recuperarlo pero desde entonces no se ha tocado más. No hay voluntad de arreglarlo y su situación es alarmante», concluyen desde la plataforma ciudadana por los Parques y Jardines de Sevilla.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016