miércoles, 21 agosto 2019
09:20
, última actualización

Todos los caminos lleva(rá)n hasta Santa Justa

Comunicaciones. La estación de tren será el gran intercambiador de transportes en el que confluirán la ampliación del tranvía y la conexión con el aeropuerto

04 nov 2017 / 21:12 h - Actualizado: 04 nov 2017 / 21:13 h.
  • Con la puesta en marcha de la conexión ferroviaria con el aeropuerto y la ejecución de la ampliación del tranvía, Santa Justa se convertirá en el nudo de transportes que prevé el PGOU de la ciudad. / Jesús Barrera
    Con la puesta en marcha de la conexión ferroviaria con el aeropuerto y la ejecución de la ampliación del tranvía, Santa Justa se convertirá en el nudo de transportes que prevé el PGOU de la ciudad. / Jesús Barrera

Un cuarto de siglo después de su inauguración al calor de la celebración de la Expo 92, la estación de Santa Justa está llamada a convertirse en el eje principal del futuro de la política de transportes de la ciudad. El objetivo que se persigue desde el Ayuntamiento, con la anuencia de las demás administraciones, pasa por su configuración –tal y como se recoge en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU)– como un gran nodo en el que confluyan dos de las principales apuestas en materia de movilidad para las que el gobierno municipal ha dado ya los primeros pasos: la ampliación del Metrocentro y la conexión ferroviaria entre la propia estación y el aeropuerto. De este modo, San Pablo y el Casco Antiguo –un trazado habitual para los turistas que visitan Sevilla, sobre todo de origen internacional– estarán conectados por Santa Justa. Un centro de transportes que, por otro lado, seguirá siendo esa puerta de entrada a la ciudad para quienes llegan desde los principales municipios de la provincia en el Cercanías.

Ninguno de estos dos proyectos tiene, por ahora, una fecha definitiva para su puesta en marcha, aunque sí algunas estimaciones temporales. En una entrevista concedida recientemente a El Correo de Andalucía TV, el alcalde de la ciudad, Juan Espadas, se fijaba como objetivo que antes de que finalizara el mandato actual en mayo de 2019, las obras para la ampliación del tranvía debían estar iniciadas, al menos en el tramo entre la estación de San Bernardo –su actual parada final– y las inmediaciones del centro comercial de Nervión Plaza. Algo bien distinto será la fecha exacta en la que el trazado completo de 1,8 kilómetros estará habilitado en su totalidad, para lo que habrá que esperar como mínimo hasta bien entrado el siguiente mandato en el Consistorio.

La ampliación se acometerá por la avenida de San Francisco Javier, aprovechando la amplia zona ajardinada que discurre actualmente por el centro de la vía y que divide los carriles de ambos sentidos de circulación. En este espacio se creará además una gran zona verde que está llamada a aliviar las consecuencias negativas que genera el intenso tráfico diario. A lo largo de todo el recorrido se habilitarán, además, hasta cuatro nuevas paradas cuyo objetivo es dar respuesta a las necesidades de los más de 2,5 millones de viajeros al año que, según las previsiones de Tussam, se estima que harán uso del Metrocentro una vez que se ejecute definitivamente su ampliación hasta Santa Justa.

Pero para que este proyecto sea una realidad habrá que esperar todavía. Como muy pronto hasta el año 2020. Antes se espera que pueda estar en marcha la otra gran apuesta ferroviaria para la mejora de la movilidad en la ciudad. Se trata de la conexión a través del tren de la estación de Santa Justa con el aeropuerto de San Pablo. Un medio que incrementaría las posibilidades de transporte de las miles de personas que anualmente llegan en vuelos a Sevilla y que solo encontraban como alternativas el uso del taxi, con precios por trayecto muy elevados, o un autobús cuya excesiva frecuencia de paso provoca a diario la desesperación de los usuarios.

Los presupuestos de inversión de la Junta de Andalucía para el año 2018, que han sido aprobados recientemente con el voto a favor del PSOE y Ciudadanos, incluyen una partida para el desarrollo de este proyecto ferroviario, aún en una fase muy embrionaria. En concreto, las cuentas andaluzas incluyen una cantidad para el inicio de las actuaciones administrativas en las que se debe determinar cuáles deben ser las características de esta conexión, sin revelar aún más detalles –ni formales ni temporales– de este plan.

Se trata ahora de comenzar con los trabajos que permitan la elaboración del Pliego de Prescripciones Técnicas «en base a las cuales se procederá a la licitación del Estudio de Alternativas para la conexión ferroviaria entre Santa Justa y San Pablo». Al menos eso era lo que indicaba el documento que pactaron el pasado mes de septiembre los grupos políticos de PSOE y Cs en el Parlamento de Andalucía. Un estudio que, tal y como se indice en el acuerdo en cuestión, realizará una estimación de la demanda de usuarios de esta línea ferroviaria y, en función de la misma y de otros condicionantes técnicos, se determinará el modo de transporte ferroviario más adecuado.

Lo único claro a estas alturas es que el proyecto tiene el respaldo total de las tres administraciones, tanto del Estado como de la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla. Un apoyo que deberá traducirse en un aporte económico que haga viable esta conexión ferroviaria entre ambos espacios. Su necesidad para más que contrastada, toda vez que el incremento de las cifras de turistas unidas a la apuesta de Sevilla como ciudad para celebrar grandes congresos hacen necesaria una alternativa que vaya más allá de la conexión actual por carretera.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016