lunes, 10 diciembre 2018
18:37
, última actualización

Virguerías para salvaguardar la memoria

Itálica y Museo Arqueológico. El director general de Bienes Culturales y el presidente de la Diputación valoran el papel de los grandes epicentros de la conmemoración, pendientes de reformas prometidas

10 ene 2018 / 17:04 h - Actualizado: 11 ene 2018 / 13:09 h.
  • Anfiteatro de Itálica, el icono por antonomasia del conjunto arqueológico de Santiponce en el que nacieron los emperadores Trajano y Adriano y que ahora se postula como patrimonio de la humanidad. / El Correo
    Anfiteatro de Itálica, el icono por antonomasia del conjunto arqueológico de Santiponce en el que nacieron los emperadores Trajano y Adriano y que ahora se postula como patrimonio de la humanidad. / El Correo

«Tendríamos que haber hecho un gran esfuerzo», afirma el director general de Bienes Culturales y Museos de la Junta de Andalucía, Marcelino Sánchez, cuando se le pregunta si realmente está satisfecho con la forma en que se ha celebrado la efeméride de Trajano y Adriano. «Los tiempos no acompañan para hacer muchas virguerías», admite, «pero creo que las cosas no por más grandes tienen más valor. Y en este sentido puedo decir que el trabajo que se ha hecho tiene para mí un valor importantísimo. El equipo del Museo Arqueológico de Sevilla ha sido capaz de imbricarse, de crear alianzas con las universidades, con las líneas y centros de investigación, para estar presente como una institución viva y dinámica. Y ha participado no solamente como sede de actividades propias del museo, sino que ha incentivado que se genere investigación, difusión, de una manera más que notable. La alianza del Museo Arqueológico de Sevilla, con el apoyo de la Consejería de Cultura más la Pablo de Olavide más la Hispalense, ha hecho posible que los equipos de investigación que están trabajando de forma puntera sobre esta mirada y este momento de la historia hayan conseguido que grandísimos especialistas del mundo hayan estado aquí tanto en el coloquio dedicado a generar ese debate como a poner en un formato menos rígido encima de la mesa la información, por dónde tendría que seguirse, qué se sabe y qué no».

El coloquio celebrado en mayo y coordinado por Julián González, de la Universidad de Sevilla; el congreso internacional De Trajano a Adriano que se desarrolló en octubre; el audiovisual de próxima emisión y la exposición que aún se puede visitar en el Museo Arqueológico sobre Adriano han supuesto, según Sánchez, ese «revulsivo» que Sevilla quería aportar a la conmemoración. En todo ello, el responsable de Bienes Culturales y Museos pone por delante la labor del Museo Arqueológico, «aportando ideas, organizando, dándole un perfil adrianeo y traianeo a muchas de las actividades comunes: las visitas a los sitios adrianeos, excursiones a Itálica y Munigua, la pieza del mes dedicada a la conmemoración... esas cosas tienen un valor extraordinario. Porque al mismo tiempo se siembra futuro, se está haciendo investigación, se están proponiendo nuevos frentes de conocimiento y se está consolidando una institución fundamental para Sevilla que es el Arqueológico». O sea, «una excelente carta de presentación que merece una valoración más que positiva».

Sobre la ralentización de la reforma del Museo Arqueológico prometida por el Gobierno para 2019 sobre planos de Guillermo Vázquez Consuegra –y anunciada en septiembre pasado, sin que aún se sepa nada aparte de la voluntad de Madrid de que salga más barata de los 35 millones de euros previstos–, Marcelino Sánchez lo tiene claro: «Yo no sé exactamente si se están poniendo frenos, porque creo que parte de la lealtad institucional tenemos que mantenerla, pero más que frenos es que las circunstancias de inversión en las que estamos inmersas las administraciones públicas hacen que las cosas sean más lentas de la cuenta. Yo quiero pensar que la inversión prevista se pondrá en marcha más pronto que tarde, y espero que dentro de poco tiempo, como nos dijeron, puedan anunciar las fechas y las fases de la inversión prevista, porque es verdad que el Museo necesita esa inversión, y que aunque sigue siendo una institución formalmente dignísima es verdad que hay cosas que cantan y que necesitan ser totalmente renovadas y remodeladas. No manejo ningún dato nuevo, desgraciadamente. Lo que sí que procuramos, en la parte que a mí me corresponde que es más técnica y de gestión, es pedir en los encuentros que agilicen y que impulsen porque realmente es decisivo que se ponga en marcha esa inversión cuanto antes».

Hablando de Trajano y Adriano, si un pilar de esta historia es el Arqueológico, el otro es Itálica; un conjunto arqueológico que lleva décadas arrastrando el problema de la insuficiencia del personal y de inversiones, y del que se dijo el año pasado que iba a haber una remodelación en breve de la que no se volvió a hablar. «Sobre esto sí que puedo decir», intervino el director general, «que en semanas estaremos en disposición de poder empezar la obra. No sé decir exactamente cuánto tiempo, porque los tiempos administrativos los carga el diablo y son siempre circunstancias que no dependen de la voluntad política. La voluntad política ya la expresó el consejero hace unos meses anunciando que para finales de año y primeros de este 2018 en Itálica iba a haber obras, y yo confirmo que esa hoja de ruta se está cumpliendo y que en muy poco tiempo, efectivamente, habrá una empresa haciendo un trabajo por importe de casi 330.000 euros en el sector oeste y en el entorno de la puerta libitinaria del Anfiteatro. O sea, que va a ser una inversión bastante potente que va a empezar de inmediato».

Aun siendo importante la inversión, eso no solventa los problemas de plantilla, «Siempre se necesita mucho más personal», reconoce Sánchez. «La imposibilidad de ampliar plantilla que tenemos por las restricciones de absoluta cerrazón del Ministerio de Hacienda de que las administraciones públicas incrementen personal, y la decisión de priorizar absolutamente Sanidad y Educación por parte de la Junta de Andalucía en ese contexto, lo que se está produciendo es un esfuerzo de gestión por parte de la Consejería de Cultura para que efectivamente los problemas que puedan ir surgiendo se atiendan de la mejor forma posible. Nos gustaría disponer de una RPT [relación de puestos de trabajo] completa, de todos los recursos que sabemos que reclama colocar a Itálica con el ciento por ciento de satisfacción. Pero yo creo que tenemos que reconocer que no es posible en estos momentos, siempre sabiendo que cuando se abre la puerta de Itálica sí estamos seguros de que la satisfacción de nuestros visitantes es plena, y estamos también seguros de que somos capaces de atender cualquier incidencia que pueda surgir en cualquier momento, porque estamos preparados y hay recursos suficientes para ello».

Relación estrecha

Al hablar de Itálica, hay otro nombre que aparece además del de la Consejería de Cultura, y es el de la Diputación de Sevilla. Ahora, la institución provincial vuelve a aparecer bajo el foco por su apoyo a la candidatura del conjunto arqueológico a la lista de la Unesco del patrimonio de la humanidad, emprendida en 2014 por la Fundación Itálica de Estudios Clásicos y relanzada en 2017 con entusiasmo por Civisur, la Unión Cívica del Sur de España. Pero a Fernando Rodríguez Villalobos no se le pasa por alto el hecho de que la Diputación, que él preside, fue en los años setenta y primeros ochenta la que se hizo cargo del yacimiento de Santiponce cuando aquello era lo que popularmente se conocía como las ruinas de Itálica. Una denominación absolutamente nada prometedora.

«Nuestra relación con Itálica está más que acreditada y es muy estrecha», insiste Rodríguez Villalobos, quien defiende que su institución «aportó en aquel momento una estructura estable de gestión que se trasladó a otros puntos de España, porque fue una gestión pionera». Con respecto a Itálica, la apuesta de la Diputación pasan por conciliar los intereses del yacimiento como tal con los propios de la población de Santiponce, donde se inscribe; la difusión de una nueva imagen del conjunto arqueológico abierto a actividades de interés general y, por fin, impulsar la cooperación y colaboración de todos los concernidos, en particular los organismos públicos, a favor de la estrategia de Itálica.

Pero los logros más vistosos de la Diputación con el conjunto arqueológico han sido y siguen siendo dos: el Festival Internacional de Danza y el Cross de Itálica. «Esos son los dos referentes por los que nos conocen en muchísimos puntos del mundo», dice el presidente. Junto a ello, «en el 2014 fuimos, si no la primera, una de las primeras instituciones públicas que se adhirieron a la Fundación Itálica de Estudios Clásicos para iniciar la tramitación para declarar patrimonio de la humanidad ese conjunto de Itálica. Luego, en 2017, lo retomamos con ocasión de los 1.900 años de la muerte de Trajano de la mano de Civisur».

Pero si se deja a un lado lo hecho y se mira lo que queda por hacer, Rodríguez Villalobos preferiría para este siglo XXI «situarse en una nueva dimensión, más sostenible, y convertir ese punto en un foco no solo en el ámbito cultural sino desarrollar económicamente aquello», metiéndole «la coletilla de turismo cultural», para promover internacionalmente las visitas, «al calor de la cultura, que tenemos aquí una joya a dos pasos de Sevilla capital». Pero no solo turismo. «Yo quiero que los chavales de los pueblos vengan a conocer este conjunto y que sea una actividad más relacionada con la educación y con la formación que otra cosa».


Todos los vídeos de Semana Santa 2016