martes, 11 diciembre 2018
00:07
, última actualización

Cenáculos de invierno

El toreo entretiene la invernada –este mundillo sólo tiene dos estaciones- pendiente de lo que se comenta en sus esquinas. En los siete días que quedaron atrás se volvió a hablar del bombo de Casas y las discrepancias que genera en el sector. Hay marejadas de fondo –la entretela es el tema económico- que Ramón Valencia confirmó en una extensa entrevista concedida a este medio

26 nov 2018 / 12:47 h - Actualizado: 26 nov 2018 / 12:57 h.
  • Cenáculos de invierno

Noticias para comenzar la semana.

El lunes se estrenaba, en clave taurina, con la concesión de la Oreja de Oro de Radio Nacional para Andrés Roca Rey. Era de cajón. El inminente mariscal del toreo se la había ganado a pulso aunque el galardón, que suma ya más de medio siglo, ya no goce de la extraordinaria repercusión y trascendencia que lo adornó en otros tiempos. Ojo, el premio se ha hecho extensivo de manera extraordinaria al rejoneador Diego Ventura que ha cuajado una apabullante temporada –la vigésima de su carrera- en la que puede anotar dos hitos fundamentales a pesar del vacío de ciertas empresas y un ilustre compañero que quiere dejar el cortijo a su retoño. Hablamos del rabo cortado en San Isidro y la triunfal encerrona de otoño, que han terminado de coronar al jinete de La Puebla del Río como número uno indiscutible de una especialidad en la que ahora no tiene rival. No nos olvidamos del aspecto ganadero, que ha realzado el papel de la vacada de Fuente Ymbro gracias a la lidia del famoso ejemplar que elevó el papel de Diego Urdiales después de pasar por el famoso bombo de Simón Casas. Esa bola sí venía premiada. Y hablando del torero riojano: pasó por las jornadas organizadas en la cátedra Sánchez Mejías de Sevilla dejando sensación de parco de palabra. Después se le ha visto por los Madriles, confirmando que ya ha amarrado con Monsieur Casas su participación en San Isidro incluyendo honorarios y ganaderías. Lo ha hecho, eso parece, escapando del bombo (y los platillos) que el productor ha asegurado reeditar para la isidrada de 2019. No se lo cree ni él...

Matilla abandona la cúpula de ANOET

Hay noticias que refuerzan las dificultades para implantar ese sorteo de toreros y ganaderías que podría acabar sirviendo –si llega el caso- para colocar a los coletudos más menesterosos o necesitados de gestos o gestas que les hagan saltar de órbita. Una de esas últimas noticias, adelantada en el diario digital El Español, es la salida del taurino Toño Matilla –flamante mentor de Morante- de la cúpula directiva de ANOET, la entidad que agrupa a los pesos pesados del empresariado taurino. El mismo diario ubica el portazo, precisamente, en las diferencias del controvertido apoderado con el propio Casas por el dichoso bombo. El asunto ha caído como una bomba entre las primeras figuras del escalafón que, eso es seguro, no pasarán ese fielato. Se avecinan curvas, que sólo pueden conducir –si el francés permanece en sus trece- a una feria de San Isidro de dos velocidades. Pero hay que leer más allá del bingo del productor. El verdadero problema podría venir con la pela: se trata de abaratar el presupuesto manteniendo el interés con estos fuegos artificiales. En otoño, para qué negarlo, salió bien. Pero una historia puntual no es solución de nada ni apuesta de futuro. Ni más ni menos. El rollo del bombo sólo pretende dotar de cierto argumento demagógico a la feria ante la más que previsible ausencia o plante de los grandes, que no verán poner su nombre en una bolita. Tenemos asegurado un buen culebrón invernal. Promete ser entretenido.

A propósito de una entrevista

Vamos concluyendo el Observatorio Taurino de estos postreros días del mes de los difuntos y las castañas humeantes. Lo hacemos recordando la entrevista que –en dos partes- publicó este diario digital el pasado fin de semana. Ramón Valencia hablaba de “reestructuración” de un sector en el que cada vez ganan más los menos. El asunto ha causado una llamada a capítulo de los grandes patronos del sector pero será difícil poner el cascabel a este gato. El asunto de fondo es el altísimo caché de los primeros tenores, la eterna canción de lo que se percibe y lo que se general. Para el resto de la tropa hay migajas y las cuentas no cuadran en carteles de campanillas mientras sigue cayendo el apoyo de los abonos menguantes. Valencia también confirmó el esquema de la próxima Feria de Abril, que caerá íntegramente en mayo haciendo coincidir el arranque del ciclo continuado con el largo puente festivo que puebla de madrileños esta orilla del Guadalquivir. La intención de la empresa Pagés es que tenga reflejo en la programación del ciclo abrileño, que comienza su serial continuado el primero de mes. Y bajamos el batiscafo hasta dentro de una semana. Eso sí, recordando que la familia taurina sevillana tiene una cita este miércoles a las plantas de la Virgen de la Caridad. La hermandad del Baratillo organiza la misa y posterior convivencia de las huestes del toro para dar gracias por el buen fin de la temporada que se fue. También toca pedir por los que han sufrido los rigores de la profesión. En el recuerdo más inmediato, la situación de Paco Ureña. El murciano ha renunciado a una nueva operación que mejoraría la estética del ojo que ha quedado ciego. El objetivo es acelerar la vuelta a los ruedos. Se le desea la suerte que merece. En siete días estamos aquí.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016