domingo, 16 diciembre 2018
00:18
, última actualización

Daniel de la Fuente: la hora de la verdad

El joven aspirante de La Puebla del Río afronta esta noche un paso trascendental en su incipiente carrera. Debuta con picadores en la plaza de la Real Maestranza que fue el escenario de su victoria en el ciclo de promoción de nuevos valores celebrado de 2017

13 jun 2018 / 20:44 h - Actualizado: 14 jun 2018 / 11:26 h.
  • El joven novillero de La Puebla se ha concentrado estos días en la placita de Guillena para preparar el compromiso de hoy. / Foto: Archivo A.R.M.
    El joven novillero de La Puebla se ha concentrado estos días en la placita de Guillena para preparar el compromiso de hoy. / Foto: Archivo A.R.M.

TAGS:

Daniel de la Fuente encara todos los días los primeros kilómetros de la Ruta de la Plata para encerrarse con su guardia de confianza en la placita de Guillena. El recoleto coso ha sido su cuartel general para preparar el trascendental paso que dará hoy en Sevilla.

—El toreo está lleno de fronteras. La de esta noche, hasta ahora, es el más importante que va a cruzar.

—Hasta este momento es el paso más importante de mi carrera profesional. Estoy ilusionado y responsabilizado porque sé que hoy deben pasar cosas para realzar mi trayectoria y llegar a donde quiero llegar.

—Vuelve a cruzar la calle Iris vestido de torero. La última vez lo hizo a hombros .

—Lo del año pasado de las nocturnas ya es pasado. Los aficionados lo vivieron intensamente pero ahora toca afrontar un nuevo día y dos nuevas faenas. Lo que ahora espero es salir de la plaza por otra puerta distinta...

—Entonces no falló el ansia de triunfo pero tampoco el apoyo de su gente.

—Todos los toreros queremos tener seguidores. Ese apoyo se siente en la plaza y es muy gratificante que gente de La Puebla, Sevilla o de Guillena se sienten identificados contigo. Es una de las cosas más bonitas de este mundillo.

—En ese apartado hay que incluir el universo humano de los aficionados prácticos.

—Es una gran familia. Me alimento de ellos y tengo un apoyo incondicional. Hay aficionados prácticos por toda España y por muchas partes del mundo. El año pasado no faltó alguno de ellos en todos los sitios que pisé.

—Sería importante trasplantar el ambiente de las novilladas de promoción a los festejos de abono.

—Esas novilladas de julio se han convertido en un acto social. Los jóvenes lo tienen como un capítulo más de su agenda de ocio, echan la noche allí... Creo que la empresa ha intentado hacer lo mismo en junio y espero que la gente responda. La asistencia de público a las novilladas picadas, en cualquier caso, ha aumentado este año.

—¿El debut en Sevilla ha sido deseado? ¿Le hubiera gustado comenzar antes?

—Uno es torero y lo que quiere es estar vestido de luces cuanto antes. Decidimos debutar directamente este año y prescindir de los festejos sin caballos pero si hubiera sido por mí habría encarado antes el debut. Las circunstancias son como son. Ahora toca aprovecharlas bien.

—¿Va a estrenar el vestido que le regaló la Maestranza?

—No lo sé, la verdad. El otro me trajo mucha suerte en su momento. Ya veremos qué siento cuando llegue la hora.

—¿Le ha visto la cara al toro este invierno? ¿Cómo es?

—La preparación ha sido buena e intensa. No sabría explicarlo pero las veces que me he puesto me he sentido a gusto. Embisten más despacio, tienes que esperarles, tirar de ellos y templarlos para emocionar a la gente.

—¿Sentía inquietud antes de dar ese paso trascendental?

—En el campo estás más tranquilo pero también tienes que mentalizarte bien. Eres humano y te asaltan dudas pero gracias a la mentalización eres capaz de apartarlas. Alguien dijo que la duda mata y es importante dejarlas a un lado para que todo fluya lo mejor posible.

—Son momentos de reafirmarse como torero. De tener claro a dónde quiere encaminar su futuro.

—Es que en realidad yo no he hecho nada aún en el toreo; no he conseguido nada pero es lo que quiero y busco. Por lo que entreno todos los días: quiero ponerme delante del toro y estar en la ferias. Tengo que seguir dando pasos importantes.

—La victoria del ciclo de promoción debió ser un punto de inflexión para tomarse las cosas en serio.

—Intento involucrarme al máximo en todo lo que emprendo. Cuando estoy estudiando quiero ser el mejor y desde que estoy en el mundo del toro, igual. Peleo por lo que quiero. No hay plan A ni plan B. Tienes que estar concentrado en lo que haces. Un santo dijo «haz lo que debes y estate en lo que haces». Creo que refleja muy bien lo que debe ser el día a día de una persona.

—¿Cómo ha vivido estos días de preparación?

—Un amigo me preguntaba el otro día cómo podía enfrentarme a esto en época de exámenes. Lo he hecho centrándome en el día a día y haciendo lo que tengo que hacer en cada momento, dejando que el tiempo pase hasta hoy. Aunque parezca mentira, la concentración en el estudio también sirve para mentalizarte en el toreo

Un entorno bien engrasado

Su nombre acaparó los titulares taurinos del verano taurino sevillano. Daniel de la Fuente, El Liqui para sus íntimos, había ganado el ciclo de promoción estival. Era un magnífico trampolín para pensar en empresas mayores. Daniel cuenta con un entorno profesional perfectamente engrasado en el que operan Rafael Peralta, Ignacio Moreno de Terry y Emilio Rivero. Ese equipo está reforzado por el empresario Antonio Garzón. En la trastienda, el novillero cuenta con el calor del Club de Aficionados Prácticos que dirige Eduardo Dávila Miura. No le faltará apoyo. La siguiente palabra es suya.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016