sábado, 19 enero 2019
22:32
, última actualización

Doce campanadas taurinas para la temporada 2018 en Sevilla

Salvamos doce acontecimientos –dentro y fuera de la plaza de la Maestranza- que han jalonado la temporada y el año taurino que está a punto de expirar en clave hispalense.

30 dic 2018 / 10:37 h - Actualizado: 30 dic 2018 / 18:14 h.

TAGS:

Primera campanada, 19 de febrero. Diego Ventura lanza un órdago a los Pagés

El rejoneador de La Puebla del Río decidió encerrarse en solitario en la plaza de Espartinas después de quedar fuera de la cartelería de la Feria de Abril. El desencuentro con los Pagés giraba en torno a la corrida de Fermín Bohórquez reseñada por la empresa, que quedaba lejos de las aspiraciones del jinete cigarrero, decidido a afrontar la lidia de otros encastes. El reto de Ventura se consumó el mismo día y a la misma hora que se celebraba el habitual festejo ecuestre de la programación abrileña. El rejoneador acaparó toda la atención, llenó el coso espartinero y se impuso a la climatología y las condiciones de los toros para sellar un gran triunfo. Sería uno de los primeros de una temporada histórica en la que, sin doblegar a ciertas empresas y el veto de algún compañero, logró un doble hito en la plaza de Las Ventas: cortar un rabo y encerrarse en solitario. La pregunta es ¿estará?

Doce campanadas taurinas para la temporada 2018 en Sevilla

Segunda campanada, 1 de abril. Comienza el ‘efecto’ Roca Rey

La corrida del Domingo de Resurrección volvía a oficiar de apertura de la temporada maestrante. A pesar de la ausencia de Morante la expectación era máxima. Antonio Ferrera –triunfador del año anterior- acompañaba a Manzanares y Roca Rey en la lidia de un encierro de Victoriano del Río. Y fue, precisamente, el joven paladín limeño el que acabó acaparando los titulares de aquella tarde. Era uno de los primeros compromisos de la temporada en la que Roca se ha convertido en nuevo rey indiscutible de la torería. La larga agonía del tercero le impidió cortar el segundo trofeo que habría subrayado la importancia de su faena. La oreja lucrada, seguramente la más cara de toda la temporada sevillana, también marcó el comienzo del ‘efecto’ Roca Rey.

Tercera campanada, 7 de abril: Adiós al Centauro de La Puebla

Con la desaparición de Ángel Peralta se ponía fin a una vida vivida a caballo. El luto por la muerte del polifacético rejoneador, jinete, ganadero y escritor de La Puebla del Río desbordó ampliamente los moldes del mundillo taurino. Peralta, de alguna manera, pertenece al imaginario popular de varias generaciones de españoles. Lideró aquel grupo de rejoneadores llamado ‘Los cuatro jinetes del apoteosis’ en unión de su hermano Rafael, el jerezano Alvaro Domecq Romero y el portugués José Manuel Lupi. El llamado Centauro de la Puebla, que estaba en posesión de la Medalla de Oro de las Bellas Artes, fue además el verdadero catalizador de la creación del festejo exclusivamente ecuestre que ya forma parte de cualquier feria del calendario taurino.

Doce campanadas taurinas para la temporada 2018 en Sevilla

Cuarta campanada, 11 de abril: El momento de Pablo Aguado

Se lo jugaba a un único cartucho, con la corrida de Torrestrella y en el primer festejo del ciclo continuado de la Feria de Abril. Pero Aguado, que cumplía su segunda tarde como matador después de tomar la alternativa en la misma plaza, no falló. Más allá de la oreja cortada se habló de su proyección: entregado, templado y natural con el mejor lote del envío de Álvaro Domecq. Lo confirmaría fuera de Sevilla en las pocas oportunidades que le han dado y lo rubricaría en el otoño madrileño. El joven matador sevillano, a pesar de haber toreado tan poco, comenzará la temporada 2019 con vitola de torero clásico, esperado por los aficionados. Ésa será su ventaja, pero también su gran exigencia. De él depende.

Quinta campanada, 16 de abril. El Juli indulta a ‘Orgullito’, el gran toro de Garcigrande.

El pasado ciclo abrileño entró en la historia gracias al indulto de ‘Orgullito’, el célebre toro de Garcigrande que embistió con bravura ‘posmoderna’ en el capote y la muleta del mejor Juli. Son las cosas del toreo. El diestro madrileño había bajado a su propio infierno hace algo más de un lustro, en esta misma plaza y con un toro de Victoriano del Río que le infirió una de las cornadas más graves de su vida. La providencia quiso que fuera un animal de otro de sus hierros predilectos, cinco primaveras después, el que le elevara al cielo en una grandiosa actuación que ya forma parte de los anales del coso. Fue la cumbre personal de una campaña en la que el precoz maestro cumplía su vigésimo aniversario de alternativa.

Doce campanadas taurinas para la temporada 2018 en Sevilla

Sexta campanada, 22 de abril. Pepe Moral tampoco falló con la de Miura

El tercer triunfador del ciclo abrileño, otro año más, fue Pepe Moral. Ya había cortado una oreja a la corrida de Las Ramblas –en un festejo desambientado y varado en tierra de nadie- gracias a su excelso toreo al natural. Pero salió resuelto a triunfar en la miurada sorteando, además, el mejor lote del envío. Se llevó dos orejas que estuvieron a punto de ser tres. A partir de ahí, su papel volvió a cotizar al alza. Pepe Moral ha logrado concluir la temporada más completa de su carrera afianzando su nombre en el circuito de las corridas duras. Tiene calidad para otro tipo de hierros pero ha escogido el camino más recto en este tiempo de recesiones.

Doce campanadas taurinas para la temporada 2018 en Sevilla

Séptima campanada, 12 de mayo: Morante ‘reaparece’ en Jerez.

En realidad no se trataba de ninguna vuelta. Pero el diestro de La Puebla escenificó el inicio de la temporada 2018 rodeándolo de aura de reaparición. Fue en Jerez, acartelado junto a Juan José Padilla y José María Manzanares en una tarde de máxima expectación en la que toda la atención la acabó acaparando la despedida del Ciclón en el ruedo de su tierra. Morante había cortado la temporada anterior después de una tarde aciaga en El Puerto. Pero lo que se vendió como retirada no dejaba de ser un mero paro estratégico para dejar en orden su trastienda. Morante partió peras con la casa Bailleres, dejó en el camino a algunos de sus antiguos fieles y no tardó en anunciar que volvería a torear al año siguiente de la mano de un apoderado romántico y prácticamente jubilado: Manolo Lozano. El primer contrato que firmó fue el último que cumplió. Se trataba de su ajuste en la plaza de la Maestranza, rubricado en su propia casa, en presencia de Ramón Valencia y en el escritorio que había pertenecido a Gallito. El público sevillano, eso sí, tuvo que esperar hasta el mes de septiembre para verlo torear.

Octava campanada, 17 mayo. Muere Ramón Vila, el médico de los toreros

El prestigioso cirujano sevillano había acudido, visiblemente desmejorado, a la entrega de los trofeos que llevan el apellido familiar, tan ligado a la enfermería de la plaza de la Maestranza. Poco después se dejó ver, sorprendentemente recobrado, en el premio que concede la Cruzcampo. Pero la muerte no tenía vuelta atrás y sorprendió al mundillo taurino y toda la sociedad sevillana. Ramón Vila Jiménez, hijo del recordado cirujano Ramón Vila Arenas, había dado carácter al equipo médico del coso sevillano además de ser una de las voces más reivindicativas en la dignificación de la especialidad taurina. La invocación de su nombre por parte de un Paquirri moribundo en la sórdida enfermería de Pozoblanco pertenece al imaginario popular de los 80.

Doce campanadas taurinas para la temporada 2018 en Sevilla

Novena campanada, 29 de septiembre: Morante vuelve a la plaza de la Maestranza.

Ya se lo hemos contado. Fue el primer contrato que firmó y el último que cumplió. El diestro de La Puebla ajustó las dos tardes de la Feria de San Miguel sin que le embistiera de verdad ni uno solo de los cuatro toros que mató. La tarde del día 29 fue, con mucho, la de mayor expectación de todo el año pero el lamentable encierro lidiado por la casa Matilla fue la piedra de toque de un escándalo mayúsculo que aún resuena, apenas enjugado por la cariñosa despedida sevillana de Padilla. Roca Rey, que finalizaba campaña, salió echando chispas de la plaza. Morante dejó paisajes con figuras aquí y allí pero sorteó los dos únicos toros sin posibilidades del estupendo encierro de Juan Pedro Domecq lidiado el día 30. Habrá que esperar a los planes del torero para 2019...

Doce campanadas taurinas para la temporada 2018 en Sevilla

Décima campanada, 29 de septiembre: Manzanares se acerca a sus mejores fueros

José María Manzanares ya se había encaramado al palmarés abrileño gracias al cómputo numérico de las orejas que cortó pero dejando una pregunta en el aire... ¿Qué le pasa a Josemari? En primavera rondó sus registros más felices con un excelente ‘cuvillo’ al que toreó de forma excepcional aunque, eso sí, volviendo a dejar la impresión de guardarse algo dentro. Esa misma impresión volvería a repetirse con otro toro de nota, el mejor del decepcionante envío de Juan Pedro Domecq, al que cuajó sin clamor y mató de cine. Se llevó tres orejas para Alicante pero, posiblemente, pudo y debió estar mejor tal y como demostraría cinco meses después en la Feria de San Miguel. El alicantino, ahora sí, estuvo cerca de sus mejores fueros y rozó la Puerta del Príncipe. Aún le queda un tranquito para recuperar su mejor ser. Se le sigue esperando. Sevilla sigue siendo su plaza.

Doce campanadas taurinas para la temporada 2018 en Sevilla

Penúltima campanada, 12 de octubre. La Macarena borda un festival histórico

Se trataba de recabar fondos para las obras sociales y asistenciales de la corporación de la Madrugada pero el reto, además, implicaba reencontrar las profundas raíces taurinas de la propia hermandad. José Antonio Fernández Cabrero, su hermano mayor, contó con el mejor catalizador para el buen fin del evento: fue su propio consiliario primero, el matador de toros Eduardo Dávila Miura, que logró vencer todos los obstáculos para bordar un cartel de campanillas que la cofradía rodeó de su propio universo humano y sensorial. El veterano diestro Pepe Luis Vázquez encabezaba una combinación que completaban Francisco Rivera Ordóñez, Morante de la Puebla, el propio Eduardo Dávila Miura, José María Manzanares, Andrés Roca Rey y el novillero Manolo Vázquez, que debutaba ante sus paisanos. El resultado fue un completo programa cultural, el ambientazo previo el llenazo de la plaza de la Maestranza y, por supuesto, el abultado resultado económico del festejo: más de 200.000 euros del ala...

Doce campanadas taurinas para la temporada 2018 en Sevilla

Última campanada, 17 de diciembre. La finca de Morante amanece con pintadas.

El diestro de La Puebla había apoyado a VOX a cara descubierta, de forma desacomplejada y hasta conduciendo una furgoneta con propaganda electoral. Su presencia en los mítines de la emergente formación derechista era anterior a la campaña andaluza, en la que se le vio acompañando a Santiago Abascal en el famoso vídeo ecuestre. Abascal pasó la jornada de reflexión junto a Morante, al que acompañó a visitar la tumba de Gallito, una de las obsesiones taurinas y humanas del matador cigarrero. Ese apoyo, tan visible como legítimo, le sirvió para ser objeto de un ataque injustificado a la cerca de su finca de La Puebla, la Huerta de San Antonio, que amaneció con pintadas del signo “Al nazi tiro y en la cuneta” o “Acabarás como Padilla”. Los autores siguen en el anonimato.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016