lunes, 20 noviembre 2017
00:03
, última actualización
Toros

El sevillano Pepe Moral corta una oreja en Pamplona

El trofeo que le ha cortado al quinto toro y la cornada sufrida por Gonzalo Caballero son los hechos más reseñables del festejo de este sábado de los Sanfermines

08 jul 2017 / 21:49 h - Actualizado: 08 jul 2017 / 22:02 h.
  • El diestro sevillano Pepe Moral con el trofeo conseguido al segundo de su lote. EFE/Villar López.
    El diestro sevillano Pepe Moral con el trofeo conseguido al segundo de su lote. EFE/Villar López.
  • El diestro madrileño Gonzalo Caballero sufrió una cornada en el glúteo durante la lidia del primero de su lote. EFE/Villar López
    El diestro madrileño Gonzalo Caballero sufrió una cornada en el glúteo durante la lidia del primero de su lote. EFE/Villar López

TAGS:

En cuanto al cromatismo de su capa, la corrida fue casi uniforme: todos cárdenos, más oscuros o más claros, casi del mismo gris que las nubes que cubrían el cielo de Pamplona y que descargaron un chaparrón nada más salir al ruedo el cuarto toro de la tarde.

Pero si hablamos de juego, los “albaserradas” de José Escolar han ofrecido todo un catálogo de comportamientos propios de su encaste, casi de un extremo a otro de la amplia gama de actitudes bovinas durante la lidia.

Los dos primeros, por ejemplo, rayaron la más absoluta falta de raza, con un comportamiento de vacía mansedumbre, en cuanto que ni se emplearon ni se interesaron nunca en la pelea con Eugenio de Mora y Pepe Moral, quienes, respectivamente, intentaron buscarles las vueltas de manera infructuosa.

Pero el tercero reunió toda la casta que les faltó a sus hermanos, lo que reflejó ya de salida, cuando remató con nervio y por abajo en los burladeros y comenzó a emplearse a fondo ante el capote de Gonzalo Caballero.

Después de empujar también con entrega en varas, este “Voluntario”, cinqueño y de finas hechuras, siguió embistiendo con entrega a la muleta del joven espada madrileño, al que le faltó más aplomo y mando para hacerse con el mando de la situación, lo que hizo que el animal, enrazado pero no tonto, fuera imponiéndose progresivamente en el duelo, cada vez más forma más amenazadora.

Hasta que, por fin, en el inevitable cara a cara de la estocada, el voluntarioso Caballero se arrojó entre los pitones para enterrar el acero, sin que el toro, ya crecido, le permitiera pasar, sino que le prendió secamente por el abdomen, por donde le mantuvo colgado durante unos angustiosos instantes.

Se llevaron a Caballero desmadejado hacia la enfermería, con sensación de un grave percance, pero el torero se desprendió a medio camino de las asistencias y de la chaquetilla, para, en un gesto de pundonor, volver a rematar al bravo “escolar” antes de ponerse en manos de los médicos, que le intervinieron, única y asombrosamente, de un puntazo en la nalga.

Tuvo, pues, que matar tres toros Eugenio de Mora, que hizo valer su oficio y su veteranía para resolver muy distintas ecuaciones: la mansedumbre del primero, el peligro violento del “orientado” sexto y, la encubierta ductilidad del cuarto.

Fue con este con el que más brilló, pues le fue construyendo una estimable faena a base de consentirle y de alargar sus embestidas, aunque sin encontrar el suficiente eco en unos tendidos que casi se vaciaron durante el chaparrón que cayó sobre Pamplona.

La única oreja de la tarde fue esta vez para Pepe Moral, al que cupo en suerte un quinto cárdeno que, pese a esos 580 kilos excesivos para su encaste, desplegó con generosidad unas nobles y largas arrancadas, aunque sin llegar a descolgar por completo su testuz.

Para ello agradeció sobre todo el animal la precisión y la suavidad de los cites de Pepe Moral, que acertó con esta decisiva clave de mitad de su larga faena en adelante, cuando llegaron varias series de naturales de muy buen trazo y que, por si solas, le valieron la oreja que se le concedió aun tras el feo metisaca que cobró antes de la estocada.


FICHA DEL FESTEJO:

Astados: Seis toros de José Escolar, desiguales de volúmenes y alzadas, pero todos sueltos de carnes y con seriedad en las cabezas. En cuanto a juego, fue corrida de extremos, desde la absoluta falta de raza de los dos primeros a la bravura del tercero, pasando por el sentido del sexto o la manejable nobleza, en distinto grado, de cuarto y quinto.

Toreros: Eugenio de Mora, de blanco y oro: pinchazo, estocada desprendida y descabello (silencio); estocada trasera atravesada (ovación); y estocada baja (silencio), en el que mató por Caballero.

Pepe Moral, de tabaco y oro: dos pinchazos y tres descabellos (silencio); metisaca en los bajos y estocada perpendicular (oreja).

Gonzalo Caballero, de blanco y plata: pinchazo, estocada delantera desprendida y tres descabellos (ovación al retirarse a la enfermería).

Caballero fue intervenido en la plaza de una herida de 12 cms. de profundidad en el glúteo izquierdo, que llega hasta el hueso ilíaco en dirección externa, y de un varetazo abdominal, con ecografía normal. Todo ello de pronóstico reservado, según los médicos.

Incidencias: Cuarto festejo de abono de la feria de San Fermín, con lleno en los tendidos, en tarde fresca y con lluvia desde la salida del cuarto toro.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016