viernes, 21 septiembre 2018
01:15
, última actualización
Toros

García Navarrete corta oreja en su debut sevillano

El novillero de Vilches se impuso a sus compañeros en un festejo entretenido y cargado de matices que sirvió para que Daniel de la Fuente debutara con picadores

15 jun 2018 / 10:23 h - Actualizado: 15 jun 2018 / 18:19 h.
  • Novillada de ayer en Sevilla. / Manuel Gómez
    Novillada de ayer en Sevilla. / Manuel Gómez
  • Novillada de ayer en Sevilla. / Manuel Gómez
    Novillada de ayer en Sevilla. / Manuel Gómez
  • Novillada de ayer en Sevilla. / Manuel Gómez
    Novillada de ayer en Sevilla. / Manuel Gómez
  • Novillada de ayer en Sevilla. / Manuel Gómez
    Novillada de ayer en Sevilla. / Manuel Gómez

TAGS:

La noche –por fin acompañó y la gente no salió defraudada por una sencilla razón: los tres chavales, sin tirar cohetes, sudaron la camiseta sin importarles demasiado las condiciones de los novillos que tenían delante. La noche iba de debutantes... Se presentaba en Sevilla como novillero con picadores el jiennense García Navarrete, que salió con una oreja calentita para su casa de Vilches. Debutaba con caballos el sevillano Daniel de la Fuente y también era nueva en esta plaza la divisa de López Gibaja, que echó un poco de todo. Hay que añadir un último matiz que condicionó, para bien, el desarrollo del festejo. Los seguidores de unos y otros, especialmente los de Daniel, terminaron de cuadrar el clima positivo con el que se vivió el festejo. Dejemos el rigor para las corridas de toros. Ése es el camino...

Resumen Maestranza 14 Junio 2018 internet from Maestranza Pagés on Vimeo.

Pero el triunfo definitivo fue para García Navarrete, un torero dirigido por Tomás Campuzano que ha sido reiteradamente castigado por los toros. El torero de Vilches pechó en primer lugar con un ejemplar bruto y desclasado, seguramente lastrado por sus pocas fuerzas, con el que no tuvo ninguna oportunidad. El chaval se esforzó sin ningún rendimiento y tuvo que esperar al cuarto, un ejemplar manso y locuno, de llamativo pelo burraco y hechuras de toro que sembró el desconcierto en los primeros tercios. Eso sí, se mostró manejable y hasta bonancible en la muleta, recordando en sus embestidas a los pupilos más nobles de la casa Miura. Cuidado: había que estar allí y creérselo. Navarrete, muy centrado por el pitón izquierdo supo extraerle ese buen fondo que rubricó con una buena estocada. Hubo carrera y arreón final, terminando de encender la petición que la presidenta atendió.

El novillero madrileño Carlos Ochoa, que ya había pisado el año anterior el albero sevillano, se encontró con un segundo que no terminó de entregarse ni humillar en los primeros tercios. Eso sí, el bicho acabó brindando una embestida con ciertas dosis de emotividad –también un punto violenta- que le permitió expresarse con algunas intermitencias, especialmente por el pitón izquierdo en muletazos largos y sinceros. Tampoco faltó el desmayo en algunos pases y remates aunque la espada dejó el asunto en ovación. Con el quinto, un ejemplar rebrincado y deslucido que se quería quitar la muleta de la cara hubo poco que hacer.

El debut con picadores de Daniel de la Fuente se verificó con un novillo, el tercero, de fondo manso y un buen pitón izquierdo. Por ese lado firmó los mejores pasajes de una labor compuesta y dicha siempre a media altura, buscando aprovechar la propia inercia del novillo. Daniel –o El Liqui- se mostró siempre sereno y compuesto aunque debió perseverar al natural cuando el novillo le enseñó que todo lo quería por ese lado. El bicho, al final, cantó su condición de manso. La legión de seguidores que se había traído pidió un trofeo que se quedó a las puertas. Aún le quedaba el sexto, un ejemplar brusco con el que acertó a templarse sin llegar a redondear la faena. Su camino empieza ahora.

FICHA DEL FESTEJO

Se lidiaron seis novillos de López Gibaja, que debutaban en Sevilla, correctamente presentados. El primero resultó bruto y descompuesto; potable y emotivo el segundo, sobre todo por el izquierdo; manso y más que aprovechable el tercero; manso y sin clase pero manejable el cuarto; rebrincado y deslucido el quinto y brusco el sexto.

García Navarrete, de azul pavo y oro, ovación y oreja

Carlos Ochoa, de salmón y oro, ovación y algunas palmas

Daniel de la Fuente, de tabaco y oro, vuelta tras aviso y petición insuficiente y ovación

La plaza registró menos de media entrada en tarde noche de agradable temperatura. García Navarrete se presentaba en Sevilla. Daniel de la Fuente hacía su debut con picadores.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016