miércoles, 17 julio 2019
08:52
, última actualización
Toros

Manzanares retrasa el inicio de la temporada a Castellón

El diestro alicantino, que no podrá participar en la feria de Fallas, fue operado en Sevilla el pasado lunes a causa de una severa lumbalgia

15 mar 2019 / 14:05 h - Actualizado: 15 mar 2019 / 14:07 h.
  • José María Manzanares. / El Correo
    José María Manzanares. / El Correo

El diestro José María Manzanares comenzará su temporada europea 2019 en la próxima feria de la Magdalena de Castellón tras haber sido sometido el pasado lunes a una rizolisis bajo anestesia general en el Hospital Quirón-Salud Sagrado Corazón de Sevilla. “A pesar de su esfuerzo por estar presente este sábado en Valencia en la Feria de Fallas, por estricta recomendación médica, el diestro finalmente no podrá torear en la que iba a ser su primera actuación del año en España después de haber causado baja en Illescas el pasado sábado” ha explicado su gabinete de prensa en un comunicado en el que precisa que dicha intervención tenía el objetivo de “anular el nervio sensitivo que producía el intenso dolor en la zona lumbar y que provocaba el bloqueo motor”.

El torero alicantino tenía previsto iniciar su temporada el pasado sábado, día 9 de marzo, en la localidad toledana de Illescas pero esa intensa lumbalgia truncó sus planes y ha vuelto a retrasar el inicio de su temporada. En Valencia no tendrá sustituto. El cartel estelar de este sábado se queda en un improvisado –pero atractivo- mano a mano entre Enrique Ponce y Paco Ureña, que reaparece después del gravísimo percance del pasado año en Albacete y la definitiva pérdida del globo ocular afectado. Los toros pertenecen a la divisa de Juan Pedro Domecq.

Los problemas de espalda de José María Manzanares no son nuevos. En agosto de 2017 ya se vio obligado a frenar en seco por una peligrosa lesión cervical. Aquella dolencia le exigió afrontar una intervención quirúrgica que dirigió el doctor Trujillo. Entonces, como ahora, fue intervenido en Sevilla de un desplazamiento severo de un disco intervertebral en la región cervical que amenazaba con causarle lesiones irreversibles. El diagnóstico determinó que uno de los discos vertebrales –entre la vértebra C-5 y la C-6- oprimía de tal forma la médula espinal que cualquier movimiento brusco podría llevar al matador a una silla de ruedas. Los plazos de recuperación de aquella lesión le obligaron a cortar la temporada. Antes, en noviembre de 2015, ya fue intervenido en Sevilla para reducir una hernia discal que se produjo a consecuencia de una voltereta sufrida en la feria de Almería de aquel año.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016