jueves, 23 noviembre 2017
13:45
, última actualización
Novilladas de promoción en la Maestranza

Orejas de distinto peso para Dioleguarde y Francisco de Manuel

Los aspirantes de Salamanca y Colmenar Viejo estrenaron el marcador en el primer festejo del ciclo de promoción de nuevos valores

07 jul 2017 / 10:54 h - Actualizado: 07 jul 2017 / 16:45 h.
  • El Rubio sorteó el mejor ejemplar del encierro de La Quinta. /Fotografías: Toromedia
    El Rubio sorteó el mejor ejemplar del encierro de La Quinta. /Fotografías: Toromedia
  • José Manuel Vera recibe con el capote al segundo de la noche.
    José Manuel Vera recibe con el capote al segundo de la noche.
  • Olsina se despojó de la chaquetilla después de ser cogido por el tercero.
    Olsina se despojó de la chaquetilla después de ser cogido por el tercero.
  •  Diosleguarde brilló más y mejor en el toreo al natural.
    Diosleguarde brilló más y mejor en el toreo al natural.
  • El novillero de la escuela de Salamanca cortó el primer trofeo del ciclo.
    El novillero de la escuela de Salamanca cortó el primer trofeo del ciclo.
  • Muletazo cambiado por bajo de Francisco de Manuel.
    Muletazo cambiado por bajo de Francisco de Manuel.
  • El novillero colmenareño cortó un merecido trofeo.
    El novillero colmenareño cortó un merecido trofeo.
  • Llaguno se llevó el novillo con menos posibilidades
    Llaguno se llevó el novillo con menos posibilidades

Se cortaron dos orejas y se echó en falta más gente en la plaza. Hacía fresquito; los abonados se habían quedado sin la paguita de julio y se estrenaba un nuevo horario. También se recuperaba la antigua fórmula de seis para seis que convirtió el paseíllo en un tropel mientras aguardaba en los corrales los siempre esperados grises de La Quinta.

Resumen Maestranza 6 Julio 2017 internet from Maestranza Pagés on Vimeo

El caso es que se pidió menos y mereció mucho más la oreja que cortó el aspirante colmenareño Francisco de Manuel. La presidenta hizo bien en dejar el contador de pañuelos bajo llave para conceder ese trofeo. El chaval sorteó un eral, quinto de la noche, que hizo concebir muchas esperanzas por sus alegres galopadas. Pero el bicho lucía más en esa distancia larga y planteaba problemas en la corta. De Manuel supo entenderlo y se mostró puesto y resuelto en una labor trufada de pasajes de gran calidad, bien hilvanada con excelentes pases de pecho y abrochada con una buena serie de ayudados a los que siguió una estocada suficiente. Debe contar para la final.

Pero la gente se había volcado antes con el novillero charro Manuel Diosleguarde, que tiene buen concepto del toreo, un corte más que aceptable y conocimiento de lo que hace. Gustó y se gustó más al natural pero torea a una velocidad tan endiablada que resta cualquier poso a su quehacer que tuvo enfrente un eral más que potable. Ese ritmo trepidante y los tirones innecesarios no fueron óbice para que el personal se acabara entregando a la causa para pedir la oreja como en la apoteosis de Homero. A su casa se la lleva.

¿Qué más le podemos contar del festejo? Podemos anotar que el mejor novillo, con mucho, fue el excelente primero. Tuvo alegría, galope, clase y se rebosó en sus embestidas. Pero lució otra virtud excepcional: la duración. Esas pilas de más permitieron a El Rubio, que venía de Córdoba, una faena algo pasada de rosca en la que mostró oficio, temple y buen trazo aunque escasa capacidad de administración. También hay que anotar los atisbos de personalidad –algo verde- del novillero palaciego José Manuel Vera que debe trabajar mucho más el capote y dejar las banderillas en su caja. Tuvo delante un novillo que le planteó demasiadas dificultades.

El tercero en liza era un francés, Carlos Olsina, que también trazó algún apunte de calidad y empaque personal sin que el eral –que le echó mano- le permitiera el definitivo acople. Finalmente nos quedamos con las ganas de ver con mejor material al manito Juan Pedro Llaguno. Es nieto de Manolo González y bebe de ese viejo venero. Lo mostró en el quite de trazos añejos al quinto y lo apunto a gotitas con el sexto, seguramente el peor de todo el envío de la familia Martínez Conradi.


FICHA DEL FESTEJO

Plaza de la Real Maestranza

Ganado: Se lidiaron seis erales de La Quinta, propiedad de Álvaro Martínez Conradi, correctamente presentados y en el tipo de casa. El mejor, por galope y clase fue el primero. Se dejó el cuarto y galopó el quinto aunque planteó dificultades. Segundo y tercero resultaron desiguales y las embestidas del sexto, cortísimas, no dieron ninguna posibilidad de lucimiento.

Aspirantes: José Antonio Alcalde El Rubio, de azul pavo y oro (Córdoba), palmas tras aviso

José Manuel Vera, de caldera y oro (Escuela de Sevilla-Amate), silencio.

Carlos Olsina, de azul pavo y oro (Escuela de Beziers), ovación

Manuel Diosleguarde, de azul de Prusia y oro (Escuela de Salamanca), oreja

Francisco de Manuel, de nazareno y oro (Escuela de Colmenar Viejo), oreja

Juan Pedro Llaguno, de verde inglés y oro (Escuela de Sevilla), palmas.

Incidencias: La plaza registró media entrada en tarde noche fresca y agradable.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016