sábado, 22 septiembre 2018
22:02
, última actualización

Pasan las Fallas; llega la primavera

El fuego nos adentra en la nueva estación y en los ecos de las cornetas. Después de Semana Santa romperá definitivamente la gran temporada que ya ha arrojado sus primeros triunfadores. En Valencia se ha calibrado el estado de forma del escalafón

20 mar 2018 / 10:33 h - Actualizado: 20 mar 2018 / 10:41 h.
  • Pasan las Fallas; llega la primavera

Enrique Ponce: pero sigo siendo el rey...

Las Fallas ya sólo son cenizas después de esa ‘cremá’ que saluda el cambio de estación. El invierno se despide hoy mismo sin demasiada convicción y da la bienvenida a una primavera lluviosa y fresca que nos adentrará en los engranajes de la gran temporada. No será antes de que los siete días de penitencias den paso a la Pascua Florida. Ése será el definitivo arranque de una campaña que ya ha arrojado sus primeros triunfadores. Sin ir más lejos, el ciclo fallero ha dibujado su propio cuadro de honor en que sobresale, con luz propia, la estela de Enrique Ponce. El maestro valenciano dobló actuación en el ruedo de su tierra para sustituir al anunciado Cayetano. Ya había abierto la puerta grande en la tarde del día 17 y volvió a hacerlo en la víspera de San José superando lo realizado el día anterior. Ya lo hemos dicho muchas veces pero conviene repetirlo: Ponce navega por encima del bien y del mal pero, lejos de dejar pinceladas aquí o allí, mantiene intacta la capacidad de batallar en la primera línea. El diestro de Chiva, que acumula tres décadas como profesional del toreo, se impuso a paladines mucho más jóvenes en la temporada 2017 y promete seguir batallando al mismo nivel en 2018 con 46 años en la talega y 29 temporadas de matador de toros. Dejando atrás gustos, filias y fobias, la longevidad taurina de Enrique Ponce -si apearse de la condición de figura y torero de ferias- no tiene parangón en la historia del toreo. El maestro valenciano sigue en la brecha y parece dispuesto a seguir dando guerra. Sólo le queda sacarse una espinita: volver a triunfar en la plaza que más se le ha resistido en su carrera. Hablamos del coso de la Maestranza. En Abril tiene firmadas dos tardes. Ya toca romper el maleficio definitivamente.

Otros nombres propios del ciclo fallero

La nueva hornada de matadores ha presentado armas de forma desigual. Roca Rey ha navegado por el serial valenciano con galones de capitán y se desenvuelve en la primera fila con la naturalidad de un elegido. Ahí han quedado las dos orejas que cortó al mejor toro del envío de Cuvillo. Román, que cayó herido y tuvo que ser sustituido ayer por Colombo, también cotiza al alza y se une a ese grupo de jóvenes alféreces que pueden y deben llenar de aire fresco un escalafón demasiado inmovilizado. Garrido también ha dado nuevos pasos para fortalecer su crédito. Mención aparte merece otro torero herido, Paco Ureña, que volvió a convertirse en referente de entrega desnuda y calidad desgarrada. Hay que añadir las notas del mejor David Mora, la solidez de Perera... El ciclo fallero concluía ayer sembrando la alarma entre las empresas sobre el poder de convocatoria de un cartel que merecía otro aforo. Marín y Colombo mostraron sus ganas de ser. Antonio Ferrera, una vez más, hizo el mejor toreo. La próxima es en Sevilla.

Siete días en los que se para el toreo

La semana de Pasión nos conduce directos, por el camino más corto, a esa fecha subrayada en rojo en el calendario. Hablamos del Domingo de Resurrección sevillano. Pero los toreros, sin dejar de pensar en el toro, también echan el freno en estos días para rendirse a sus devociones. Debajo de los antifaces hay muchos, muchísimos hombres que cambiarán el capirote por la montera cuando se apaguen las últimas candelerías. No deja de ser un golpe de péndulo de esta ciudad cíclica que se mueve con sincronía. La Semana Santa de Sevilla está estrechamente vinculada al mundo de las sedas y los oros. Se lo contaremos pronto, en estas mismas páginas. Por cierto, no podemos concluir el Observatorio sin enviar un abrazo sincero al matador sevillano Pablo Aguado. Su padre, Julio Aguado Sainz de la Maza, falleció el pasado día 12 entre el cariño de los suyos. Hay que seguir, torero.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016