sábado, 18 agosto 2018
01:38
, última actualización

«Si quiero evolucionar tengo que exigirme»

El aspirante toledano Juan José Villa ‘Villita’ es el flamante ganador del ciclo de promoción que llenó las noches de los jueves de julio en la plaza de la Maestranza. El joven novillero mezcló calidad y capacidad para llevarse a casa el preciado vestido de torear puesto en lid

29 jul 2018 / 22:32 h - Actualizado: 30 jul 2018 / 09:03 h.
  • El triunfador del ciclo de novilladas 2018, Juan José Villa ‘Villita’. / Jesús Barrera
    El triunfador del ciclo de novilladas 2018, Juan José Villa ‘Villita’. / Jesús Barrera

TAGS:

Volvía como tapado, pero con ese plácet secreto que sólo otorgan los profesionales. Villita llegó, vió y triunfó navegando por encima de las condiciones de sus enemigos. Ganó el certamen y marcó una ancha proyección para el futuro.

Tiene motivos para sentirse satisfecho.

–Desde el primer momento me sentí agusto. Noté que la gente estaba conmigo y la verdad es que estoy muy contento. No es fácil llegar a una plaza como Sevilla y encontrarte así. Venía a por la Puerta del Príncipe pero el lote de novillos tampoco fue el adecuado para eso.

Logró resolver los problemas de esos erales.

–Fueron dos novillos, cuarto y sexto, con dificultades para triunfar. Creo que me habrían pedido la oreja con el último si entra la espada pero no eran fáciles. Siempre intente poner disposición y ganas. Ésa fue la mayor cualidad: que me vieran queriendo en todo momento y con buen corte. Eso sí, con el primero pude disfrutar bastante, máxime si era en una plaza como la de Sevilla.

Ha mencionado dos datos más que interesantes: torear bonito o bien pero también de forma capaz.

–Esos dos novillos más complicados obligaban a pensar y buscar la manera de que no salieran huyendo. Había que tocarles en el momento exacto para que no vinieran por dentro. Técnicamente había que estar muy concentrado para sacar el máximo partido. Me ha servido para evolucionar y me da mucha moral para continuar.

Aquello se convirtió en un inesperado mano a mano, casi un duelo de escuelas.

–Cuando llegó el percance nos preocupamos por lo que pudiera tener el compañero pero cuando se quedó en mano a mano me lo tomé como una oportunidad. Me encontraba con tres novillos para salir por la Puerta del Príncipe pero no pudo ser. Eso sí, conseguí ser el triunfador de la novillada y salí vencedor de Sevilla.

La empresa suele reservar un puesto en las novilladas picadas del año siguiente.

–Pues Dios quiera. Ojalá pueda volver el año que viene a esa preciosa plaza para sentir el toreo como se siente allí. Eso es lo más bonito.

Por cierto, creo que era el novillero más joven de todo el ciclo de promoción...

–Sí, por edad era de los más jóvenes. Pero llevo ya siete años en la escuela, desde que era un niño.

¿Hay planes para debutar pronto con picadores?

–La intención es hacer este año entero sin caballos y acudir al Camino hacia Las Ventas e intentar alcanzar la final. Queremos llegar al debut con fuerza para poder rodar. No quiero precipitarme.

–Todo eso supone empezar a volar solo, dejar la escuela...

–Son muchos factores que hay que pensar muy bien antes de irse. Saber cómo se hacen las cosas, quién te ayuda... Valorar todas las cosas para saber cuales son las mejores circunstancias.

–¿Pudo celebrar el triunfo con su gente?

–El jueves por la noche me fui a cenar con la cuadrilla para celebrarlo pero me acosté pronto. Ahora estamos en plena temporada y no hay que volverse loco.

Se le vio una evolución de un festejo al otro.

– Sí, también influye el escenario. La primera vez te impresiona mucho pero la segunda ya vas con otras sensaciones. Sales a disfrutarlo. La primera vez estaba más atacado y en la final pude disfrutar, escuchar a la gente de Sevilla, los oles...

–Mantener estos festejos en plazas grandes es de agradecer con la que está cayendo.

–Se lo dije a Ramón Valencia en el brindis. Le quise dar las gracias por ese trabajo; gracias a ese esfuerzo podemos salir hacia delante chavales como yo. Además la gente y la juventud responden. Eso es muy importante.

–¿De qué color se hará el vestido que ha ganado?

– Aún no lo tengo decidido. Sería bonito estrenarlo en la plaza de la Maestranza.

–Vuelve a casa tranquilo y con los deberes hechos.

– Es que me lo tengo que tomar como una novillada más en la que he triunfado. Ahora tengo que pensar en el resto de temporada y afrontarla con la cabeza fría. Hay que seguir dando motivos para ilusionar a la gente.

–¿Qué le han dicho sus maestros de la escuela?

–Para evolucionar hay que exigirse. Rafael (de Julia) señaló algunas cosas que se quedaron por hacer. En la escuela se exige. Debe ser así. Están contentos pero también han mostrado cosas que debo mejorar. La próxima vez se corregirán.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016