martes, 13 noviembre 2018
01:22
, última actualización

Temporada 2018: un repaso al escalafón de matadores

Roca Rey ha sido el líder indiscutible de una campaña de transición que recuerda las cifras de mediados del siglo XX

30 oct 2018 / 13:14 h - Actualizado: 30 oct 2018 / 16:23 h.
  • Temporada 2018: un repaso al escalafón de matadores
  • Temporada 2018: un repaso al escalafón de matadores
  • Temporada 2018: un repaso al escalafón de matadores
  • Gráficos y estudios estadísticos de Taurología.com
    Gráficos y estudios estadísticos de Taurología.com

TAGS:

Las estadísticas taurinas que se manejan en la recta final de la segunda década del siglo XXI distan mucho, muchísimo, de las que eran habituales en los primeros años de la misma centuria. Dicen que en 2007 se tocó techo en lo económico pero también comenzó la cuesta abajo del negocio taurino, que sigue dando bandazos sin que sus protagonistas acierten a dar con la clave de su definitiva viabilidad –ésa es su mayor debilidad, no los ataques de los anti- en estos tiempos de recesiones. Este preámbulo es válido para situar las cifras en las que se ha movido el primer torero del escalafón en la temporada 2018 siguiendo los cuadros estadísticos publicados por Taurologia.com, el portal especializado que dirige el periodista sevillano Antonio Petit Caro.

Hablamos de Roca Rey que ha cumplido 54 corridas en su tercera temporada completa como matador de toros erigiéndose en rey de la campaña. Las cifras son muy similares a las que se manejaron en 1954. Entonces fue otro torero que vino del otro lado del charco, el venezolano César Girón, el que encabezó el escalafón. Quedaba aún muy lejos el ‘boom’ taurino de los 80 que acabó convirtiéndose en una auténtica zarzuela de festejos de todo tipo, organizados a todo trapo en la bisagra de los siglos XX y XXI. El toro encontró entonces en el ladrillo su mejor aliado. Y cuando éste cayó, también se derrumbó el negocio. Y hasta ahora...

Finalizamos este largo introito recordando los años, no tan lejanos, en los que un buen puñado de matadores rebasaban de largo las cien corridas de toros. Las cifras que hoy se manejan –reiteramos el dato- son otras, representativas del momento que atraviesa la fiesta y el propio país, volviendo a hacer buena la sentencia orteguiana: «No puede comprenderse bien la historia de España sin haber construido la historia de las corridas de toros».

ROCA REY: EL LÍDER

Y vamos al turrón, analizando el papel de Andrés Roca Rey en esas 54 corridas de toros. La frialdad estadística no refleja, ni de lejos, la verdadera trascendencia de la temporada del joven matador peruano que ha basado su campaña en los ruedos del primer circuito. Las cifras son elocuentes: Roca ha toreado 19 corridas en plazas de primera y 24 en cosos de segunda, dejando sólo 11 bolos para los escenarios del tercer circuito. No está de más recordar que el número uno del escalafón ha logrado sumar 91 orejas y dos rabos de las 109 reses que lidió durante el año. De esos trofeos hay que volver a destacar que 25 de ellos fueron cortados en plazas de primera y 46 en las de segunda. Más allá de esta ensalada de cifras está la voluntad indeclinable del matador limeño por ser el verdadero número uno, rindiendo una a una las primeras plazas del circuito. Roca, además, ha logrado dar una nueva vuelta de tuerca a su toreo gracias a sus mejoras técnicas y su profundización artística. En 2019 puede, debe y quiere aspirar a la máxima cotización

Hemos hablado del tercer circuito. No sorprende a nadie a estas alturas que El Fandi –segundo del escalafón con 49 corridas de toros cumplidas- se mantengan en ese puesto pese al evidente desgaste profesional y personal. Las cifras cantan: el todoterreno granadino basa su fortaleza en las plazas de tercera, en las que ha basado el grueso de su campaña con 29 corridas toreadas. Padilla, en el año de su adiós, también ha mantenido un puesto de privilegio en la lista, repartiéndose por igual por las plazas de distinta categoría.

Manzanares, El Juli y Ponce –tercero, quinto y sexto respectivamente- se han mantenido en la primera línea junto a matadores más jóvenes como Álvaro Lorenzo o Ginés Marín. Se han ubicado en la zona media Perera, Ferrera, Talavante y Morante, que ya anunció a principios de temporada su intención de sumar 30 corridas que al final han sido 31. A partir de ahí hay que recordar que entre las 20 y las 30 funciones se sitúan Juan Bautista, José Garrido, Juan del Álamo, Curro Díaz, Manuel Escribano, Román, Emilio de Justo, Luis David Adame, Pepe Moral, Joaquín Galdós, Octavio Chacón, Paco Ureña y López Simón, completando la lista de los 25 primeros toreros del escalafón.

Llama la atención el paso delante de toreros como Álvaro Lorenzo que con 36 contratos cumplidos se sitúa en el puesto número 7 certificando que sus esfuerzos no han sido en balde. Emilio de Justo, Pepe Moral y Octavio Chacón –con 23 corridas los dos primeros y 21 el tercero- tienen distintas situaciones personales y artísticas pero también han sabido salir de los respectivos diques secos en los que se encontraban sus carreras y pueden optar al circuito de las ferias de cara a la próxima campaña.

Pero nos interesan también otros nombres que, sin figurar en esa lista de ‘top 25’ permanecen en la boca del aficionado. Es el caso de Pablo Aguado, que con sólo seis corridas de toros –con orejas en Sevilla y Madrid- se sitúa en la rampa de lanzamiento de cara a la temporada 2019. También habrá que contar en ese friso de oportunidades con otro sevillano, Juan Ortega, que destapó en la corrida de la Virgen de la Paloma de los Madriles su sentido clásico del toreo. Hay que sumar un tercero, veterano y a la vuelta de todo, que renovó en el otoño madrileño su aura de torero de culto. Es Diego Urdiales, que sigue operando en las orillas del sistema. En 2019, eso es seguro, toreará más.

Hay más datos de interés escrutando las cifras que ofrece el escalafón en el que figuran 149 matadores de toros que al menos se han vestido de luces en una ocasión en la temporada 2018. Una corrida, por cierto, fue la que llegaron a torear 37 toreros. Dos únicas corridas de toros sumaron 22 matadores. Con tres figuran doce coletudos y con cuatro, trece. Cinco corridas llegaron a cumplir cuatro toreros y seis fueron las que acumularon ocho diestros. Con siete contratos se contabiliza un único matador y con ocho hay seis. Hay otro único torero que suma la cifra de nueve corridas y hasta cinco con diez. Con once festejos toreados sólo se contabilizan dos lidiadores; otros dos con doce; sólo uno con trece; uno con quince; tres con diecisiete, uno con dieciocho y dos con diecinueve antes de alcanzar las veinte funciones o más que cumplieron los 25 primeros toreros del escalafón.

En esos estratos bajos del escalafón encontramos casos tan dispares como los de José Tomás, Pepe Luis Vázquez o el mismísimo Jesulín de Ubrique –que actuaron una única tarde- junto a toreros recién alternativados como Toñete o Alfonso Cadaval y matadores que hace tiempo perdieron el tren o pugnan por agarrarse al último vagón.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016