jueves, 15 noviembre 2018
18:50
, última actualización
Toros

Victorino Martín denuncia los peligros del animalismo

El prestigioso ganadero, presidente de la Fundación del Toro de Lidia, alertó de los avances de una filosofía que atenta contra los valores seculares del mundo mediterráneo

09 nov 2018 / 10:27 h - Actualizado: 09 nov 2018 / 10:37 h.
  • Victorino Martín desenmascaró el verdadero rostro del animalismo.
    Victorino Martín desenmascaró el verdadero rostro del animalismo.
  • Espartaco fue el encargado de presentar la ponencia de Victorino Martín.
    Espartaco fue el encargado de presentar la ponencia de Victorino Martín.

TAGS:

«En el mundo está ocurriendo un fenómeno muy grave: es el animalismo. Pretende igualar en derechos a los hombres con los animales. Pero eso no es posible porque los animales no tienen obligaciones», alteró este jueves el ganadero Victorino Martín en la ponencia que pronunció en la primera jornada del I Congreso Hispano-Luso de Ganadería Extensiva, que se celebra hasta este viernes en el Pabellón de la Navegación de Sevilla.

«Esta nueva forma de vida que nos quieren imponer desde el mundo anglosajón significa destruir lo que somos, nuestra esencia. El mundo mediterráneo está basado en la relación del hombre con los animales y la corrida de toros no deja de ser una de las grandes expresiones del mundo y la cultura mediterránea», explicó el criador de bravo que había sido presentado por el matador de toros sevillano Juan Antonio Ruiz Espartaco, que mostró su admiración y respeto, además de su sincera amistad, con el prestigioso criador de Galapagar en una introducción en la que no faltaron las anécdotas.

Y cuando Victorino se puso detrás del atril de la sala de conferencias del Pabellón de la Navegación empezaron a ponerse muchas cosas claras. El ganadero mostró su «preocupación» ante los ataques al ganado vacuno «como productor de del efecto invernadero», lo que no deja de ser un ataque indirecto y perfectamente tramado contra el consumo de carne. El presidente de la Fundación del Toro de Lidia abundó en esa idea llevándola al terreno de la ganadería brava al señalar que el mundo del toro es «la punta de lanza en la lucha de todo lo que vendrá detrás», y profetizó que «si algún día consiguen acabar con los toros todo lo demás vendrá después», aludiendo a la práctica de la caza, el consumo de carne, leche y huevos y hasta la utilización de los caballos.

Pero el ponente también se refirió a un determinado grupo político del Parlamento Andaluz, sin ponerle nombre, que «ha instado a que se impida la entrada o participación de los menores de dieciocho años en los espectáculos taurinos sin despreciar que en un futuro se dejara de utilizar cualquier producto de origen animal para la alimentación humana». «Yo puedo entender que haya gente que no le gusten los toros pero por una cuestión de libertad, cordura y respeto a los demás es algo que tenemos que defender», añadió en el colofón de su intervención.

Esa fue la parte más reivindicativa de una ponencia en la que el ganadero analizó la actual realidad de la cría del toro bravo, al que definió, junto al caballo español, como una «seña de identidad» de la producción agraria y «los productos estrella» del ganado extensivo en la Península Ibérica. El criador de los ‘victorinos’ recordó que el 30% de la superficie adehesada de España está ocupada por ganado de lidia aunque alertó de los cambios de los modos de producción que están afectando a la extensión de las explotaciones. Esa reducción de espacio que el ganadero definió como una progresiva «intensificación», ha supuesto novedades en el manejo del toro que ahora debe ejercitarse para prepararse para la lidia.

«La raza de lidia es una de las grandes joyas genéticas que tiene nuestra cabaña de vacuno», afirmó el prestigioso criador aclarando que la de lidia «no es una raza en sí misma sino un ‘pull’ de razas”. “Lo que denominamos encastes son razas en sí mismas y la distancia genética entre algunos supera el 30%», desveló Victorino Martín alertando de que en la actualidad «hay núcleos genéticos en peligro de extinción e incluso que ya están desapareciendo».

Victorino Martín abordó otros aspectos de la crianza del toro bravo como el desarrollo de las astas, las fundas protectoras o las exigencias administrativas de los saneamientos además de los problemas sanitarios que plantea la convivencia con las especies cinegéticas. «Hay zonas que son eminentemente de caza y otras que son eminentemente ganaderas. Juntar ambas cosas es una bomba y un perjuicio tremendo para los ganaderos», advirtió.

Pero la valoración del criador de los célebres ‘victorinos’ fue más allá analizando el panorama económico y sociopolítico al que se enfrenta hoy la fiesta de los toros. A su juicio, la economía doméstica no se ha recuperado tras la grave crisis económica que siguió al derrumbe de la burbuja inmobiliaria. El bolsillo es otro y en clave taurina ha determinado que los espectáculos populares ganen terreno a las corridas formales, un espectáculo que definió como «caro». El criador también recordó que las explotaciones ganaderas son una fuente de puestos de trabajo «que multiplica por dos o por tres» las personas necesarias para el manejo de cualquier explotación de ganadería extensiva. El actual presidente de la Fundación del Toro de Lidia también se refirió a los nuevos nichos de mercado que se abren en torno a la ganadería brava entendida como atractivo turístico. «Esas visitas guiadas forman parte de la rentabilidad de muchas ganaderías», explicó el ganadero invocando las «señas de identidad» del sector.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016