sábado, 23 junio 2018
09:16
, última actualización

¿Y por qué no Màxim?

06 jun 2018 / 22:04 h - Actualizado: 13 jun 2018 / 18:31 h.

En los últimos tiempos se vienen levantando algunas voces en reclamación de una mayor inversión en el cine español. Ante una afirmación como esta la primer premisa que se debe de realizar es aclarar a qué se refieren a la producción de cine o la producción audiovisual de ficción (tv movie, series, cortometrajes, etc.) pues tanto la distribución, con pocos euros de ayuda para películas europeas, como la exhibición, sin ningún tipo de ayuda son sectores de la industria cinematográfica que no reciben soporte público.

En resumen la producción es el único sector del cine que recibe ayuda o inversión publica. Esta provienen de las subvenciones de ICAA o de las CC.AA, los beneficios fiscales, la adquisición de derechos de emisión por parte de las TV y la obligatoriedad de inversión anticipada en producción audiovisual o cine que tienes los operadores públicos y privados de sector audiovisual. En resumen sumamos al año mas de 225 millones de euros invertidos en la producción de cine en España.

Estas cantidades debemos de enfrentarlas con lo invertido en otros países de nuestro entorno y de nuestras dimensiones de población o de PIB. En Francia se invierte en el conjunto de la industria del Cine mas de 600 millones de euros de los que aproximadamente el 60 por ciento corresponde a la producción. En Italia con la reciente ley la cantidad se elevara a los 400 millones de euros de los que un 80 por ciento corresponderán a la producción y en Alemania se dedicaran una cuantía cercana a los 300 millones, en Reino Unido el British Film Institute aprobó en 2017 un plan estratégico quinquenal de 550 millones destinados al séptimo arte. El presupuesto, financiado gracias a la Lotería nacional, a los ingresos del propio organismo y a aportaciones privadas, incluye entre otras medidas 35 millones para incentivar al público y atrapar a nuevos espectadores, y 27 para mejorar el acceso al cine de jóvenes entre cinco y 19 años.

Por tanto en la cantidad que invertimos en producción de cine, se encuentra en los parámetros europeos mientras que en los apoyos a la exhibición y distribución son casi cero. Lo que explica muy bien la falta de retorno en muchas de las películas españolas y su escaso viaje por los mercados internacionales.

Cuestión diferente es que con el actual sistema de apoyo las películas mas arriesgadas, por ejemplo CAMPEONES con una taquilla por encima de los 15 millones, o aquellas otras que tienes una dimensión mas artísticas es complicada en nuestro país.

El problema no es la cuantía en el sistema de ayudas mas bien es las películas que se ayudan. Por ejemplo la películas españolas de grandes resultados económicos vienen recibiendo, con una dudosa interpretación de la normativa europea y el carácter cultural de estas películas, unos cuantiosos fondos públicos cuando solamente con los retorno de ingreso por taquilla o ventas internacionales ya alcanza un rentabilidad mas que aceptable.

Por esto cuando hablamos de ayudas al cine; necesarias como en cualquier otra actividad de riesgo y de valor cultural, es necesario pintar con trazo fino y dejar de dar brochazos que llevan solamente a emborronar una industria; el cine , que crea miles de puestos de trabajos y riqueza económica.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016